La leyenda del Cid: 16

La leyenda del Cid de José Zorrilla


La leyenda del Cid

IIEditar

IIEditar

Y al tiempo que sucedía
esto en Vivar, al rastrillo
llegaba de su castillo
el conde que a él se volvía.

Echó pie a tierra, y llegó
Jimena a abrazarle; pero
él con semblante severo
su abrazo la rechazó.

«¿Qué traes, padre?» — le pregunta
la niña atemorizada:
respondióla el conde — «¡Nada!»
y la cara cejijunta

volviendo a su servidumbre
dijo: — «Mañana volvemos
a Asturias, donde tendremos
mejor sol que nos alumbre.»

Dijo, y a su cuarto fuése:
Jimena al suyo tornóse,
y sin que chistar nadie ose
aunque tal orden le pese,

buscaron todos sus lechos,
como a siervos corresponde,
que las órdenes del conde
a obedecer están hechos.

Mas desde el suyo Jimena
oyendo a su padre estuvo
que en vela en su cuarto anduvo
como en su jaula una hiena.



La leyenda del Cid de José Zorrilla

Introducción: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo I: I - II - III - IV - V - VI; Capítulo II: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX; Capítulo III: I - II - III - IV - V - VI - VII VIII; Capítulo IV: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII; Capítulo V: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo VI: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo VII: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo VIII: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX; Capítulo IX: I - II - III - IV - V; Capítulo X: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII; Capítulo XI: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo XII: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo XIII: I - II - III - IV; Capítulo XIV: I - II - III - IV; Capítulo XV: I - II - III - IV;