A Lelio. Gobierno moral