Aura o las violetas: 016



*
* *


Un día acababa de abandonar el lecho, cuando sentí sonar las herraduras de un caballo, en el patio principal, y el ruido de una persona, que subía la escalera: era un hombre, que acababa de llegar de la ciudad, y traía una carta para mí; la abrí sobresaltado; no conocí la letra, pero la firma me hizo estremecer: ¡era del esposo de Aura! ¿qué habría sucedido? ¿había llegado el caso, que yo siempre había esperado? ¿el esposo aquel, celoso y cobarde, maltrataría a Aura? ¿se trataba de una explicación? ¿podría salvarla?... La carta no arrojaba luz alguna, decía:

«Caballero: no os conozco, pero una circunstancia de familia, me hace pediros el honor de que vengáis; os lo suplico; básteos saber que la tranquilidad de mi esposa, y la mía dependen de vuestra presencia; hacedlo por favor; venid.»


No había duda, yo podía salvarla; si era una explicación, yo la daría; si era un ultraje, yo la arrancaría de mano de su verdugo;

mandé preparar el coche, y pretextando cualquiera ocupación, para no alarmar a mi madre, me dirigí a la ciudad; a las pocas horas de camino había llegado; el carruaje se detuvo a la puerta de la casa de Aura, eché pie a tierra y penetré.

 


Aura o las violetas de José María Vargas Vila
A mis hermanas -

A LOS LECTORES - Aura o las violetas - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * * - * * *