Muñoz, Ellauri, Gomenzoro y Varela

El matrero Luciano Santos
Muñoz, Ellauri, Gomenzoro y Varela​ de Antonio Lussich

JULIÁN
Claro está, que otra razón
habría para ese infierno.

Don Muñoz y Gomensoro,
don Ellaura y Don Varela;
entre todos se las pelan
al que saque el As de oro.
Mas pa ganar tal tesoro
hay que peliar con valor,
tocar clarín y tambor
pa intusiasmar a la gente,
y el que más cantidá cuente
ese será el ganador.

A don Muñoz lo han molido
los floristas coloraos,
con que en su país nunca ha estao
y para nada ha servido;
porque como gefe ha sido
redotao al santo cuete
el año cincuenta y siete
en una regolución;
y ponen esa razón
para que el freno sugete.

Y los otros retrucaban;
«Es cierto, emigrao estubo,
mas todo el tiempo que andubo
al trabajo le pegaba;
mientras ustedes saquiaban
del modo más inmoral
a nuestra banda Oriental
que ya quedando osamenta,
por las terribles tormentas
que tuvo que soportar.

BALIENTE
Pues sepasé usté cuñao
que en eso, hay algo de cierto,
y yo lo sé, les albierto;
cuando pasé al otro lao
me vide medio enriedao
entre el porteñaje ajuera,
y un día fi a una carrera
ande hice su conocencia,
me gustó por su albertencia
y sus senciyas maneras.

Y dispués vine a saber,
que a quien hoy el país lo llama
en la estancia de un Lesama
trabajaba pa comer;
usté me lo había de ver,
mesturarse en un corral
y enlasar cualquier bagual
como el pialador que más;
ese a de ser güen capataz
pa lidiar tanto animal.

JULIÁN
Del sigundo sí hablaré
el tan mentao Gomensoro;
que otro tiempo de Montoro
primer secretario jue,
Lo que en verdá no sabré
si era blanco o colorao,
pero en estando a su lao
parece que le gustaba;
mas en fin, siga la taba
que ese es asunto embroyao.

Sé también que una ocasión
dispués que pasó Quinteros,
se le escapó del tintero
la maldita espiración
que a nuestra generación
deberían despachar;
Ahí no más pueden sacar
que ese nene no es muy tierno,
y si llega a ser gobierno
tal vez nos quiera apretar.

Aura que es provicional
no se amostró tan mansito,
a dao algunos saltitos
y no de lo muy legal;
pues jue demasiao cordial
con el coronel Pagola
que se había guardao las bolas
de tuita la polecía,
pa llevarlas en el día
de la Elisión a la cola.

Pero también puede ser
que el hombre se haiga dao güelta,
y con las tantas regüeltas.
Del país que lo vio nacer,
le de quizás por querer
con lo güeno gobernar,
para poderlo salvar
de la ruina que lo espera;
si es ansí, bien mereciera
que lo dejasen trepar.

Don Ellaura pase a un lao
que es dotor de mucha prosa,
no sirve para estas cosas
pues siempre ha sido esaltao;
me han dicho que se ha negao
a querer ser presidente;
es estraño entre esa gente
y creo más bien mejor,
que pretiende de favor
le pidan el que se asiente.

Don Varela larguenló
que a ese, ni pa puntiar...
¡Ah! País si llega a calzar
no quisiera verte yo
en sus uñas, sueltenló
antes mejor al carnero
porque pa gobierno fiero
tuvimos a ña Lorenza.
Vale más guardarlo en prensa
o estaquiarlo como un cuero.

Ya he dao pues mi esplicación
aunque soy gaucho inorante,
ver quisiera en adelante
seguir mejor la nación
porque eso de que a cañón
andemos a cada paso,
nos cuesta muchos atrasos,
mucha sangre redamada,
y está la patria longiada
a juerza de chaguarasos.

Muñoz, Ellauri, Gomenzoro y Varela