Un doctor de circunstancias

El matrero Luciano Santos
Un doctor de circunstancias​ de Antonio Lussich

Lo más amacho cuñaos,
es que un mosito dotor
del circo conserbador
haiga la junta alabao.
Dijo que habían galopiao
con rumbos pa el porvenir,
por qué los vía seguir
en la güeya del derecho,
ande bajo el mesmo techo
pronto se iban a riunir.

Tal vez en pedo indaría
al escrebir esas cosas,
pues él, andubo de rosa
con el candombe, hasta el día
antes mesmo que debía
tener lugar su elición,
y hasta asistió a la riunión
en casa de Justoamante
para echarnos por aelante
y hundirnos sin compasión.

Pero es que al ñudo lambió,
a los netos candomberos,
y sin saber, del pandero
como balaso salió...
El bochinche los tiró,
haciéndoles consentir
que me los haría salir
en más juerte mayoría,
pero llegó el otro día
y salieron... sin sentir...

Se astubieron de votar
dispués de esa gran tirada,
y con la frente agachada
se les vía caminar.
Triste es dejarse aplastar
al creer el triunfo siguro
cuántas veces al más duro,
por ser facilitador,
¡el chimbonaso mayor
lo pone en serios apuros!

Hoy dice que limpio ha sido
y que nunca se ha embarrao;
más yo sé, que empantanao
todo su tiempo ha vivido,
y grita que su partido
ha sido siempre el mejor;
pero jue a pedir favor
cuando el caso le convino;
no se ladee del camino
ni eche pelos ño dotor...

BALIENTE
¿Jue por causa de gobierno
que ha habido esa aligación?

Un doctor de circunstancias