Abrir menú principal


Escena IIIEditar

LUIS, RICARDO, JORGE, MOZO y AGUSTÍN.

AGUSTÍN.- (Que ha descendido un momento antes, acercándose al grupo.) ¡Hola, muchachos!


TODOS.- ¡Adiós!... ¿Cómo estás? ¿Qué tal?


LUIS.- Sentate.


AGUSTÍN.- Gracias, vengo con acoplado. ¡Mozo! ¿Quiere reservarme esta mesa?¿No hay ningún saloncito, verdad?


MOZO.- Todos ocupados.


LUIS .- ¿Venís con María Julia?


AGUSTÍN.- Sí; estuvimos en el Casino. Nos visitó Julián.


RICARDO.- ¿Qué tal es ésa que anda con él, la nueva?


AGUSTÍN.- Es regular...


RICARDO.- ¿Dicen que es casada?


AGUSTÍN.- Casada y figúrense con quién... Es nada menos que la mujer de Lisandro Fuentes... (Expresiones de asombro.)


RICARDO.- ¡Qué linda cosa! Y Lisandro seguramente lo sabe... Es un degradado...


JORGE.- Sin duda por eso se le han aparecido los muertos de que hablaba... Acaba de salir de acá...


RICARDO.- Anda con un revólver para matarse...


AGUSTÍN.- ¿No ven?... Y ese loco de Julián que... Figúrense que está empeñado en traer esa pobre mujer aquí...


LUIS.- ¡Qué bestia!... Está medio...


AGUSTÍN .- Bastante arreglado. Quedó discutiendo con ella en el coche y es muy capaz de traerla a tirones. Ahí llegan. (Va al encuentro de JULIÁN, AMELIA y MARÍA JULIA que descienden. Los del grupo observan con curiosidad.)


RICARDO.- ¡No es muy turra, que digamos!


JORGE.- Bastante competente.


RICARDO.- Una mujer así con un marido imbécil... Claro está... Y para iniciarse no ha elegido mal compañero.