Los condenados: 32

Los condenados de Benito Pérez Galdós


Escena XVIEditar

SANTAMONA, PATERNOY, BARBUÉS; dos MOZOS, y otros hombres, con palos y escopetas.


BARBUÉS.- (Con brutalidad.) A ver... ¿dónde está ese perdido... Martín Bravo, conocido por José León?

PATERNOY.- Aquí no está.

SANTAMONA.- No está.

PATERNOY.- Huyó. ¿Oís el galopar de un caballo?

MOZO 1º.- (Mirando.) ¡Maldito, escapó!

MOZO 2º.- Ya como el viento.

BARBUÉS.- ¡Demonio... contra-zapa! ¿Le diste tú el caballo?

PATERNOY.- Lo tomó él.

MOZO 1º.- (Oyendo y mirando por el foro.) Ya traspone el cerro de las Ánimas.

BARBUÉS.- Aquí hay engaño.

MOZO 2º.- El que huye no es José León.

PATERNOY.- ¿Quién es el insolente que se atreve a dudar de mi palabra?

BARBUÉS.- Yo dudo, ea. Tu santidad, que reconocemos, no te estorba para amparar a los criminales.

MOZO 1º.- Al matador de Alonso Barbués.

MOZO 2º.- Al incendiario de las casas de Paternoy.

BARBUÉS.- Al burlador de la infeliz Salomé Gastón.

PATERNOY.- (Indignado.) Fuera de aquí, gente rencorosa, corazones sedientos de venganza.

MOZO 1º.- No nos vamos; no.

PATERNOY.- El que perseguís, aquí no está.

BARBUÉS.- Pues sí que está... Juraría que... (Mirando a la escalera que conduce a las ruinas.)

MOZO 2º.- Allí. (Dan algunos pasos hacia la puerta.)

MOZO 1º.- Lo veremos.

PATERNOY.- (Interponiéndose con gran decisión y energía.) ¡Atrás!

BARBUÉS.- ¿Qué nos detiene?

PATERNOY.- Mi voz, que debe ser sagrada para vosotros.

BARBUÉS.- Lo es... sí, en cosas de religión y de autoridad... pues...

MOZO 1º.- Nos engaña.

PATERNOY.- Que no está aquí, digo.

BARBUÉS.- Sospecho, creo más bien que por fanatismo piadoso le ocultas. Sostienes que no. Para que tu palabra sea creída, confírmala y autorízala con tu misma santidad.

PATERNOY.- ¿Cómo?

BARBUÉS.- Jurándolo. Si lo juras por Dios, como a santo que eres, te creeremos.

PATERNOY.- ¡Jurar yo! Basta que lo afirme.

BARBUÉS.- No basta. Sea testigo esa imagen sagrada. (El Cristo de piedra que hay a la derecha.)

SANTAMONA.- ¡Jesús mío, confúndeles!

PATERNOY.- (Colérico.) ¡Fuera de aquí, digo!

BARBUÉS.- (Dirigiéndose a SANTAMONA.) Ésta es más santa que tú, y en jamás de los jamases ha dicho una mentira... Santamona nos va a sacar de dudas.

SANTAMONA.- (Con energía.) ¡Marchaos de aquí! ¡El que llamabais José León, no está.

BARBUÉS.- Júralo, santa.

SANTAMONA.- (Ligeramente turbada.) ¡Que jure... yo! (Después de corta vacilación se decide valerosamente.) Sea... juro que cuanto ha dicho Santiago es verdad.

MOZO 1º.- No basta. Que haga la señal de la cruz.

BARBUÉS.- No basta. (A PATERNOY.) No basta: has de jurar tú también para que lo creamos y nos retiremos.

PATERNOY.- ¿Yo, yo también? Pues sea. (Con toda solemnidad se descubre y hace la señal de la cruz, y la besa en el momento de decir juro.) Por esta cruz, y ante la imagen bendita de Nuestro Redentor, a quien ofendéis con vuestros impíos rencores... juro que el delincuente que buscáis huyó de esta casa. (SANTAMONA hace también la señal de la cruz, y la besa, y jura, pronunciando entre dientes palabras semejantes a las de PATERNOY, de modo que se oiga tan sólo la voz de éste. Los movimientos y la actitud, a compás, en ambos personajes.)

BARBUÉS.- Ahora lo creemos.

MOZOS.- Ahora sí.

PATERNOY.- (Con la misma solemnidad.) Y juro también, por Dios y por mi fe, que si no os retiráis pronto, con todos y cada uno, sueltos o en cuadrilla, me atrevo. (Enardeciéndose gradualmente.) Y al que ponga en duda lo que digo, yo, con muchísima santidad, ¡vive Cristo! estoy dispuesto a enseñarlo a creer en mí, ahora y siempre. (Se cubre y enarbola el látigo.)

BARBUÉS.- Basta. Nos convenció tu juramento. Creemos en tu santidad, no en tu fiereza.

PATERNOY.- (Con arrogancia y acento amenazador.) Me alegro de que os haya convencido el santo. Si no, ¡ira de Dios! el hombre ha de convenceros en menos que se dice. (Con despotismo fiero.) ¡Largo de aquí pronto!

BARBUÉS.- Nos vamos, sí.

MOZO 1º.- A escape tras él.

MOZO 2º.- Con buenos caballos le podremos alcanzar. Hacia Berdún ha ido.

BARBUÉS.- En marcha, (Vanse por el fondo.)

SANTAMONA.- ¡Hemos jurado en falso! (PATERNOY cierra violentamente la puerta.)


◄  Anterior
Siguiente  ►