La santa Juana, primera parte