Abrir menú principal


ESCENA IIEditar

ZULMA, ISIDORA y MÓNICA

MÓNICA. -(Tira un atado de ropa al suelo con mucha rabia, y volviéndose hacía la puerta.) Haz de venir a buscarla aquí... gringa ladrona... ¡Puerca!... Sin vergüenza... (Se vuelve y patea el atado.) ¡La facha!... Tras de que uno le lava sin asco esos cuatro trapos... (Volviéndose.) ¡Indecente!... ¡Cochina!...

ZULMA. -¿Qué te sucede?

MÓNICA. -(Más serena, a Isidora.) ¿Estabas aquí, m' hija?... Pues esa gringa Giovanna no me quiso pagar el lavado...

ISIDORA. -¡Ave María!

MÓNICA. -(Se vuelve corno para repetir los insultos, pero se contiene.) La... Figúrese, que como le quedamos debiendo un piquito por el trabajo de su hija, como a todas ustedes pretende ahora cobrarse con el lavado y me ha tenido todo el mes, entregándole sus trapos inmundos y rotos... Vieras qué ropa... para salirme con esas...¡Oh!... Pero va a tener que venir a sacarla platita en mano, si la precisa...

ZULMA. -No, mamá... No haga eso... Usted sabe muy bien cómo es de escandalosa la italiana... Ahora nomás se viene y nos arma un tole-tole bárbaro... Mándesela nomás... Tenga paciencia...

ISIDORA. -¡Me parece lo mejor, señora!...

MÓNICA. -¡Paciencia!... ¡Eso es!... Si vos te hubieras deslomao como yo, pa lavarla, no dirías esas cosas... Pero como te estás de señorita todo el santo día, podés echártela de generosa...

ZULMA. -(Con tristeza.) ¡Mamá, mamá!. ¿Por qué me dices esas cosas?... Usted bien sabe que hago lo que puedo; muchas veces, la ayudo en el lavado, plancho, coso...

MÓNICA. -¡Bueno, bueno!... ¡Pero bonitos estamos para trabajar de fiado!

ZULMA. -¿Y qué le hemos de hacer?... ¿Prefiere un escándalo?... Andamos también con el encargado de la casa, como pa darle disgusto...

MÓNICA. -¡Bah!... De todos modos... Reventados por reventados, tanto da crepar de una vez. No entrego y no entrego...

ZULMA. -Vamos... no sea caprichosa... Yo voy a llevarla... ¿Sí?... ¿Sí?... (Extremosa.) Miren que si no, la saco a la fuerza... Vos me ayudarás, ¿verdad, Isidora?

ISIDORA. -(Yendo en su ayuda.) Ya lo creo... Contra dos no puede... Yo le tomo los brazos...

ZULINA. -(Arrancando el atado.) ¡Ajaja!... Y ahora a llevarlo en una carrerita... (Vase.)