La Inscripción electoral

El matrero Luciano Santos
La Inscripción electoral​ de Antonio Lussich

BALIENTE
Si bochinche jue el tratao
La Inscrición se volvió embuste,
la Elisión un barajuste
y hasta embroya lo arreglao.
Nos hizo pango el Embiao
que de Güenos Aires vino,
¡Mal aiga que en el camino
al barco que aquí lo trujo
lo habiese echao algún brujo
en medio de un remolino!

CENTURIÓN
Sosieguesé don Mauricio
no se caliente al botón;
cuentemé esa rilación
de tan machaso estrupicio.

BALIENTE
Ni ganas me dan cuñao
de hablarle de estos amaños,
porque verá el desengaño
de cuando alabó el tratao.

CENTURIÓN
Deje de andar con rodeos
largue cháguara al rilato
no perdamos tan güen rato
tan sólo en el preludéo.

BALIENTE
El tal bochinche aquí ha andao
como bola sin manija.
Nos han llevao a la fija
de muy lejos atrasaos;
muertos han resucitao
y saliendo de sus hoyos
se han largao a dar apoyo
a la gente del gobierno;
¡Librenós Dios de ese infierno
con semejante tramoyo!

CENTURIÓN
¿Qué dice usté ño Baliente
y eso como podrá ser,
El muerto que ha de volver?
Si compriendo que reviente;
serán brujos esa gente,
haga el sino de la cruz,
de no va a haber repeluz
entre nosotros lueguito.
No le merme ni un chiquito
quiero ver clara la luz.

BALIENTE
Tube que ver al alcalde
para mi nombre inscribir,
y qué me oigo yo decir?
Que tuito va a ser debalde.

El porqué le pregunté,
«No eche pelos, él me dijo,
si en esta cayó de fijo
El partido en que esta usté».

Bide el apunte ¡Dios mío!
Ponga atención por favor.
¿Se acuerda de aquel cantor
muy mentao, ño José Pío,
que de un tajo en el vacío
hace unos años murió?
Ese mesmo apareció
figurando pa votar.
Si es cosa que hace rabiar
¡Cómo esos hombres, canejo
con tan cobardes manejos
nos quieren embozalar!

CENTURIÓN
Si han hecho lo que han querido,
algo ansina me ha pasao,
fi por ver al condenao
del Juez de Paz del Perdido...
¡Jue pucha que gran bandido!
Pare la oreja Baliente
y verá si entre esa gente
hay uno para elijir:
todos son hasta morir
pa que el diantre los avente

BALIENTE
¿Alguna otra del poder?
Caracho que se aprovechan
creen cosa sigura y hecha,
lo que ni está por hacer.

CENTURIÓN
Aura verá, no se apure,
que oirá cosas muy amargas.

BALIENTE
Véngase pues a la carga
no las deje que maduren.

CENTURIÓN
Con Cisneros nos juntamos
por tomar nuestra balota,
y como liales patriotas,
pa la alcaidía rumbiamos.
Cuando a la casa llegamos
había una gran riunión,
de gefes de la nación,
es decir, del presidente,
muy armaos hasta los dientes
pa impedirnos la Inscrición.

Ya no me gustó el pandero,
y medio medio arisquié,
pero sólo reselé
por no meterme al chiquero.
Mi compadre jue el primero
que con ellos retozó,
y a un gefe le preguntó
si firmar le permitía,
que siendo oriental quería
cumplir la lay que se dio.

Nos miró de arriba abajo
Y al humo quiso venirse
Diciendo: «Yo haré inscribirse
a estos blancos del barajo;
hay que sacarles el cuajo
si quieren andar maliando.
¡Que pilchas! Di aonde ni cuando
nos han ganao el tirón,
y lo que es esta ocasión
¡ya pueden dirse apretando!».

Dispués de mucho insultar
y tratarnos de palomos,
dijo que a juerza de plomo
él nos había de enseñar;
yo lo quise atropellar
mas la razón me decía,
que darles gusto sería
pues eran muchos pa dos,
¡Tal vez pronto quiera Dios
que le recuerde ese día!

BALIENTE
Ño José, si pretendemos
el tomar güena revancha,
habrá que hacer la pata ancha
que algún día subiremos,
y entonces ya lo veremos
a ese compadre tan quiebra,
que hoy tal vez por la giñebra
la echaba de guapetón,
en infame humillación
arrastrao como culebra.

CENTURIÓN
La sangre quema mi pecho
al recordar ese insulto,
en él está bien oculto
y a su rastro voy derecho,
u juramento yo he hecho
que lo tengo que cumplir,
buscándolo he de vivir
en ranchos, montes, taperas;
si lo encuentro sea ande quiera,
¡lo mato, o he de morir!

BALIENTE
Me gusta ver su valor
la vida poco le importa,
lo mesmo come una torta
que toparselé al mejor.

Pa paquete, es de mi flor,
pa peliar como el primero,
pa cantar como silguero
pa bailarín sin igual:
¡es este gaucho oriental
de güena yerba entrevero!

CENTURIÓN
Dejesé pues de alabar,
ni dé corte a mi prosiada,
eso es poco o cuasi nada
de lo que le he de contar

Algún día ha de venir,
que los que son blancos puros
se encontrarán, le asiguro,
sin tener donde vivir,
y lejos debrán morir
de esta patria ansí esquilmada
que grita desesperada:
«Basta tigres de ambición,
cansada esta la nación
de verse tan esplotada.»

BALIENTE
Yo esa paz no la quería
su resultao desconfiando,
y ya ven si está pasando
lo mesmo que les decía.
¿Ande están las galantías
con que tanto han balaquiao?
Yo nunca habiera tragao,
la carnada de ese ansuelo;
de sonso no tengo un pelo
y es güeno ser desconfiao.

CENTURIÓN
Ya el cimarrón anda mal
y está fieroque da asco.

BALIENTE
Saque del juego el churrasco
y alcanse la guampa e sal,
dispués podremos rumbiar
pa la casa del pulpero
¡jue pucha! Mozo pueblero
de güen modo y agasajo
es un gallego ¡barajo!
Pa amigo como el primero

CENTURIÓN
¿Y cree que en ese letrao
se pueda tener confianza?

BALIENTE
Como en la hoja de mi lanza
que nunca se me ha doblao.

CENTURIÓN
Usté sabe, yo ando mal
y si me tienden el lazo,
les mostraré que ni un paso
recula el güen Oriental.
Si muero, ha de ser legal,
peliando, muere el valiente,
no le importan diez ni veinte
al que ha presentao su pecho
por defender el derecho
atacao injustamente.

BALIENTE
Dios nos dé conformidá
cuando se sabe sufrir.

CENTURIÓN
Quiero mil veces morir
que perder mi libertá.

BALIENTE
¡Ah gaucho nunca podrá
negar que viene de raza!

CENTURIÓN
No gringa sino criollasa
y como tape chascudo.
Nunca sé aflojar al ñudo
ni el mejor letrao me pasa.

BALIENTE
Es lindo ño Centurión
ver un hombre ansí resuelto,
y que sepa dar el güelto
si se ofrese la ocasión;
que no se afije en porción.
Y no le importe la vida,
él siempre tendrá salida
ande quiera se presiente;
que el que es gaucho deligente
¡no lo arroya una partida!

CENTURIÓN
No crea que el caldo es grasa
porque la ve por ensima;
cuántas veces se le arrima
un falso amigo y lo atrasa,
si usté con naide se casa
y solebao quiere andar,
dormido lo han de agarrar
aunque sea terutero,
hasta el zorro más matrero
se ve en su nido apretao.

Ha de tener un cigarro
pa poder hacerle gasto,
por qué yo sólo con pasto
lo puedo armar o con barro.

BALIENTE
Acabemos de rumiar
y de ahí le daré tabaco,
tengo en la chupa un güen naco
e luego le haré probar.

Y dejemos esta prosa
pues vale más que ensillemos
para que así
una tarde tan hermosa.

Traiga al cerco su matao
y asientelé los quillangos,
bamos a armarle un fandango
a aquel pulpero emplumao;
con caña y encorazao
como amigos o porfía,
celebraremos el día
con una güena chupanza,
que el espíritu es la lanza
que a los males desafía.

CENTURIÓN
Ya estoy listo, seguiremos.

BALIENTE
Y yo a su desposición,

CENTURIÓN
Monte pues su redomón
y al tranquito rumbiaremos.

La Inscripción electoral