Julieta y Romeo/Acto 2/Escena 9

​Julieta y Romeo: Tragedia en tres actos​ (1849) de Víctor Balaguer
Acto 2, Escena 9

ESCENA IX.
TALERM, CAPULETO, DON ALVAR, deudos, amigos, damas pertenecientes á la casa de Capuleto. Algunas nobles doncellas de Verona vestidas de blanco. Servidores llevando la bandera y el escudo de Capuleto. Las doncellas penetran en la habitación de Julieta y aparecen á poco con ella.
CAPULETO.

Mis deudos, mis amigos, venid todos.
Ya descansan en paz de mi Tebaldo
los restos, ay de mí! junto á las tumbas
do yacen los guerreros Capuletos.
Su muerte nos reclama la venganza,
venganza pronta, amigos. Yo á don Alvar
hoy, al darle la mano de una esposa,
encargo esa venganza placentera.
Celebremos, mis deudos, su himeneo,
aclamadle por gefe, y mi bandera
le conduzca á la lid, y de su hermano
vengue la muerte fiera
matando al asesino por su mano.

(Julieta se presenta acompañada de las doncellas).

Ven, mi Julieta; deja que tu padre

tomándola de la mano).

te conduzca al altar, y ojalá el cielo
derrame sobre tí todas las dichas
que el eterno Señor á mí me niega!—
Que fría está tu mano!—Di, qué tienes?

JULIETA.

Nada, señor, (aparte). Mi vista se oscurece!

TALERM. (aparte).

Su palidez me anuncia que ha seguido
mis consejos.

ALVAR. (acercándose obsequioso á Capuleto).

mis consejos. Señor!

JULIETA. (aparte).

mis consejos. Señor! Ay! desfallezco!

CAPULETO.

Vamos, don Alvar. Nobles y señores,
acompañadme todos hasta el templo.

(Movimiento general. Todos abren paso de Capuleto que conduce á su hija, seguidos de don Alvar y Talerm. Asi que van á llegar á la puerta del fondo, encuentran en ella de pié, inmóvil, cruzado de brazos y con semblante altanero, á Romeo. Julieta despide un grito y se retira precipitada hasta caer medio desfallecida en brazos de las doncellas. Don Alvar pone mano á la espada. Asombro general).