Fili, bien debe

Poesías de Francisco de Figueroa
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


XXXVIII.Editar

Fili, bien debe en la miseria y pena,
En que yace, morir Tirsi cuitado;
Si despues que partió donde anublado
Le fué su sol, halló una hora serena:

Y si despues que en la desierta arena
De su gloria dexó el fruto sembrado
Que al nacer se ahogó, tuvo cuidado,
De ageno fruto, ó de belleza agena:

Mas si firme y leal llorando el dia,
Que descubrió su corazon perjuro,
Qual planta sin humor se seca y muere;

Quien le dió tanto mal, Fili, debria
Darle por galardon de amor tan puro,
Un suspiro, que lágrimas no quiere.


Poesías de Francisco de Figueroa
Advertencia del editor -

Breve discurso sobre la vida del autor
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII
XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII
XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI
Sobre nevados - Crezca con el licor - Sol, si á do quier - Canción I - Canción II - Canción III
Elegía I - Elegía II - Elegía III - Elegía IV - Elegía V - Elegía VI - Thirsi pastor - En una selva
Glosas: Entre doradas flores - Alégrate Isabel - Quál idea ó colores
Epitafio - Triste de mí - Sulpicius de Lucano