Abrir menú principal

Estancias I
de Medardo Ángel Silva

Nota: Poema número I de El árbol del bien y del mal


    Aquella dulce tarde pasaste ante mi vista
soberbia, en el decoro de tu vestido rosa;
inefable, irreal, melodiosa, imprevista,
como si abandonara su plinto alguna diosa.

   Y perfumando la hora de lilas, te perdiste
al fondo de la calle, cual tras una áurea gasa...
mis ojos te seguían, ¡con la mirada triste
que lanza un moribundo a la salud que pasa!


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►