Abrir menú principal

Estancias XXXIV
Convalecencia
de Medardo Ángel Silva

Nota: Poema número XXXIV de El árbol del bien y del mal


    Es como un lento y triste retornar a la vida...
y es el inevitable cansancio de volver
del borde de la negra playa desconocida,
donde mueren tus olas, ¡oh, río del No-ser!

    Y el alma, que creía mirar la aurora eterna,
vuelve, cual un iluso viajero macilento
que fue a calmar su sed a lejana cisterna,
equivocó el camino... y ¡torna más sediento!


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►