Cancionero, Jamás tan bello sol vi levantarse

Fragmento CXLIV
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Jamás tan bello sol vi levantarse,
cuando limpio de nubes se halla el cielo,
ni nunca tras la lluvia desde el suelo
con tal vario color vi arco esmaltarse;

que en cuantos centelleando transformarse,
el día en que probé de Amor el celo,
vi el rostro al cual (y aun corto me revelo)
cosa alguna mortal puede igualarse.

Yo vi que Amor en ello ojos volvía
tan suaves que ya siento como oscura
desde entonces cualquier otra mirada.

Lo vi, Sennuccio, y vi que arco tendía
tal que mi vida ya no fue segura,
y está por ver de nuevo rematada.