Cancionero, Jamás de amar a vos me vi cansado

Fragmento LXXXII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Jamás de amar a vos me vi cansado,
ni me veré, señora, mientras sea;
mas no hay día que odio en mí por mí no vea,
y estoy de verme en llanto fatigado;

y quiero tumba al fin sin más grabado
que el nombre vuestro que mi daño crea
en piedra en que no esté ya el alma rea
del cuerpo, aunque aún pudiera haberlo estado.

Si lleno un corazón de fe amorosa
os puede regalar, sin atropello,
os ruego que os mostréis con él piadosa.

Yerra el desdén aquel en que me estrello,
si intenta hallar regalo en otra cosa.
Y doy gracias a Amor y a mí por ello.