Cancionero, Apolo, si en ti vive aún el deseo

Fragmento XXXIV
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Apolo, si en ti vive aún el deseo
que te inflamaba en la tesalia onda,
y si aún no has puesto en desmemoria honda
las rubias hebras de que fuiste reo;

del lento hielo y tiempo áspero y feo
que dura en tanto que tu faz se esconda,
defiende la sagrada y noble fronda
donde yo preso, como tú, me veo;

y por virtud de amorosa esperanza,
que te mantiene en vida tan acerba,
deshaz del aire los oscuros lazos.

Y así veremos que el milagro alcanza
mi bien de hallar asiento entre la hierba,
y hacerse sombra con sus propios brazos.