Abrir menú principal
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


XIX.Editar

Un día la bella enamorada Diosa,
Madre del niño poderoso y fiero,
Por cuya mano fuí llagado y muero
De llaga dulce y muerte gloriosa,

Iba texiendo de una y otra rosa,
Mostrando el sol su resplandor primero,
Para dar á su sol mas verdadero
Guirnalda de mil flores olorosa:

Quando yendo á coger una viola,
Una espina detras de ella escondida
Hirió á traicion su mano delicada:

Sintió dolor la Diosa, y desechóla;
Mas por la sangte encima desparcida
La viola, ántes blanca, es colorada.