Tus ojos son los de tu madre

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.





X



Tus ojos son los de tu madre, claros,
antes de concebirte, sin el fuego
de la ciencia del mal, en el sosiego
del virgíneo candor; ojos no avaros

de su luz dulce, dos mellizos faros
que nos regalan su mirar cual riego
de paz, y á los que el alma entrego
sin recelar tropiezo. Son ya raros

<poem>

ojos en que malicia no escudriña secreto alguno en la secreta vena, claros y abiertos como la campiña

sin sierpe, abierta al sol, clara y serena; guárdalos bien, son tu tesoro, niña, esos ojos de virgen Magdalena.

B. IX 10.
Rosario de sonetos líricos de Miguel de Unamuno
Introducción -

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI
XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI
XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV
LV - LVI - LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII - LXIII - LXIV - LXV - LXVI - LXVII - LXIX - LXX - LXXI - LXXII - LXXIII
LXXIV - LXXV - LXXVI - LXXVII - LXXVIII - LXXIX - LXXX - LXXXI - LXXXII - LXXXIII - LXXXIV - LXXXV - LXXXVI
LXXXVII - LXXXVIII - LXXXIX - XC - XCI - XCII - XCIII - XCIV - XCV - XCVI - XCVII - XCVIII - XCIX - C - CI - CII
CIII - CIV - CV - CVI - CVII - CVIII - CIX - CX - CXI - CXII - CXIII - CXIV - CXV - CXVI - CXVII - CXVIII - CXIX - CXX
CXXI - CXXII - CXXIII - CXXIV - CXXV - CXXVI - CXXVII - CXXVIII - Epílogo y notas - Índice