Abrir menú principal

Tomás Vicente Tosca (Retrato)

Retratos de Españoles ilustres de Anónimo
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


EL P. D. TOMAS VICENTE TOSCA.Editar

EL P. D. TOMAS VICENTE TOSCA
Nació en Valencia el día 21 de Diciembre del año 1651. Murió á 17 de Abril de 1723. Filósofo, Matemático y Teólogo insigne: zelosísimo Restaurador de los buenos estudios.
El P. D. Tomas Vicente Tosca nació en Valencia día 21 de Diciembre del año de 1651. Su ingenio maravilloso dotado de igual penetración, facilidad y juicio para aprender, y de indecible claridad para explicar sus pensamientos, que acreditó en los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología, prometieron desde luego á la Universidad de su patria uno de sus mas ilustres Maestros, y al mismo los premios mas distinguidos de aquella carrera; pero su genio pacífico, meditabundo, y verdaderamente filosófico le hizo preferir á las tumultuosas tareas de las Cátedras el retiro de la Congregación de S. Felipe Neri, en que entró después de haber recibido los grados de Filosofía y Teología dia 31 de Octubre de 1678 á los 27 años de su edad. Dueño allí de gobernar sus estudios según su inclinacion, ideas y gusto, libre de la necesidad de conformarse con el que reynaba entonces en la Escuela, con una infatigable aplicación, supo hallar todo el tiempo necesario para desempeñar cumplidamente las santas ocupaciones de su Instituto, y perfeccionar las nobles semillas que habia adquirido en las Ciencias. Era amantísimo de la verdad, superior á todo partido, facción y empeño en buscarla y defenderla, sólido en sus ideas y pensamientos, y enemigo irreconciliable de aquellos ingenios que ponen todo su conato en obscurecerla con sofismas: prendas, que acompañadas de un genio humilde, amables costumbres, y trato llano y sencillo, le concillaron la veneración, respeto y amor aun de aquellos cuyos mal empleados talentos podía temerse que les empeñasen á mirar con ceño al que en la práctica desacreditaba su método de enseñanza y estudios. Con efecto, su habitación se vio convertida en una Universidad pública, freqüentada no solo de los hombres sabios de aquella edad, sino de todos los jóvenes estudiosos, que deseaban asegurar su aprovechamiento en los estudios de Humanidades, Filosofía, Teología y Matemáticas. Estas le merecieron una particularísima atención y cuidado, ya fuese por el triste estado en que veia su enseñanza en nuestras Universidades, ó porque conocía el grande influxo que su conocimiento habia de tener para mejorar el método y progresos de las demás Ciencias, como ardientemente deseaba. Para este fin publicó su Curso completo de Matemáticas, que fue recibido con tanto aplauso en toda la Nación, y en las extrañas, que se hizo necesario repetir su edición inmediatamente después de haberse publicado, pues sin embargo de estar escrito en Español, lo pidieron con ansia de Alemania, Italia, Francia y Portugal, admirando todos la penetración profunda de todas las partes de una Ciencia tan vasta, acompañada de una claridad inimitable. Animado con tan buen suceso, que nunca le habia prometido su humildad, publicó un Curso de Filosofía, si bien acomodado al método con que se enseña en las Escuelas; pero que en la elección de las materias, en la libertad moderada y juiciosa de tratarlas, buscando solo la verdad, sin atarse á ningún sistema, y en el juicio y gusto con que procuró purgarla de las heces con que la afeaban entonces sus Profesores, abrió el camino de llegar al importante conocimiento de esta noble Ciencia, que habían hecho impenetrable los que la habían enseñado entre nosotros en el último siglo. Con igual gusto é intento comenzó á escribir un Curso de Teología; pero su muerte, sucedida en el día 17 de Abril del año de 1723 á los 71 años cumplidos de su edad, frustró estas alegres esperanzas con universal sentimiento de todos los sabios, que se lamentaron de que la extremada modestia de este insigne Varón le hubiese detenido tantos años de publicar sus tareas pues no se resolvió á hacerlo sino en los últimos de su vida, y esto competido aun mas que rogado de sus amigos. Su increible facilidad en escribir, su extensión á todas las Ciencias y Artes, su gusto, severo juicio, y claridad para enseñarlas, prendas que brillan en todas sus obras así impresas como manuscritas, que han quedado en gran copia en la Congregación de S. Felipe Neri de su patria, hubieran contribuido infinito á los progresos de la pública instrucción y enseñanza; pero bastan las impresas para darle distinguido lugar en esta Colección, como á uno de los mas zelosos restablecedores de los estudios útiles en este siglo.


Véase también a Tomás Vicente Tosca en Wikipedia


◄  Anterior
Siguiente  ►