Principi apostolorum Petro

Principi apostolorum Petro (1920) de Benedicto XV
Traducción de Wikisource de la versión oficial latina
publicada en Acta Apostolicae Sedis vol. XII, pp. 457-471.
ENCÍCLICA
A LOS PATRIARCAS, PRIMADOS, ARZOBISPOS, OBISPOS, Y OTROS ORDINARIOS EN PAZ Y COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA, PROCLAMANDO A SAN EFREN, MONJE SIRIO DE EDESA, DOCTOR DE LA IGLESIA UNIVERSAL


BENEDICTO XV

VENERABLES HERMANOS, SALUD Y BENDICIÓN APOSTÓLICA

El divino Fundador de la Iglesia ha confiado a Pedro, Príncipe de los Apóstoles, unido a Dios por una fe inmune a todos los errores[1], como «cabeza del coro apostólico»[2] y maestro y guía de todos los hombres[3], la misión de alimentar al rebaño de Aquel que fundó[4] su Iglesia sobre la autoridad del magisterio visible, perpetuo y seguro[5] del propio Pedro y sus sucesores. La comunión de la fe católica y de la caridad cristiana debe descansar sobre esta roca mística, es decir, sobre los cimientos de todo el edificio de la Iglesia[6], como en un eje y un centro.

Que el singular oficio de la Primacía conferido a Pedro es extenderse por todas partes, y defender el tesoro de la caridad y la fe en todos los hombres, es bien atestiguado por Ignacio Teoforo, que vivió poco después de la generación de los Apóstoles. En la admirable carta que envió a la Iglesia de Roma durante el viaje, y en la que anunció su llegada a Roma para sufrir el martirio en nombre de Cristo, dio un hermoso testimonio de la primacía de esa Iglesia sobre todas las demás, llamándola «la que preside la asamblea universal de la caridad»[7]. Con esto quiso decir que la Iglesia universal debe ser vista no solo como una imagen de la caridad divina, sino también que el más bendito Pedro, junto con su primacía, legó su amor por Cristo a la Sede de Roma, afirmado con una triple confesión, para inflamar las almas de todos los fieles con el mismo fuego.

Profundamente convencidos de esta doble característica de la autoridad papal, los primeros Padres, especialmente aquellos que ocupaban las más famosas sedes de Oriente, cuando se veían perturbados por oleadas de herejías o discordia interna, solían recurrir a esta Sede Apostólica, la única capaz de asegurar la salvación en situaciones extremadamente críticas. Se sabe que Basilio Magno[8] y el gran defensor de la fe de Nicea, Atanasio[9], así como Juan Crisóstomo[10] lo han hecho. Estos Padres, mensajeros de la fe ortodoxa, de los consejos de los obispos apelaron al juicio supremo de los pontífices romanos, según las prescripciones de los antiguos cánones[11]. ¿Quién podría decir que estos Papas han fallado en algún momento en el mandato recibido de Cristo para confirmar a los hermanos? De hecho, para no faltar a este deber, algunos marcharon sin temor al exilio, como Liberio, Silverio y Martin; otros defendieron valientemente la fe ortodoxa y a sus partidarios, que habían apelado al Papa para reclamar el recuerdo de los que habían muerto. Por ejemplo, Inocencio I[12], que ordenó a los obispos de Oriente que insertaran nuevamente el nombre de Crisóstomo en los dípticos litúrgicos, y que lo mencionaran junto con los Padres ortodoxos durante el sacrificio sagrado. Nosotros, que abrazamos a los pueblos orientales con no menos solicitud y caridad que nuestros predecesores, nos alegramos de que no pocos de ellos, después de una guerra aterradora, hayan recuperado su libertad y retirado la religión del poder de los laicos. Si bien estos pueblos intentan reorganizar su vida política, cada uno de acuerdo con sus propias características nacionales y de acuerdo con las instituciones tradicionales, consideramos que haríamos un gesto muy adecuado para este momento y a su situación si les proponemos a su cuidadosa imitación y su ferviente adoración un espléndido ejemplo de santidad, doctrina y amor al país. Tenemos la intención de hablar sobre San Efrén el sirio, a quien Gregorio de Nisa compara apropiadamente con el río Éufrates porque, «irrigado por sus aguas, la multitud de cristianos multiplicó por cien el fruto»[13]. Hablemos de ese Efrén, que los mensajeros de Dios y los Padres y Doctores ortodoxos, desde Basilio, Crisóstomo y Jerónimo hasta Francisco de Sales y Alfonso Ligorio son unánimes en exaltar. Nos complace agregar Nuestra voz a la de estos anunciadores de la verdad antes mencionados, quienes, aunque de carácter diferente y distantes en el tiempo y el lugar, sin embargo forman un coro armonioso del cual fácilmente podría reconocer como director «el mismo Espíritu».

Venerados hermanos, si esta encíclica sigue a otra que les dirigimos con motivo del decimoquinto centenario del nacimiento de San Jerónimo, la razón es que estos dos preclaros varones están de acuerdo en varios puntos. De hecho, Jerónimo y Efrén eran casi contemporáneos, ambos monjes, ambos habitaron en Siria, ambos distinguidos por el conocimiento y el amor de los Libros Sagrados. Podríamos llamarlos con razón «dos candelabros luminosos»[14], con los que Dios pretendía iluminar adecuadamente con uno de ellos un país occidental, con el otro el oriental. El contenido de sus escritos está imbuido de la misma bondad y el mismo espíritu; en consecuencia, como en ellos brilla la misma e inmutable doctrina de los padres latinos y orientales, así sus méritos y su gloria se entrelazan y se funden en una sola corona. No es seguro cuál de las dos ciudades, una vez muy famosas, Nísibis y Edesa, dieron a luz al Beato Efrén. Ciertamente, él, unido con sangre a los mártires de la última persecución[15], recibió de sus padres una educación cristiana. Sin embargo, si no hubieran tenido las comodidades de una vida cómoda, tendrían un título de gloria más noble y magnífico, porque «habían confesado a Cristo en la corte»[16]. Cuando era adolescente, Efrén, como él mismo lamenta en el escrito de sus Confesiones, resistió remiso y demasiado débilmente a las pasiones que generalmente atormentan esa edad; era ardiente, fácil de enojar, un amante de las disputas, bastante enérgico de mente y lengua. Pero, después de haber sido encarcelado por un crimen que no cometió, comenzó a despreciar los bienes y las vanas atracciones del mundo. Entonces, tan pronto como fue exonerado ante el juez, inmediatamente se vistió con el hábito del monje y se entregó por completo a los ejercicios de piedad y al estudio de las Sagradas Escrituras. Habiendo ganado la simpatía de Jacobo, obispo de Nisibis (uno de los 318 padres del Concilio de Nicea), quien había fundado en su diócesis una muy famosa escuela de exégesis, Efrén no solo cumplió, sino que superó las esperanzas de su protector en los asidua y penetrantes comentarios de la Biblia, y en poco tiempo se convirtió en el más experto de todos los exegetas de esa escuela, mereciendo el nombre y la fama de «Doctor de los Sirios». Poco después, forzado a interrumpir los estudios de las Sagradas Escrituras debido a la amenaza de la ciudad por las tropas persas, exhortó con toda su fuerza a sus conciudadanos a la resistencia. El peligro, evitado por primera vez por las oraciones del obispo Jacobo, reapareció más grave después de su muerte. Una vez sitiada, la ciudad cayó en manos de los persas en 363. Efrén, prefiriendo el exilio al yugo de los infieles, emigró a Edesa, donde se dedicó con gran celo y casi exclusivamente a la enseñanza cristiana. La casa donde vivía, ubicada en una colina en las afueras de la ciudad, pronto floreció como una famosa academia para los eruditos ansiosos por conocer los Libros Sagrados. De allí vinieron esos sabios intérpretes de las Escrituras, que formaron a sus discípulos en la misma disciplina: Zenobio, Maraba, San Isaac de Amida, que merecían, por la profundidad y el número de sus escritos, el sobrenombre de "Grandes".[17]. Desde ese retiro se extendió la fama de la doctrina y santidad de Efrén, tanto que cuando fue a Cesarea Basilio, sabiendo de su llegada por inspiración divina, lo recibió con grandes signos de reverencia. y mantuvo con él dulces conversaciones sobre cosas divinas[18]. Se dice que en esa ocasión Basilio lo ordenó diácono con la imposición de manos[19].

Desde su retirada a Edesa Efrén nunca salió, excepto en los días establecidos para dirigir a la gente esos fuertes discursos con los que defendió los dogmas de la fe contra las herejías de la época. Por humildad, no se atrevió a aspirar al sacerdocio, sino que prefirió imitar a Esteban en el diaconado, el grado más bajo a la perfección. Enseñó incansablemente las Escrituras y se dedicó a predicar la palabra de Dios; él enseñó a las vírgenes consagradas a Dios el canto de los salmos; todos los días escribía comentarios para la explicación de la Biblia y para celebrar la fe ortodoxa; ayudó a sus compatriotas, especialmente a los pobres y miserables; primero puso en práctica, lo mejor que pudo, lo que tenía que enseñar a otros, para ofrecer en sí mismo ese modelo de santidad que Ignacio Teóforo propone a los levitas cuando solo los llama diáconos, es decir, «comando de Cristo»[20], diciendo que expresan «el misterio de la fe en una conciencia pura»[21].

¡Qué grande y cuánta caridad activa mostró a sus hermanos durante la severa hambruna, a pesar de que estaba cargado de años y agotado por el duro trabajo! Salió de la casa donde durante tantos años había vivido una vida más celestial que humana y corrió hacia Edesa. Con palabras muy severas, que a Gregorio de Nisa le parecieron «como una llave hábilmente forjada de una manera divina»[22] para abrir los corazones y las arcas de los ricos, reprocha a quienes habían escondido el trigo y les ruega que, al menos, con lo superfluo alivien la escasez de los hermanos. Con estos ruegos los ricos, más que por la necesidad de los conciudadanos, fueron sacudidos por su autoridad. Con el dinero recaudado, Efrén preparó los lechos para aquellos que estaban acosado por el hambre, colocándolos debajo de las arcadas de Edesa; refrescó a los que estaban exhaustos; y ayudó a los peregrinos que venían de todas partes de la ciudad en busca de pan[23]. Realmente, ¡se habría dicho que la Providencia lo había puesto en defensa de su tierra natal! No volvió a su soledad hasta el año siguiente, cuando la nueva cosecha había asegurado una abundancia de alimentos.

Absolutamente digno de mención es el testamento que dejó a sus conciudadanos, en el que su fe, su humildad y su singular amor por la patria son claramente evidentes. «Yo, Efrén, voy a morir. Con temor y respeto, les exhorto, oh habitantes de la ciudad de Edesa, que no permitan que me entierren en la casa de Dios o debajo del altar. No es conveniente que un gusano que bulle en la purulencia, sea enterrado en el templo y santuario de Dios. Envolvedme en mi túnica y en la capa que siempre he usado. Acompañadme con salmos y oraciones, y dignaos hacer asiduas ofrendas por mi pequeñez. Efrén nunca ha tenido bolsa, ni báculo, ni alforja, ni plata ni oro, ni ha comprado ni poseído bienes en la tierra. Entrego mis preceptos y enseñanzas para que mis discípulos los pongan en práctica y no se aparten de la fe católica. Sed firmes, especialmente con respecto a la fe; tened cuidado con los adversarios, es decir, con los trabajadores de la iniquidad, con los traficantes de palabras vacías y con los seductores. Y bendita sea vuestra ciudad en que vivís. Pues Edesa es Ciudad y Madre de Sabios». Así Efrén dejó de vivir; pero su memoria no se extinguió, que siempre permaneció en bendición en toda la Iglesia universal. Por lo tanto, desde que Efrén comenzó a ser recordado en la sagrada liturgia, Gregorio de Nisa pudo afirmar: «El esplendor de su vida y doctrina irradió sobre todo el mundo: de hecho, es conocido en casi todas las regiones donde brilla el sol». No es apropiado explicar aquí en detalle todo lo que escribió un hombre tan grandioso: «Por otro lado, se dice que escribió, si quieres contarlos todos, 300 miríadas de versos»[24]. Sus escritos abarcan casi toda la doctrina de la Iglesia; nos quedan los comentarios sobre la Sagrada Escritura y los misterios de la fe; homilías sobre los deberes y la vida interior; reflexiones sobre la sagrada liturgia; himnos para las fiestas del Señor, de la Santísima Virgen y de los Santos, para las solemnidades de los días de oración y penitencia, y para las ceremonias fúnebres. Todos estos escritos dan testimonio de su alma sincera, que con razón se puede llamar una lámpara evangélica «que arde y brilla»[25], porque, al iluminar la verdad, nos hace amarla y profesarla. De hecho, Jerónimo testifica que, en su tiempo, para leer en público y en las asambleas litúrgicas, se usaban los escritos de San Efrén, a diferencia de las obras de los Santos Padres y Doctores Ortodoxos; y dice, hablando de sus obras en griego traducidas del original sirio, que «la misma traducción le permitió descubrir la agudeza de un genio excepcional»[26].

En verdad, si debe considerarse en honor del santo diácono de Edesa que él quería que la predicación de la palabra de Dios y la formación de los discípulos descansaran en la Sagrada Escritura, interpretada de acuerdo con el espíritu de la Iglesia, no menor es la gloria que adquirió en música y en poesía sagrada; de hecho, él era tan experto en estas artes que fue llamado "cítara del Espíritu Santo". De él, Venerables Hermanos, es posible aprender cómo con las artes se debe promover en el pueblo el conocimiento de las cosas santas. De hecho, Efrén vivía en medio de poblaciones con un temperamento ardiente, particularmente sensible a la dulzura de la música y la poesía, tanto que desde el segundo siglo después de Cristo los herejes se habían servido de estas artes para sembrar sus errores. Por lo tanto, así como el joven David había matado al gigante Goliat con su propia espada, Efrén opuso el arte al arte, vistió la doctrina católica con los versos y la música, y así la enseñó a las vírgenes y a los niños para que, poco a poco, todo el pueblo la memorizase. De este modo, no solo perfeccionó la formación de los fieles en la doctrina cristiana y fomentó y alimentó su piedad de acuerdo con el espíritu de la sagrada liturgia, sino que también evitó felizmente las sinuosas herejías.

Leemos en Teodoreto[27] cuánta dignidad ha conferido a las ceremonias sagradas el encanto de estas nobles artes, y encontramos la confirmación de esto en la amplia difusión de la métrica propagada por nuestro Santo, tanto entre los griegos como entre los latinos. Pues esta misma antífona litúrgica, con sus cantos y solemnidades, fue importada por Crisóstomo a Constantinopla[28], por Ambrosio de Milán[29], y que luego se extendió por toda Italia. Y si este "uso oriental", que en la capital lombarda conmovió tan profundamente a Agustín, siendo aún un catecúmeno, y que, retocado por Gregorio Magno, ha llegado, perfeccionada, hasta nosotros, ¿acaso se debe a otro autor?

Por tanto, no es de extrañar que los Padres de la Iglesia tengan en alta estima la autoridad de San Efrén. El Niseno escribe así sobre sus obras: «Desplazándose por toda la Escritura, el Antiguo y el Nuevo Testamento, y escudriñando su profundo significado como ningún otro, lo interpretó con extrema agudeza palabra por palabra; desde la creación del mundo hasta el último libro de gracia, él, iluminado por el Espíritu, en sus comentarios aclaró los puntos oscuros y difíciles»[30]. Crisóstomo agrega: «El gran Efrén despertó almas entumecidas, consoló a los afligidos, formó, dirigió y exhortó a los jóvenes; espejo de los monjes, guía de los penitentes, espada y flecha contra los herejes, arca del tesoro de las virtudes, templo y lugar de descanso del Espíritu Santo»[31]. En verdad, no es posible alabar más a un hombre, que se consideraba insignificante como el más pequeño de todos y el más miserable de los pecadores.

Dios, que "exaltó a los humildes", honra al Beato Efrén con excelente gloria y lo propone a nuestro siglo como médico de la sabiduría divina y modelo de las virtudes más elegidas. Y hoy es el momento más oportuno para presentar este modelo, ya que, después de terminar esta terrible guerra, parece que nace un nuevo orden de cosas para las naciones y particularmente para los pueblos de Oriente. Venerables Hermanos, una tarea realmente inmensa, y llena de dificultades, se nos impone a Nosotros, a cada uno de vosotros y a todos los hombres de buena voluntad, la de restaurar en Cristo lo que queda de la civilización humana y social, y devolver a Dios y a la Santa Iglesia de Dios la extraviada humanidad: a la Iglesia Católica, queremos decir pues, si bien las instituciones del pasado se desmoronan y reina la confusión general tras los trastornos políticos, es la única que no vacila y mira con confianza hacia el futuro: la única nacida para la inmortalidad, fundada en la palabra de Aquel que le dijo al beatísimo Pedro: "Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella"[32].

Que todos los que en la Iglesia tienen la tarea de enseñar a otros puedan seguir los pasos de San Efrén; que aprendan de él el celo incansable con el que deben dedicarse a predicar la doctrina de Cristo; de hecho, la piedad de los fieles no puede dar ningún fruto duradero si no está profundamente anclada en los misterios y preceptos de la fe. Ppor tanto, aquellos que tienen la tarea oficial de enseñar las ciencias sagradas, aprendan del ejemplo del Doctor de Edesa a no distorsionar, según la arbitrariedad de sus ideas personales, las Sagradas Escrituras, y no apartarse en sus comentarios ni un clavo del sentido tradicional de la Iglesia «Ninguna escritura profética debe estar sujeta a una explicación privada, ya que una profecía nunca fue traída por voluntad humana, sino movida por el Espíritu Santo habló de Dios a esos hombres san tos»[33]. Y el Espíritu que habló a los hombres a través de los profetas es el mismo que «abrió» a los Apóstoles «su mente a la inteligencia de las Escrituras»[34], y constituyó a la Iglesia mensajera, intérprete y custodia de la revelación, para que pudiera ser «columna y fundamento de la verdad»[35].

Entonces, aquellos en quienes la gloria de Efrén más se refleja, soportan, como corresponde, el peso de este honor. Queremos hablar de la ilustre familia de monjes, que, nacidas con Antonio y Basilio e Oriente, se extendieron luego por varias ramas en los países de Occidente y por muchos títulos son alabadas por la sociedad cristiana. Los seguidores de la perfección evangélica nunca dejan de fijar su mirada en el anacoreta de Edesa y de imitarlo. De hecho, cuanto más útil sea el monje para la Iglesia, más, ante Dios y los hombres, mostrará en sí mismo lo que significa su hábito, es decir, si, como decían los antiguos Padres de Oriente, sea «hijo de la promesa» e igualmente, como lo definíó San Nilo el Joven, «Ángel, cuyas obras son misericordia, paz y sacrificio de alabanza»[36].

Finalmente, Venerables Hermanos, todos aquellos que están al frente, tanto del clero como de los fieles, deben aprender del Beato Efrén que el amor por la patria terrenal, cuyos deberes se basan en la práctica de la doctrina cristiana, no debe separarse del amor por la patria celestial, y mucho menos anteponerlos. Pues, el amor de esta patria no es otro que el dominio íntimo de Dios en las almas de los justos: un dominio que comienza aquí y que será perfecto en el cielo. La Iglesia Católica es verdaderamente la imagen mística de esta patria, porque, sin distinción de naciones e idiomas, da la bienvenida a todos los hijos de Dios en una familia bajo un solo Padre y Pastor. Además, este hombre santísimo nos enseña a buscar las fuentes de la vida interior donde Cristo los colocó, es decir, en los sacramentos, en la observancia de los preceptos del Evangelio y en los múltiples ejercicios de piedad que la liturgia misma presenta y la autoridad de la Iglesia propone. En este sentido, Venerables Hermanos, queremos ofreceros algunos pensamientos de nuestro [Efrén] sobre el sacrificio del altar: «El sacerdote pone a Cristo con sus manos sobre el altar para que se convierta en alimento. Luego se vuelve hacia el Padre como un siervo diciendo: Dame tu Espíritu, para que pueda descender sobre el altar y santificar el pan puesto para hacerse Cuerpo de tu Hijo unigénito. Le narra la pasión y la muerte de Cristo y muestra en su presencia los golpes [que recibió], y Dios no se avergüenza de los golpes de su Hijo primogénito. El sacerdote le dice al Padre invisible: He aquí, el que está colgado en la Cruz es tu Hijo, y sus vestidos están cubiertos de sangre, y su costado atravesado por la lanza. El sacerdote le recuerda la pasión y la muerte de su amado Hijo, como si se hubiera olvidado, y el Padre escucha y responde a sus oraciones»[37]. De lo que Efrén escribe sobre la condición de los justos después de la muerte, nada armoniza mejor con la constante doctrina de la Iglesia, definida más tarde por el Concilio de Florencia: «El difunto es conducido por el Señor y ha sido ya introducido en el reino de los cielos. El alma del difunto es bienvenida al cielo y se inserta como una perla en la corona de Cristo. Y ahora ya habita junto a Dios y sus santos»[38].

¿Pero quién podría resaltar la devoción de Efrén a la Virgen Madre de Dios? «Tú, Señor y tu Madre», exclama en un himno de Nisibis, «vosotros sois los únicos que tenéis una belleza perfecta en todos los aspectos: en ti, mi Señor, no hay mancha, en tu Madre no hay pecado»[39]. Nunca esta "cítara del Espíritu Santo" produzco sonidos más delicados que cuando se propone cantar las alabanzas de María, o su virginidad inmaculada o su maternidad divina o su patrocinio sobre hombres llenos de misericordia.

De no menos entusiasmo, se deja llevar cuando, desde la lejana Edesa, mira a Roma para alabar la primacía de Pedro con elogios: «Te saludo, oh reyes santos, oh apóstoles de Cristo», dice al coro de los apóstoles: «Te saludo, luz del mundo ... la lámpara es Cristo, el candelabro es Pedro, el aceite es el don del Espíritu. Santo. Salve, oh Pedro, puerta de los pecadores, lenguaje de los discípulos, voz de los predicadores, ojo de los apóstoles, guardián del cielo, el primero de los portadores de las llaves»[40]. Y en otra parte: «Bendito eres, oh Pedro, cabeza y lengua del cuerpo de tus hermanos, de ese cuerpo, digo, que está compuesto por los discípulos, cuyos ojos son los hijos de Zebedeo. Benditos también los que contemplan el trono del Maestro, y piden ese trono para sí. Escuchas la verdadera voz del Padre a favor de Pedro, quien se convierte en una piedra firme»[41]. En otro himno, el Señor Jesús habla así a su primer Vicario en la tierra: «Simón, mi discípulo, te constituí fundamento de la santa Iglesia, te llamé de antemano piedra para apoyar todo mi edificio. Eres el inspector de los que me edifican la Iglesia en la tierra. Si quisiesen edificar algo reprobable, tú, que he sido establecido por mí como fundamento, retíralos. Tú eres la cabeza de la fuente de la que proviene mi doctrina; eres la cabeza de mis discípulos; a través de ti pagaré a todas las naciones. Esa dulzura vivificante que yo otorgo es tuya. Te elegí porque eras, en mi diseño, como el primogénito y el heredero de mis tesoros. Te he dado la llave de mi reino, y he aquí, te hago señor de todos mis tesoros»[42].

Mientras reconsideramos todas estas cosas en nuestras profundidades, oramos con lágrimas a Dios, infinitamente bueno, para traer a los orientales, que hace largo tiempo, contra la doctrina de sus antiguos padres que hemos recordado, se apartaron de lamentablemente de la sede del Beato Pedro, vuelvan al abrazo de la Iglesia, en la que, como testifica Ireneo, habían recibido por el magisterio de Policarpo las doctrinas del Apóstol Juan: «es indispensable que, en virtud de su supremacía, toda Iglesia esté en comunión, y también los fieles del mundo entero»[43]. Mientras tanto, hemos recibido una carta con la que los Venerables Hermanos Ignacio Efrén II Rahmani, Patriarca Antioqueno de los Sirios; Elias Pedro Huayek, Patriarca Antioqueno de los maronitas y José Manuel Tomás, Patriarca de los Caldeos de Babilonia, nos rogaban, aportando importantes razones, que acordamos otorgar y confirmar con Nuestra Autoridad Apostólica a San Efrén el Sirio, Diácono de Edesa, el título y los honores de Doctor de la Iglesia universal. A esta petición se agregaron también cartas postulatorias de algunos cardenales de la Santa Iglesia Romana, de los obispos, de los abades y de los superiores de los institutos religiosos de rito griego y latino. Descubrimos así que la solicitud, también en línea con Nuestros deseos, merecía ser tomada en cuenta de inmediato. Sabíamos de hecho que los Padres orientales, a quienes hemos mencionado, siempre han considerado al Beato Efrén maestro de la verdad, mensajero de Dios y Doctor de la Iglesia Católica. También sabíamos que su autoridad, desde el principio, había desempeñado un papel importante no solo entre los sirios, sino también entre los pueblos vecinos: caldeos, armenios, maronitas y griegos. Todos ellos han traducido, cada uno en su propio idioma, las obras del diácono de Edesa y están acostumbrados a leerlas en sus asambleas litúrgicas y con gusto las releen en privado en casa, de modo que todavía hoy sus himnos se encuentran entre los eslavos, los coptos, los etíopes e incluso entre los jacobitas y los nestorianos. También hemos considerado que este hombre fue anteriormente tenido en gran honor por la Iglesia Romana. De hecho, desde la antigüedad se conmemora al Beato Efrén en el martirologio el 1 de febrero, alabando en particular su santidad y su doctrina; pero en Roma misma, hacia fines del siglo XVI, se erigió una iglesia en el Viminal en honor de la Santísima Virgen y de San Efrén. Por otro lado, es un hecho conocido e indiscutible que Nuestros predecesores Gregorio XIII y Benedicto XIV, a quienes los orientales tienen más de una razón para estar agradecidos, trabajaron para garantizar que, primero Vosius y luego Assemani, reunieran con la mayor diligencia posible las obras de San Efrén, las publicaron y difundieron para ilustrar la fe católica y alimentar la piedad de los fieles. Pasando a sucesos más recientes, Nuestro Predecesor Pío X, de feliz memoria, en 1909 aprobó la Misa y el Oficio propio en honor del Santo Diácono de Edesa, extraída en gran medida la liturgia siríaca, y la concedió a a los monjes benedictinos, del Priorato Jerosolimitano de los Santos Benedicto y Efrén. Consideradas cuidadosamente todas estas cosas, para compensar lo que todavía parecía faltar a la gloria del gran anacoreta y al mismo tiempo dar a los pueblos del Oriente cristiano un testimonio de la caridad apostólica con la que pensamos en su interés y honor. Nosotros, mediante un acto oficial reciente, hemos encomendado a la Congregación de Ritos la tarea de llevar a cabo la solicitud establecida en la carta citada de acuerdo con las prescripciones de los cánones sagrados y la disciplina actual. La propuesta tuvo un resultado tan feliz que los Cardenales a cargo de esa Sagrada Congregación declararon a través de su Prefecto, Nuestro Venerable Hermano Antonio Vico, Cardenal de la Santa Iglesia Romana, Obispo de Oporto y Santa Rufina, que también ellos querían esta [declaración] y Nos pidieron humildemente lo mismo que habían pedido los demás con las cartas postulatorias presentadas.

Por lo tanto, después de invocar al Espíritu Paráclito, nosotros, con nuestra autoridad suprema, le damos y confirmamos a San Efrén, el diácono sirio de Edesa, el título y los honores de Doctor de la Iglesia Universal, y establecemos que su fiesta, fijada el 18 de junio, se celebra en cualquier lugar de la misma manera que se celebra el dies natalis de los otros Doctores de la Iglesia Universal.

Por lo tanto, Venerables Hermanos, mientras nos regocijamos por haber conferido este aumento de gloria y honor al Santo Doctor, estamos seguros al mismo tiempo de que en estos momentos difíciles la familia universal de los fieles cristianos encuentra en él un intercesor y protector muy activo y apasionado en el clemencia divina. Los católicos orientales tendrán, con esta decisión, un nuevo testimonio de la preocupación e interés particular que los Romanos Pontífices tienen hacia las iglesias separadas, y Nosotros, como nuestros predecesores, queremos que sus legítimas costumbres litúrgicas y reglas canónicas permanezcan para siempre, intactas e intocables. Ojalá, con la ayuda de Dios y la protección de San Efrén, finalmente se derriben las barreras que dolorosamente vemos que mantienen una parte considerable del rebaño cristiano separada de la piedra mística, sobre la cual Cristo construyó su Iglesia, Ojalá lo antes posible, luzca ese felicícimo día en el que las palabras de la verdad del Evangelio, «entregadas por un único pastor, a través del consejo de los maestros», sean «como aguijones y clavos profundamente enraizados» en los corazones de todos ", que a través de las filas de maestros nos han sido dados por un solo pastor"[44].

Mientras tanto, como un deseo de favores celestiales y como testimonio de nuestro amor paternal, cariñosamente os impartimos a vosotros, Venerables Hermanos, a todo el clero y al pueblo que a cada uno le han sido confiados, la Bendición Apostólica.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el día cinco del mes de octubre del año mil novecientos veinte, séptimo año de Nuestro Pontificado.


BENEDICTO XV

NotasEditar

  1. Luc. XXII, 32.
  2. S. Theod. Stud. ep. II ad Michaelem Imperatorem.
  3. S. Cyr. Alex., De Trinit. dial. IV.
  4. S. Theod. Stud., ibid.
  5. Matth. VI, 18
  6. S. Cyr. Alex., Comm. in Luc. c. XXII, V. 32.
  7. S. Ign., Epist. ad Rom.
  8. S. Basil. Magn., Epist. cl. II, ep. 69.
  9. S. Felicis II Epist. et Decr. — Epist. Athanas. et episcop. Aegyptior.
  10. S. Ioan. Chrys., Ep. ad Innocent. episc. Rom.
  11. Sardic. can. 3, 4, 5.
  12. Theodoret. 1.V, c. 34.
  13. S. Greg. Nyss. Vita S. Ephrem, e. i, n. 4.
  14. Cfr. Apoc. XI, 4.
  15. S. Greg. Nyss., op. cit.
  16. S. Ephrem Confessio n. 9.
  17. Sozom., Hist. eccl. 1. III, c. XV.
  18. S. Greg. Nyss. op. cit. c. IV, n. 17.
  19. Vit. S. Basil. M. quae attrib. S. Amphilochio
  20. S. Ignat., Ep. ad Thrall. n. III.
  21. I Tim. c.III, 9.
  22. S. Greg. Nyss. op. cit. c. vi, n. 23.
  23. Sozomen. op. cit. 1. III, c. xv.
  24. Sozomen. op. cit. III, c. XV.
  25. Ioh. v, 35.
  26. S. Hier. De script, eccl. c. 115
  27. Theodoret. 1. IV, c. 27.
  28. Sozom. op. cit. 1. III, c. VIII.
  29. S. Aug. Confess. 1. IX, c 7.
  30. S. Greg. Nyss. op. cit.
  31. S. Io. Chrys., Orat. de consumm. saec.
  32. Matth. XVI, 18.
  33. II Petr. I, 20-21.
  34. Luc. XXIV, 45
  35. I Tim. III, 15.
  36. S. Barthol. Crypt. Abb., in Vita S. Nili Iunioris.
  37. Cf. Rahmani, I Fasti della Chiesa Patriarcale Antiochena, VIII-IX.
  38. Carm. Nisib. c. VI, pp. 24-28.
  39. Carm. Nisib. n. 27.
  40. S. Ephr. Encom. in Petrum et Paulum.
  41. Cf. Rahmani, Hymni Ephr. De Virginitate, p. 45.
  42. Lamy, 8. Ephr. Hymn. et Serm. Vol. i, pr. 411.
  43. S. Iren. C. haer. 1. III, c. III.
  44. Eclesiastés, XII, 11