Annus iam plenus

Annus iam plenus (1920) de Benedicto XV
Traducción de Wikisource de la versión oficial latina
publicada en Acta Apostolicae Sedis vol. XII, pp. 553-556.


ENCÍCLICA
A LOS PATRIARCAS, PRIMADOS, ARZOBISPOS, OBISPOS, Y OTROS ORDINARIOS EN PAZ Y COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA


BENEDICTO XV
VENERABLES HERMANOS
SALUD Y BENDICIÓN APOSTÓLICA

Ha pasado ya un año desde que, tan pronto como terminó la guerra, hicimos una llamada a todos los cristianos para que, cerca de la Navidad de Nuestro Señor, se movieran a misericordia de los niños de Europa Central que sufrían tal hambre y miseria como para enflaquecer y sucumbir a la muerte. Estamos profundamente complacidos de que no haya sido vana nuestra imploración, inspirada en esa caridad que, sin ninguna diferencia de raza o nación, abraza a quienes representan la imagen divina dentro de sí mismos. Ciertamente, esto es bien conocido por vosotros, Venerables Hermanos, quienes con vuestro trabajo y preocupación habéis incorporado desde el principio en una empresa tan saludable. De hecho, como en una nobilísima competición de todo el mundo, se obtuvo una gran abundancia de dinero, con la que el Padre común de todos ha podido satisfacer las necesidades de muchos niños inocentes y borrar sus dolores. Tampoco dejaremos de exaltar la bondad de Dios, a quien le conplació que pudiésemos derramar tal benificencia cristiana sobre nuestros pequeños hijos abandonados En este sentido, no podemos dejar de elogiar públicamente la sociedad llamada «Save the Children Fund», porque no descuidó ningún cuidado y diligencia para recolectar dinero, ropa y alimentos.

No obstante la miseria y la falta de todo que provocó la guerra es tanta y variada que la ayuda que habíamos obtenido quizás no pudo llegar a todos los lugares donde se sintió la necesidad, y donde llegó, no fue igual a la necesidad. A esto se añade que durante el año pasado, cuando Nosotros, Venerables Hermanos, os dirigimos la encíclica sobre este mismo tema, la condición de la mayoría de los países no había mejorado mucho, por lo que el pueblo y especialmente los niños llevaban una vida cada vez más difícil debido a la escasez de todo. De hecho, en algún lugar la guerra se desencadenó nuevamente, con los enormes daños que necesariamente se producen y con todo tipo de calamidades; por otra parte, arruinado el orden de los asuntos públicos, y producidas indignas y grandes masacres, sucedió que innumerables familias han sido reducidas a la miseria, los cónyuges privados de los cónyuges, los hijos de los padres. Tampoco son raras las regiones en las que es tan difícil proporcionar provisiones y alimentos que la gente se siente afligida por la misma angustia que los oprimió en el momento de la dolorosa guerra.

Así, movido nuevamente por la conciencia de la paternidad universal que recáe sobre nosotros, repitiendo aquellas palabra del Divino Maestro «Tengo misericordia de la multitud ... porque no tiene nada para comer», al acercarnos a la Navidad del Señor nuevamente apelamos al pueblo cristiano, porque Nosotros daríamos cualquier cosa por aliviar a los niños enfermos y debilitados, en dondequiera que ellos se encuentren. Para lograr este objetivo en mayor medida, nos dirigimos a aquellos que tienen entrañas de bondad y misericordia, pero sobre todo a los niños de las regiones más ricas, como aquellos que pueden ayudar más fácilmente a sus hermanos pequeños en Cristo. ¿No es la Navidad de Jesucristo su propia fiesta? ¿Quizás no deberían saber que los niños abandonados de las regiones más pobres extienden sus manos hacia ellos, señalando la cuna donde gime el Divino Infante? ¿Tal vez ese Niño no es el hermano común de todos? «Se hizo pobre siendo rico», y desde esa cuna, como desde una cátedra de sabiduría celestial, enseña sin palabras, no solo cuán grande es el valor de la caridad fraterna, sino también cuán necesario es que los hombres desde la temprana edad aparten el corazón de los bienes de este mundo y deseen, a semejanza de Cristo, compartirlos con los pobres.

La inminente solemnidad de la Navidad del Señor, en la que los padres acostumbran a alegrar a sus hijos con los regalos, ciertamente dará a los niños de las regiones más ricas la oportunidad de ayudar con comida y ropa a sus iguales que sufren. ¿Y, de hecho, cómo podríamos suponer en ellos un ánimo que les llevase a negar incluso una parte de su pequeño tesoro para ayudar a la debilidad de los niños necesitados? ¡Cuánto consuelo, cuánta alegría tendrán si se aseguran de que sus hermanos pequeños, privados de toda ayuda y entretenimiento, puedan pasar las próximas fiestas un poco más cómodas, un poco más felices! Del mismo modo que el Niño Jesús premiaba, con su sonrisa más dulce y con la más preciosa gracia de la fe, a los pastores que en la noche de Navidad acudieron a él con regalos para ayudar a su pobreza, así con su bendición y gracias celestiales pagará a aquellos niños que, encendidos de su caridad, hayan aliviado la miseria y las lágrimas de sus hermanitos. No podrían hacer nada, ni ofrecer nada, en esos días, al Niño Jesús que sea más capaz de complacerlo. Por lo tanto, instamos encarecidamente a los padres cristianos, a quienes el Padre divino les impuso el grave deber de educar a sus descendientes en la caridad y otras virtudes, a aprovechar esta feliz oportunidad para despertar y cultivar en el alma de sus hijos sentimientos de humanidad y compasión piadosa. Y a este respecto, queremos ofrecer un ejemplo digno de imitación, ya que recordamos que en el último año no pocos niños de familias romanas nos trajeron ofertas que, por sugerencia de sus padres, habían reunido entre ellos no sin alguna privación de sus propias recreaciones.

Hemos dicho que esta obra de caridad complacerá inmensamente al Niño Jesús; y no porque el nombre de Bethlem significa «Casa del Pan», sino porque desde allí debía salir Cristo a la luz, quien, solícito por nuestra debilidad, se entregó como alimento para nutrir nuestras almas, y nos enseñó con estas palabras, «Danos hoy nuestro pan de cada día», para pedirle al Padre del Cielo todos los días alimento para el alma y el cuerpo. !Oh, cuánto se alegraría nuestro corazón si pudiéramos estar seguros de que en las próximas solemnidades navideñas ninguna casa carecerá de alivio y alegría, ningún niño tendrá que entristecerse por la tristeza de la madre, ninguna madre tendrá que mirar con lágrimas a sus hijos!

Por lo tanto, Venerables Hermanos, como en el año pasado, os confiamos nuestro propósito, para que se pueda llevar a cabo, y especialmente a aquellos que viven en regiones que disfrutan de una suerte más próspera y una mayor tranquilidad pública. Cómo debéis estar profundamente persuadidos de esa palabra de Cristo el Señor: «Quien reciba a uno de estos pequeños en mi nombre, me habrá recibido a mí», os pedimos que no dejéis piedra sin mover para que la generosidad y la munificencia de los fieles que se le confiaron respondan a la grandeza de la necesidad. Por lo tanto, queremos que para el día 28 de este mes, sagrado para los Inocentes, o, si lo creen mejor, para el día festivo de precepto que lo precede, ordene desde ahora la colecta de ofrendas en la diócesis encomendada a cada uno con la finalidad de ayudar a los niños que sufren como consecuencia de la guerra, y que recomiende esto especialmente a los niños de vuestras diócesis. Vosotros os aseguraréis de transmitir las ofertas que se hayan recogido a la mencionada sociedad «Save the Children Fund». En cuanto a Nosotros, para avanzar hacia la liberalidad con nuestro ejemplo, después de exhortar a los fieles con la palabra, asignamos la oferta de 100,000 liras italianas a esta sagrada obra de caridad. Mientras tanto, con la esperanza de los premios celestiales y la promesa de Nuestra benevolencia paterna, os transmitimos cariñosamente la Bendición Apostólica, Venerables Hermanos, a todo el clero y a su pueblo.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 1 de diciembre de 1920, en el séptimo año de nuestro pontificado.


BENEDICTO XV