Partiendo de la luz

Poesías de Francisco de Figueroa
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


V.Editar

Partiendo de la luz, donde solia
Venir su luz, mis ojos han cegado:
Perdió tambien el corazon cuitado
El precioso manjar de que vivia.

El alma desechó la compañía
Del cuerpo; y fuese tras del cuerpo amado;
Así en mi triste ausencia he siempre estado
Ciego y con hambre, y sin el alma mia.

Agora que al lugar, que el pensamiento
Nunca dexó, mis pasos presurosos
Despues de mil trabajos me han trahido:

Cobráron luz mis ojos tenebrosos,
Y su pastura el corazon hambriento;
Pero no tornará el alma á su nido.


Poesías de Francisco de Figueroa
Advertencia del editor -

Breve discurso sobre la vida del autor
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII
XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII
XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI
Sobre nevados - Crezca con el licor - Sol, si á do quier - Canción I - Canción II - Canción III
Elegía I - Elegía II - Elegía III - Elegía IV - Elegía V - Elegía VI - Thirsi pastor - En una selva
Glosas: Entre doradas flores - Alégrate Isabel - Quál idea ó colores
Epitafio - Triste de mí - Sulpicius de Lucano