Naufragios/14

[ fol. xix. ]
Capitulo catorze :
como se partieron los quatro christianos.

P

Artidos estos quatro christianos, dende a pocos dias suscedio tal tiempo de frios y tempestades que los indios no podian arrancar las rayzes : y de los cañales en que pescavan ya no avia provecho ninguno : y como las casas eran tan desabrigadas, començose a morir la gente : y cinco christianos que estavan en rancho en la costa llegaron a tal extremo que se comieron los unos a los otros hasta que quedo uno solo, que por ser solo no huvo quien lo comiesse. Los [ fol. xx. ]nombres dellos son estos, Sierra, Diego Lopez, Corral, Palacios, Gonçalo Ruyz. Deste caso se alteraron tanto los indios, y ovo entre ellos tan gran escandalo, que sin dubda si al principio ellos lo vieran los mataran, y todos nos vieramos en grande trabajo : finalmente en muy poco tiempo, de ochenta hombres que de ambas partes alli llegamos, quedaron vivos solos quinze : y despues de muertos estos, dio a los indios de la tierra una enfermedad de estomago, de que murio la mitad de la gente dellos : y creyeron que nosotros eramos los que los matavamos. Y teniendolo por muy cierto, concertaron entre si de mator a los que aviamos quedado. Ya que lo venian a poner en efecto, un indio que a mi me tenia les dixo que no creyessen que nosotros eramos los que los matavamos, porque si nosotros tal poder tuvieramos, escusaramos que no murieran tantos de nosotros como ellos vian que avian muerto sin que les pudieramos poner remedio : y que ya no quedavamos sino muy pocos : y que ninguno hazia daño ni perjuyzio : que lo mejor era que nos dexassen. Y quiso nuestro señor que los otros siguieron este consejo y parescer, y ansi se estorvo su proposito. A esta ysla pusimos por nombre ysla de Malhado. La gente que alli hallamos son grandes y bien dispuestos, no tienen otras armas sino flechas y arcos, en que son por extremo diestros. Tienen los hombres la una teta horadada de una parte a otra, y algunos ay que las tienen ambas : y por el agujero que hazen traen una caña atravessada tan larga como dos palmos y medio, y tan gruessa como dos dedos : traen tambien horadado el labio de abaxo, y puesto en el un pedaço de la caña, delgada como medio dedo. Las mugeres son para mucho trabajo. La habitacion que en esta ysla hazen, es desde Octubre hasta en fin de Hebrero. El su mantenimiento es las rayzes que he dicho sacadas debaxo el agua por Noviembre y Deziembre. Tienen cañales y no tienen mas peces de para este tiempo : de ay adelante comen las rayzes. En fin de Hebrero van a otras partes a buscar con que mantenerse, porque entonces las rayzes comiençan a nascer y no son buenas. Es la gente del mundo que mas aman a sus hijos y mejor tratamiento les hazen : y quando acaesce que a alguno se le muere el hijo lloranle los padres y los parientes y todo el pueblo, y el llanto dura un año cumplido que cada dia por la mañana antes que amanezca comiençan primero a llorar los padres, y tras esto todo el pueblo : y esto mismo hazen al medio dia, y quando amanesce : y passado un año que los han llorado hazenle las honras del muerto y lavanse y limpianse del tizne que traen. A todos los defuntos lloran de esta manera, salvo a los viejos de quien no hazen caso : porque dizen que ya han passado su tiempo, y dellos ningun provecho ay antes ocupan la tierra, y quitan el mantenimiento a los niños. Tienen por costumbre de enterrar los muertos sino son los que entre ellos son fisicos que a estos quemanlos : y mientras el fuego arde todos estan baylando y haziendo muy gran fiesta, y hazen polvos los huessos. Y passado un año quando se hazen sus honras todos se jasan en ellas, y a los parientes dan aquellos polvos a bever de los huessos en agua. Cada una tiene una muger conoscida. Los fisicos son los hombres mas libertados : pueden tener dos y tres, y entre estas ay muy gran amistad y conformidad. Quando viene que alguno casa su hija, el que la toma por muger dende el dia que con ella se casa todo lo que matare caçando o pescando todo lo trae la muger a la casa de su padre sin osar tomar ni comer alguna cosa dello : y de casa del suegro le llevan a el de comer : y en todo este tiempo el suegro ni la suegra no entran en su casa, ni el ha de entrar en casa de los suegros ni cuñados : y si a caso se toparen por alguna parte se desvian un tiro de ballesta el uno del otro, y entre tanto que assi van aportandose llevan la cabeça baxa y los ojos en tierra puestos : porque tienen por cosa mala verse ni hablarse. Las mugeres tienen libertad para comunicar y conversar con los suegros y parientes. Y esta costumbre se tiene desde la ysla hasta mas de cinquenta leguas por la tierra adentro.

Otra costumbre ay, [ fol. xxj. ]y es que quando algun hijo o hermano muere : en la casa donde muriere, tres meses no buscan de comer, antes se dexan morir de hambre : y los parientes y los vezinos les proveen de lo que han de comer. Y como en el tiempo que aqui estuvimos murio tanta gente dellos, en las mas casas avia muy gran hambre : por guardar tambien su costumbre y cerimonia : y los que lo buscavan por mucho que trabajavan, por ser el tiempo tan rezio no podian hazer sino muy poco. Y por esta causa los indios que a mi me tenian se salieron de la ysla, y en unas canoas se passaron a tierra firme a unas bayas a donde tenian muchos hostiones, y tres meses del año no comen otra cosa y beven muy mala agua. Tienen gran falta de leña, y de mosquitos muy grande abundancia. Sus casas son edificadas de esteras sobre muchas caxcaras de hostiones : y sobre ellos duermen en cueros : y no los tienen sino es a caso, y assi estuvimos hasta en fin de Abril que fuymos a la costa de la mar a do comimos moras de çarças todo el mes : en el qual no cesan de hazer sus areytos y fiestas.