Las flores (José Zorrilla)


Las silvestres, que abrileñas
abren sus hojas pequeñas
al sol, la lluvia y las brisas,
son los guiños y sonrisas
de los montes y las breñas.

Las que en la estación lozana
primaveral, la floresta
cubren de azul,oro y grana,
son el vestido de fiesta
con que el campo se engalana.

Las que, en plena floración,
le dan tan sin par belleza,
son la primera oración
que hace la Naturaleza
al que hizo la creación.

Dios y el pueblo aman las flores;
Dios las tiene en sus altares;
del pueblo son los mejores
atavíos y primores
en sus fiestas populares.

Todos los humanos seres
las aceptan con cariño
en los sueños y placeres;
las lleva a la tumba el niño
y a los saraos las mujeres.

Son del amor el mensaje,
de la virtud el ropaje,
del matrimonio la prenda,
de la gratitud la ofrenda,
de la gloria el homenaje.

. . . . . . . . . . .

Quien no gusta de las flores
¿a qué tendrá aspiración?
Quien no admira sus colores
ni se arroba en sus olores,
¿qué tendrá en el corazón?