Abrir menú principal

La encina y el sauce

Rosario de sonetos líricos de Miguel de Unamuno
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.




LVI
LA ENCINA Y EL SAUCE



Chi l'ombre indusse del piangente salcio
su' rivi sacri? ti rapisca il vento
de l'Apennino, o molle pianta, amore
d'umili tempi!

Qui pugni á verni e arcane istorie frema
co'l palpitante magio ilice nera, a cui d'allegra giovinezza il tronco
Pedera veste.

CARDUCCI. Alle Fonti del Clitumno. [1]


La inmoble encina al cielo inmoble alza redonda
la copa prieta que ni cierzo fiero riza
mientra el sauce llorón en el agua huidiza
la cabellera tiende hundiéndola en la onda.

Van sus hojas de otoño del río en la ronda
hacia el mar en que el río vencido agoniza
y al llegar del invierno los cielos ceniza
menea su manojo de varas sin fronda.


Deme Dios el vigor de la encina selvática
que huracanes respira en su copa robusta
y del alma en el centro una rama fanática

con verdor de negrura perenne y adusta
que no quiero del sauce la fronda simpática
que á las aguas que pasan doblega su fusta.

S. 4 X 10.


Referencias