Julieta y Romeo/Acto 1/Escena 10

​Julieta y Romeo: Tragedia en tres actos​ (1849) de Víctor Balaguer
Acto 1, Escena 10

ESCENA X.
Los precedentes, Alvar con una espada ensangrentada en la mano.
ALVAR.

Capuleto, señores, para veros
mí paso encaminaba á aqueste sitio
cuando…

CAPULETO.

cuando… Silencio!

TALERM.

cuando… Silencio! Acaba.

ALVAR.

cuando… Silencio! Acaba. Qué sucede?

TALERM.

Hablad, don Alvar!

JULIETA. (Aparte)

Hablad, don Alvar! Oh! perdon, Dios mió!

ALVAR.

Al cruzar los jardines de tu casa,
blando y húmedo el suelo yo he sentido,
y horror! horror! la sangre enrogecía
de la florida alfombra el verde brillo.
Pálido el rostro, inmóvil, aterrado,
mi espanto me enclavára en aquel sitio,
y allí encontré sangriento aqueste hierro…

CAPULETO.

Dadme el hierro, don Alvar!

TALERM. (Mirando la espada).

Dadme el hierro, don Alvar! Dios! Dios mio!

CAPULETO. (Herido súbitamente por un presentimiento).

Conocéis esta espada?

TALERM.

Conocéis esta espada? La conozco!
De quién es esa sangre?

CAPULETO.

De quién es esa sangre? Oh! decidlo,
de quién es esta espada?

TALERM.

Fué un regalo
escaso don que le hizo mi cariño.
De Romeo es la espada.

CAPULETO.

De Romeo es la espada. Y esa sangre,
esa sangre, Talerm, es de mi hijo!

TALERM.

Tierra y cielo!

CAPULETO.

Tierra y cielo! Señores, los Montecho
la mano de mi hija me han pedido,
yo se la doy, mis deudos, al valiente
que de Romeo, el hijo de sus hijos,
por regalo de boda la cabeza
á Julieta presente.

JULIETA.

á Julieta presente. Dios bendito!

CAPULETO.

Tal es mi voluntad, tal mi palabra.

ALVAR.

Y yo acepto, señor, el compromiso.

(Cuadro.—Cae el telón.)