Abrir menú principal
Intermezzo de Medardo Ángel Silva

La seda de tus lánguidas pestañas
a proteger tus ojos descendía,
ante la encantadora bicromía
de las aristocráticas arañas.

Un solemne mutismo de campañas
al Vesper nuestras almas invadía;
y, de súbito habló la melodía
con un dulzor de pastoriles cañas...

Para escucharla, se detuvo el viento...
a la maga caricia de su acento,
vibró tu carne de escultura, viva;

la noche se durmió en tu cabellera
y besando las lilas de tu ojera,
se perfumó una lágrima furtiva.


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►