Impía de César Vallejo

Señor! Estabas tras los cristales
humano y triste de atardecer;
y cuál lloraba tus funerales
                  esa mujer!

Sus ojos eran el jueves santo,
dos negros granos de amarga luz!
Con duras gotas de sangre y llanto
                  clavó tu cruz!

Impía! Desde que tú partiste,
Señor, no ha ido nunca al Jordán,
en rojas aguas su piel desviste,
y al vil judío le vende pan!


Poema anterior: Heces