Este capítulo es indispensable en la historia de las pulgas





El domador de pulgas (Madera 18).png


ESTE CAPITULO ES INDISPENSABLE EN LA HISTORIA DE LAS PULGAS


U

NA pulga psicólogo, descubrió, porque también el alma tiene su laboratorio, sin redomas, ni sopletes, ni alambiques, que cada pulga lleva alrededor de su cuerpo una aureola. Y su teoría se probaba con la muerte: la falta inmensa, de los seres que se nos han ido siendo mayor dolor en los seres de afinidades hereditarias.

Los ambientes eran de distintas calidades, los había empezado desde la torpeza y el color oscuro, hasta llegar a la más limpia claridad, como el halo del sol y de la luna.

La pulga psicólogo, llamó a otras pulgas temperamentales, y les dijo lo que había logrado ver en las pulgas corrientes, y las pulgas temperamentales se forzaron la visión, y se asombraron.

Una pulga dijo:

—Ver es sólo una parte, es como diagnosticar, lo que hace falta es sacar utilidades, yo no me conformo solamente con eso de teoría. Veamos en que puede aliviar la teoría al género humano.

Otra pulga dijo:

—Al ver ese ambiente en las pulgas, me explico porqué hay pulgas que nos repugnan. Frecuentemente nos choca una pulga aunque no la conozcamos, su vecindad se nos hace insufrible, seguramente eso se debe a la distinta clase de ambientes, ambientes con los cuales no logramos conectar en sentimientos e ideas.

Otra pulga:

—La observación de la pulga anterior es muy de tomarse en cuenta, y muy digna de ella. Y según el cuerpo y la conducta, ya que el cuerpo despedía el nimbo, se podrían mejorar ambos.

El cuerpo bello tal vez podría mandar sobre los pensamientos, ya que es absolutamente seguro que la moral manda sobre la contextura del cuerpo.

Un cuerpo feo puede tornarse agradable y de ambiente claro y aceptable, por medio de las fuerzas del espíritu y la educación general.

Otra pulga dijo:

—Nosotros podríamos ser de gran utilidad en el mundo de las pulgas, y juntarlas por sus afinidades ya que hemos logrado ver lo que existe alrededor de los cuerpos.

Cuántas pulgas, pulgas, y pulgas desgraciadas nada más que por la falta de parecido moral, no hace falta que sean iguales en sus trabajos, pues una pulga puede estar en su trabajo equivocadamente, tal vez teniendo mejores aptitudes para cualquier otra aplicación.

Otra pulga vieja y de experiencia:

—Francamente, jovencitos, yo no veo tal ambiente, ni halo, ni aureola, ni nada, ustedes están en asuntos metafísicos, que quieren llevar a la práctica y se les ha olvidado que las otras pulgas se reirían de ustedes. Además, que en cuanto al ritmo del mundo, lo que se llama el destino, no puede ser interrumpido por ninguno de los conocimientos de ustedes. Probablemente, del existir, todo lo sabemos, y lo hemos complicado, tratando de crear suposiciones que no existen, y logrando mayor y mayor conciencia, que nos ha hecho la vida miserable.

Las pulgas que tomaban muy en cuenta el contrapeso de la edad. Decidieron aislar sus conocimientos y visión clara, sobre la pulga eficiente y la pulga estúpida. Como quien dice: no me gusta esta pulga, y dejar su visión, para su propio conocimiento y utilidad.

Las pulgas se saludaron cortesmente, no sin felicitar, con mesura, a la pulga que había dado aquel gran paso, en favor de la ciencia del alma.