Abrir menú principal

Estancias XXV
de Medardo Ángel Silva

Nota: Poema número XXV de El árbol del bien y del mal


    Mi espíritu es un cofre del que tienes las llaves
-¡Oh, incógnita Adorada, mi Pasión y mi Musa!
Ya inútilmente espero tus dulces ojos graves
y siento que me acecha en las sombras la Intrusa,

    Pero mi alma -jilguero que canta indiferente
a la angustia del tiempo y al dolor de la Vida-
te esperará, lo mismo que una virgen prudente,
con la devota lámpara de su amor encendida.


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►