Abrir menú principal
Estancias XXIV de Medardo Ángel Silva
Poema número XXIV de El árbol del bien y del mal'

   Rosas blancas deshojan los blancos surtidores;
al caer, el ocaso los pétalos irisa
y la fuente del Término coronado de flores
modula un canto igual a una nerviosa risa...

    Yo, como un habitante pálido de otra vida
-Lázaro espiritual- marcho con lento paso...
¡y las fuentes parecen en la tarde dormida
mujeres cuyas voces son de seda y de raso!


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►