Abrir menú principal
Estancias VIII de Medardo Ángel Silva
Poema número VIII de El árbol del bien y del mal'
Mon âme est un beau lac solitaire qui tremble...
ALBERT SAMAIN

    Ni una ansia, ni un anhelo, ni siquiera un deseo,
agitan este lago crepuscular de mi alma.
Mis labios están húmedos del agua del Letheo.
La muerte me anticipa su don mejor: la calma.

    De todas las pasiones llevo apagado el fuego,
no soy sino una sobra de todo lo que he sido
buscando en las tinieblas, igual a un niño ciego,
¡el mágico sendero que conduce al olvido!


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►