Diferencia entre revisiones de «El Timeo (La Atlántida)»

sin resumen de edición
m
<td bgcolor="#ffcc99" width="50%">
<p><big><big><i>[24d] "... polla men oun humôn kai megalaergamegala erga tês poleôs têide gegrammena thaumazetai, pantôn mên [24e] hen huperechei megethei kai aretêi: legei gar tagegrammenata gegrammena hosên hê polis humôn epausen pote dunaminhubreidunamin hubrei poreuomenên hama epi pasan Eurôpên kai Asian, exôthen hormêtheisan ek tou Atlantikou pelagous. tote garporeusimongar poreusimon ên to ekei pelagos: nêson gar pro tou stomatoseichenstomatos eichen ho kaleite, hôs phate, humeis Hêrakleous stêlas, hê denêsosde nêsos hama Libuês ên kai Asias meizôn, ex hês epibaton epitasepi tas allas nêsous tois tote egigneto poreuomenois, ek de tônnêsôntôn nêsôn [25a] epi tên katantikru pasan êpeiron tên peri tonalêthinonton alêthinon ekeinon ponton. tade men gar, hosa entos toustomatostou stomatos hou legomen, phainetai limên stenon tina echôneisplounechôn eisploun: ekeino de pelagos ontôs hê te periechousa auto gêpantelôsgê pantelôs alêthôs orthotat' an legoito êpeiros. en de dê têiAtlantiditêi Atlantidi nêsôi tautêi megalê sunestê kai thaumastê dunamisbasileôndunamis basileôn, kratousa men hapasês tês nêsou, pollôn de allônnêsônallôn nêsôn kai merôn tês êpeirou: pros de toutois eti tôn entos têide [25b] Libuês men êrchon mechri pros Aigupton, tês deEurôpêsde Eurôpês mechri Turrênias. hautê dê pasa sunathroistheisa eisheneis hen hê dunamis ton te par' humin kai ton par' hêmin kai tonentoston entos tou stomatos panta topon miai pote epecheirêsen hormêidoulousthaihormêi doulousthai. tote oun humôn, ô Solôn, tês poleôs hê dunamiseisdunamis eis hapantas anthrôpous diaphanês aretêi te kai rhômêiegenetorhômêi egeneto: pantôn gar prostasa eupsuchiai kai technais hosai katapolemonkata polemon, [25c] ta men tôn Hellênôn hêgoumenê, ta d' autêmonôtheisaautê monôtheisa ex anankês tôn allôn apostantôn, epi touseschatoustous eschatous aphikomenê kindunous, kratêsasa men tôn epiontôntropaionepiontôn tropaion estêsen, tous de mêpô dedoulômenous diekôlusendoulôthênaidiekôlusen doulôthênai, tous d' allous, hosoi katoikoumen entos horônHêrakleiônhorôn Hêrakleiôn, aphthonôs hapantas êleutherôsen. husterôi dechronôide chronôi seismôn exaisiôn kai kataklusmôn genomenôn, mias [25d] hêmeras kai nuktos chalepês epelthousês, to te par' humin machimon pan hathroon edu kata gês, hê te AtlantisnêsosAtlantis nêsos hôsautôs kata tês thalattês dusa êphanisthê: dio kai nunaporonnun aporon kai adiereunêton gegonen toukei pelagos, pêlou kartabracheoskarta bracheos empodôn ontos, hon hê nêsos hizomenêpareschetohizomenê parescheto. ..."</i></big></big><br>
 
</p>
</td>
<td bgcolor="#ffcc99" width="50%">
<p><big><span style="font-style: italic;">
 
[24d] "...Muchas, en realidad, y grandes son las obras de vuestra
ciudad que son una maravilla, segun lo registrado; pero entre todas
[24e] destaca una por su magnitud y excelencia. En efecto, nuestros escritos
refieren cómo fue que vuestra ciudad detuvo una vez una fuerza insolente que
avanzaba al mismo tiempo sobre toda Europa y Asia, partiendo de fuera,
desde el brazo de mar del Atlántico. Entonces sí se podía
atravesar aquel brazo de mar: un delta, en efecto, tenía ante la desembocadura
que vosotros nombráis, según dáis a conocer, Columnas de Hércules, en una península que </span><span style="font-style: italic;">al mismo tiempo </span><span style="font-style: italic;">es
de Libia y más grandiosa que Asia, y
desde la que se asciende hacia otras islas que los de entonces podían
pasar, y también desde estas islas [25a] hacia toda esta tierra firme
enfrente, esta que verdaderamente rodea en esa vencidad al mar. Por
otra parte, lo que está dentro de la desembocadura que mencionamos
aparece como
un puerto estrecho a cualquiera que navege hacia dentro. Pero este
brazo de mar realmente rodea por completo a la misma tierra que en
realidad está justo encima denominada como tierra firme. En cuanto a la
península de la mar Atlántica, esta era grandiosa, confederada y
maravillosa,
poderosa de reyes que gobernaban, además de en toda la península en
muchas
otras
islas y regiones de la tierra firme, y también hacia estas -regiones-
del interior, hacia acá, que son las primeras de [25b] Libia, por un
lado, hasta cerca de Egipto, y las de Europa hasta la Tyrrenia. Toda
esta
confederación sometió a la fuerza por un lado a vosotros y por otro a
nosotros, y a todos los lugares del interior de la desembocadura
sometió a
la misma vez con un ataque esclavizador. En ese momento, ¡o Solón!,
realmente vuestra poderosa ciudad fue ante todos los hombres diáfana y
excelente y se hizo valiente; poniéndose al frente de todos en el
coraje y las técnicas sobre la guerra, [25c] mientras que por otra
parte fue líder de los helenos, aunque la misma se vio forzada a
quedarse sola cuando los
otros se separaron, al producirse los riesgos más extremos; por otra
parte, fue la dominadora de los que estaban sobre la armada, a la cual
detuvo. A los que aún no éramos esclavos nos evitó ser esclavos, a los
otros, cuantos
habitan hacia dentro de los confines de los Heráclides, generosamente
-a
todos- liberó. En tiempos posteriores de seísmos excesivos y de
los cataclismos originados, [25d] en un día y una noche terriblemente
penosa,
la clase guerrera vuestra desapareció toda a la vez bajo la tierra,
mientras que el delta de la mar Atlántica, de la misma manera, debajo
de la mar
hundiéndose desapareció; por ello ahora es intransitable e inescrutable
la salida por aquél brazo de mar de extremos bajíos de fango que es un
auténtico impedimento que la isla produjo al asentarse...".</span></big><br>
</p>
 
[24d] "... Muchas en realidad y grandes son las obras de vuestra ciudad que son una maravilla, según lo registrado; pero entre todas [24e] destaca una por su magnitud y excelencia. En efecto, nuestros escritos refieren cómo fue que vuestra ciudad detuvo una vez a la potencia que con orgullo -hybrei- avanzaba al mismo tiempo sobre toda Europa y Asia, partiendo de fuera, desde el brazo de mar -o piélago- del Atlántico. Entonces era posible atravesar aquel brazo de mar, pues tenía una tierra insular delante de la boca que vosotros nombráis, según dáis a conocer, Columnas de Hércules; la tierra insular que al mismo tiempo era de Libia y tan grande como Asia (Menor) -o Anatolia-, y desde la que se asciende hacia otras tierras insulares que los de entonces podían pasar, y también desde estas tierras insulares [25a] hacia toda esta tierra firme de enfrente que rodea a ese mar verdadero. Por otra parte, lo que está dentro de la boca que mencionamos aparece como un puerto estrecho a cualquiera que navege hacia dentro. Pero este brazo de mar realmente rodea por completo a la misma tierra que en verdad -justamente- es denominada como tierra firme. En cuanto a la tierra insular Atlántida, esta era grandiosa, confederada, maravillosa y poderosa; de reyes que gobernaban además de en toda la tierra insular en muchas otras tierras insulares y regiones de la tierra firme, y también sobre estas -regiones- del interior, hacia acá, que son las primeras de [25b] Libia, por un lado, hasta cerca de Egipto, y las de Europa hasta la Tirrenia. Toda esta confederación sometió a la fuerza por un lado a vosotros y por otro a nosotros, y a todos los lugares del interior de la boca sometió a la misma vez con un ataque esclavizador. En ese momento, ¡o Solón!, realmente vuestra poderosa ciudad fue ante todos los hombres diáfana y excelente y se hizo valiente; poniéndose al frente de todos en el coraje y las técnicas sobre la guerra, [25c] mientras que por otra parte fue líder también de los helenos, y aunque la misma se vio forzada a quedarse sola cuando los demás se separaron, al producirse los riesgos más extremos, no obstante fue la dominadora de los que estaban sobre la armada (atlante), a la cual detuvo. A los que aún no éramos esclavos nos evitó ser esclavos, a los demás, a cuantos habitan hacia dentro de los confines de los Heráclides (en el Mediterráneo), generosamente -a todos- liberó. Posterior al tiempo de los seísmos excesivos y de los cataclismos originados, [25d] en un día y una noche terriblemente penosa la clase guerrera vuestra, toda a la vez, se ocultó bajo la tierra; mientras que, de la misma manera, la tierra insular de la Atlántida debajo de la mar desapareció; por ello ahora es intransitable e inescrutable la salida por aquél brazo de mar de extremos bajíos de fango que es un auténtico impedimento que la tierra insular produjo al asentarse. ...".</span><br></p>
<hr>
<p align="left"><i>- Traducción al castellano desde el Griego, Georgeos Díaz-Montexano (2000-2005). </i>