Abrir menú principal
Almanaque del espiritismo (1873)
Elección natural
 de Antonio Abad.

Nota: Se ha conservado la ortografía original.

CENTRO ESPIRITISTA ALMERIENSE.


ELECCION NATURAL.

.-—-—

Medium-L. R.

La teoria de la unidad de forma primitiva es conforme a la elaboracion de la naturaleza que precede del simple al complejo; pero la actual diversidad de las formas animales no puede esplicarse por la eleccion natural, sino hallando la evidencia de los hechos y los principios sobre los que descansa le Ley del progreso universal. Si el progreso es una ley fija, como lo es, no se puede admitir que el Omnipotente haya confiado el cumplimiento de dicha ley á la voluntad arbitraria de seres irracionales.

La voluntad de un ser fluido es agena a la modificacion estructural de su organismo, y si bien la ciencia puede hacer modificaciones parciales, solo puede la naturaleza, espresion de la divina voluntad, desbastar órganos y apropiarlos a las funciones que tienen que desempeñar en la economia orgánica.

Si el progreso fuese consecuencia de la eleccion natural, veríais á ende instante, á cada dia, a ceda año y á cada siglo aparecer muchas especies, cuando por el contrario se vé que la nomenclatura de los tipos es invariable desde los tiempos diluvianos hasta la época actual.

El primer tipo nació en medio de las circunstancias favorables a su desarrollo, y su imperfeccion intelectual es tan evidente, que no se puede admitir que haya tenido bastante discernimiento para domar el instinto de su raza, en vista de un perfeccionamiento, del que solo disfrutarian herederos muy lejanos; pero aunque se admita que haya habido en el tipo primitivo individuos bastante inteligentes y desinteresados para vislumbrar un porvenir tan remoto y trabajar en su ejecucion, no se habrá salvado la dificultad, puesto que se tendra que suponer que la decadencia de los primeros disidentes, ha heredado un pensamiento original, invariablemente trasmitido de generacion en generacion hasta la formacion de un nuevo tipo.

La teoria de la eleccion natural es gratuitamente admitida, y no descansa sobre ningun hecho puesto que las modificaciones determinadas á consecuencia del estado de domesticidad de ciertos animales, no pueden ser consideradas como efecto de eleccion natural. Escepto el hombre y los animales que ha domesticado, no hay un ser en el mundo que obre fuera del instinto característico de su raza. En los peldaños inferiores de la escala de los seres, la diversidad de organismo y la diferencia de forma, son los agentes determinantes de los actos instintivos, característicos de cada especie. El animal, al pasar de una especie a otra, toma el carácter inseparable de su nueva especie, cuyo organismo determina los actos de los individuos que la componen, sin que les sea posible modificar su organismo.

Antonio Abad.