El wals (coro) de José Zorrilla
último tomo de las Poesías.


El wals es sin duda
del diablo invención.

¡Qué horrible volteo!
¿Do va con tal prisa
sin ver dónde pisa
de incógnita gente
tan raudo alubión?

¡Qué son!, ¡qué mareo!
aturde el sentido,
el paso y el ruido
que lleva insolente
cruzando el salón.

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.

¡Qué impura amalgama,
de gente y colores,
de tocas y flores,
del claustro y el siglo,
fatal confección!

El monje a la dama
se lleva volteando
va Vesta abrazando
a un fiero vestiglo
que espanta el salón.

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.

Con mil impresiones
risueñas, funestas,
tan varias y opuestas,
vacila y se embriaga
la fe y la razón.

Parecen visiones
con que hórrida niebla
la atmósfera puebla
en noche que amaga
borrasca y turbión.

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.

¡Cuán rápida avanza
la turba inconstante!
Ninguno delante
señala la pista
que sigue el montón.

¡Diabólica danza!
¡Horrible volteo
que causa mareo,
que anubla la vista
que aturde el salón!

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.

No existen figuras
en ese volteo:
no hay trenza, paseo,
saludo, balanza…
Les lleva el turbión;
cual va por las puras
regiones del viento
cometa violento
que en círculo avanza
región a región.

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.

Diabólica rueda
que fin no halla nunca,
que en nadie se trunca
ni nadie hace en ella
cabeza o rincón.

Redonda vereda
que en círculo eterno
encierra un infierno
que sigue una huella
de pies en montón.

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.

¡Girad, criaturas!
¡Sin término fijo!
Girad con prolijo
audaz insaciable
y ardiente tesón.

Cual va por las puras
regiones del viento
cometa violento
qu avanza incansable
región a región.

CORO
El wals es sin duda
del diablo invención.