Delia Edith Abaca

Abaca, Delia Edith

La Plata, 3 de Noviembre de 1999


DR. DURAN: Comparece ante el Tribunal integrado por los Señores Jueces Julio Víctor Reboredo, Antonio Pacilio y Alberto Ramón Durán, con la presencia del Señor Fiscal ante la Cámara Dr. Julio Amancio Piaggio y del Señor Defensor Público Oficial ante la Cámara Dr. Ricardo Alberto González, hallándose presente en representación por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Plata la Dra. Elizabeth Rivas, una persona previamente citada a los fines de prestar declaración testimonial quien dijo ser y llamarse...

DeclaraciónEditar

Delia Edith Abaca: Delia Edith Abaca.

DR. DURAN: A quien se le hace saber que se le va a proceder a recibir declaración y por el tenor de esta debe producirse con veracidad en todo lo que supiera o le fuera preguntado, ya que en caso contrario eventualmente podría ser procesada y condenada por el delito de falso testimonio, de acuerdo a lo normado en el artículo 275 del Código Penal. Por ello es que en primer término le voy a requerir que preste legal Juramento o promesa de decir verdad de acuerdo a sus creencias.

Delia Edith Abaca: Prometo.

DR. DURAN: Correcto. Nombre de su padre.

Delia Edith Abaca: Jorge Aníbal Abaca.

DR. DURAN: Nombre de su madre.

Delia Edith Abaca: Delia Argentina Crespo.

DR. DURAN: Lugar y fecha de nacimiento, suyo.

Delia Edith Abaca: 11/06/1947.

DR. DURAN: Su estado civil.

Delia Edith Abaca: Casada.

DR. DURAN: Ocupación o profesión.

Delia Edith Abaca: Jubilada

DR. DURAN: Su domicilio actual.

Delia Edith Abaca: 5 entre 46 y 47, Villa Elisa, número 1384.

DR. DURAN: Correcto. Su documento de identidad.

Delia Edith Abaca: 5.607.633.

DR. DURAN: Respecto de las generales de la ley obviamente que le comprenden porque usted resulta ser esposa...

Delia Edith Abaca: De Luis María Emma.

DR. DURAN: De Luis María Emma, quien resultara víctima en esta causa. El Tribunal le va a pedir entonces en primer término que efectúe una narración de los hechos de acuerdo a lo que usted haya podido percibir por sus sentidos. Lo que usted haya observado...

Delia Edith Abaca: Sí, bueno, yo no recuerdo bien si fue el día 2 o el día 3 de marzo del año 1977. Siendo más o menos... entre la una y la una y media de la mañana mi marido había estado de trabajar de tarde, había vuelto de vacaciones y nos golpearon la puerta. En ese momento nos asustamos porque dice es un allanamiento, y bueno, entonces entraron por la parte de adelante de mi casa, por el frente, y por la parte posterior de atrás que era un terreno baldío, gente... no sé si estaba uniformada, sé que estaban armados porque estaban encapuchados y era mucha cantidad. Y bueno, yo en ese momento estaba en la cama, mis hijos también estaban en la cama y a mí me pusieron boca abajo en la cama, me taparon con la almohada, me tiraron todas las cosas de mi casa, me robaron todo... En ese momento yo estaba con un período menstrual del cual no me pude recuperar nunca y estoy enferma de los nervios desde ese momento, por eso estoy jubilada... y estoy tomando remedios, tengo acá mis certificados médicos y todo traje. Bueno, yo en ese momento me quedé ahí y me pedían las armas. En mi casa no había ningún arma porque mi marido es una persona excelente, y una persona que lo amo con toda mi alma y gracias a Dios yo llamé a la Policía en ese momento, cuando me levanté que se fueron y se lo llevaron yo me levanté y en mi casa era todo tirado, todo dado vuelta, huevos rotos, me robaron todas las cosas de mi casa... no quiero decir todo lo que me robaron pero hasta la máquina de cocer, te digo, me sacaron de todo... eso no me interesa, lo que me interesa es la vida de mi marido que gracias a Dios después de 56 días lo recuperé. A mí llegaba gente y me decía quedate tranquila que tu marido vive, a mí o al hermano de él le iban a pedir algo... porque sabrían las direcciones, no sé como se comunicaban, él lo va a decir, y me decían que estaba vivo pero yo no sabía si estaba vivo. Entonces, yo estaba trabajando en ese momento pero en el trabajo siempre me descomponía entonces me llevaban a mi casa y en el momento que lo soltaron yo estaba en la fábrica, y me vinieron a buscar y él va a narrar todo como fue. Yo puedo decir eso y nada más porque yo lo único que viví fue eso, el terror ese y que mi hija la más grande tenía cinco años casi seis y el otro nene tenía cuatro años. A ella yo me acuerdo que permitió... Que pidió permiso para ir al baño y fue, y ella temblaba, temblábamos todos y a mí cuando se fueron me dijeron no te muevas, quedate quieta sino te matamos... y me dijeron no te muevas hasta que se vayan y justamente había habido un casamiento ahí en lo de los vecinos, y los vecinos pensaban de que tantos autos que habían, que eran alrededor de 5, eran por ese casamiento... pero no, eran que habían venido a buscarlo a él. Y bueno, yo corrí a pedir auxilio a los vecinos, todos me vinieron a ayudar pero bueno... yo debido a eso fui a la Comisaría pero no se presentó nadie. Fui a hacer el Hábeas Corpus y nadie me contestó, fui al 7 de Infantería y nadie me contestó, eso es lo único que yo puedo decir porque después lo que pasó lo vivió él, eso es lo que yo viví y bueno a raíz de eso es que yo estoy como estoy. Estoy temblando en este momento, yo no quería ni venir... pero yo fui a ver a un Abogado y me dijo sí, andá, andá porque tenés que ir porque es un Juicio que tenía que venir. Y justamente bueno, como decía presentarse con una foto y la foto que traigo es lo más lindo que hay, es la foto de mi marido, nada más que eso.

DR. DURAN: Dr. REBOREDO.- Dr. PACILIO.-

Dr. DURAN.- Dígame Señora usted dice que había vehículos en la puerta de su casa...

Delia Edith Abaca: Yo... es decir los vecinos, porque justamente había una fiesta y había vecinos que estaban levantados, y ellos pensaron que raro porque en vez de entrar... porque en mi barrio, yo vivo en Barrio Jardín de Villa Elisa que si alguno conoce en Luz y Fuerza es un barrio medio como que es de Militares, y ah... otra de las cosas que me decían ellos es dónde están las armas y yo le decía yo no tengo armas, en esta casa no hay armas... tiraron todo abajo, robaron, hasta el fútbol de un nene que qué puede servirle para ellos... Y bueno, entonces... ya me olvidé lo que iba a decir...

Dr. DURAN.- Yo le pregunté respecto de los vehículos que estaban en la puerta de su casa...

Delia Edith Abaca: Ah, los vehículos... los vehículos yo no los vi porque cuando mi marido se levanta a abrir, a él lo encapucharon, me rompieron huevos contra las paredes, de todo me hicieron... porque me decían cómo tenés esta casa... Yo mi casa la hice con el Banco Provincia trabajando yo y él... o sea, la estaba pagando en ese momento e iba por el tercer año, a ellos les llamaba la atención la casa... Nosotros no somos ladrones, somos trabajadores y honrados...

DR. DURAN: Dígame, alguno de los vecinos suyos después del hecho obviamente que usted habrá conversado, le manifestó si los había visto a estas personas, si vieron los vehículos, si pueden identificar a los rodados?.

Delia Edith Abaca: Y no, yo no sé, ellos me dijeron eran cinco autos... pero como yo le venía diciendo en el Barrio mío para entrar, entrás por el Camino Punta Lara que es una dirección para Luz y Fuerza, una calle... la primer calle cerrada que está así, una calle para este lado... después otra cuadra y yo vivo ahí... y bueno, ellos no entraron por esa calle, entraron por la quinta que es la última calle como para esconderse, me explico?.

DR. DURAN: Sí, sí...

Delia Edith Abaca: Después cuando él se fue yo no vi nada porque a mí me dijeron quedate quieta o te matamos. O sea, yo me tuve que quedar como estaba hasta que sentí que se fueron... Después otra de las cosas que me dejaron marcada con la escopetas esas que traían, así en la puerta principal de la casa, la puerta de entrada, vio cuando le dan así y queda una cosa... que es el día de hoy que está marcado... después romper la casa no la rompieron, pero robar me robaron todo, todo lo que más pudieron. Yo enseguida corrí enfrente de mi casa, corrí a otra Señora enfermera porque como yo soy hipertensa, soy nerviosa, todos me ayudaron... pero después cuando yo preguntaba para averiguar por él nadie sabía nada... O sea, saber sabrían pero no te lo decían...Eso es lo que yo puedo aportar

DR. DURAN. Digame, las personas vecinas suyas alguna pudo ver de qué vehículos se trataban o las personas que ingresaron...

Delia Edith Abaca: Y yo no sé, nunca me lo dijeron a eso. Lo que yo vi que era mucha cantidad de personas... o sea, muchos alrededor póngale como mínimo 12 , porque eran cinco vehículos me dijeron...

DR. DURAN: Los autos no le dijeron si tenían alguna identificación de la Policía, del Ejército...

Delia Edith Abaca: No, no, nada... no me dijo nadie nada... No, después se querían morir todos porque a mi marido ahí lo quieren todos, después cuando apareció lloraban... cuando venía, la gente que lo veía lloraba porque es una buena persona.

DR. DURAN: Correcto. Señor Fiscal General. Dra. Elizabeth Rivas.

DRA. RIVAS: Sí, una pregunta Señor Presidente, la testigo dijo que varias personas se acercaron a ella y le dijeron que su marido estaba vivo... quiénes eran esas personas?.

Delia Edith Abaca: Y eso lo puede decir él, por ejemplo el hermano de Luis, de mi esposo, ustedes no saben como se llama bueno... Luis se llama, dice que venían al negocio porque aparentemente... ahora él va a declarar, cuando uno se iba por ahí... como que ya se conocían adentro, no se veían porque estaban tapados siempre encapuchados, le decía yo me llamo tanto, vivo en tal lado, avisá que estoy, que no estoy muerto, por ejemplo... eso es lo que él me contó. Por ejemplo yo estaba con mi tía porque yo cuando pasó eso primero me acompañaba mi tía, después dejé la casa porque yo tenía terror, tenía miedos, después cuando a él lo soltaron lo mismo yo primero no volví a mi casa, después volví porque dije yo a mi casa la quiero... la hice con todo sacrificio y como yo no me siento delincuente ni mi marido tampoco, volví, pero yo a raíz de eso sentía un auto a la noche y ya me despertaba sobre saltada... porque tenía miedo otra vez de que pase algo...

DRA. RIVAS: No más preguntas.

DR. DURAN: Señor Defensor. Bueno, vamos a dar por finalizada la audiencia, usted quiere agragar algo más Señora?.

Delia Edith Abaca: No, yo no puedo agregar nada porque lo que yo sé es lo que dije... después el que puede agregar es mi marido.

DR. DURAN: Bueno, vamos a dar por finalizada la audiencia y vamos a firmar el acta correspondiente.


Cértifico que la presente copia mecanografiada es reproducción fiel de la cinta magnetofónica reservada en sobre lacrado nº 126 en la causa Nº 703/SU. Dejo constancia de que, para la realización del cotejo entre la copia y la cinta , extraje esta última del mencionado sobre , volviendolo a introducir en el mismo , que fue vuelto a lacrar una vez finalizado el acto , a los 16 días del mes de noviembre de 1999.doy fe.

Véase tambiénEditar