Colección de poesías castellanas anteriores al siglo XV/Tomo I/Prólogo

PROLOGO


L

OS años pasados cayó en mis manos una carta que con titulo de Proemio escribió el primer Marqués de Santillana, dirigiendo con ella una coleccion de todas sus poesias al Condestable de Portugal que se las habia pedido. Leila con singular complacencia por la exquisita erudicion que contenia, y por las noticias que en ella se hallaban de muchos poetas castellanos antiguos casi del todo desconocidos. Parecióme que acaso seria el mejor documento que nos ha quedado de nuestros antepasados para fundar en él la historia de la poesia castellana. Y doliendme de que no se hubiese ya dado à luz, entré en gran deseo de publicarla. Pero con siderando que impresa ocuparia poco mas de un pliego, y que por eso quedaria casi tan expuesta à extraviarse como quendo andaba manuscrita; resolvi ponerle algunas notas para que le sirviesen de luz, y con ellas formase ya que no un libro, à lo menos un quederno. Empecé pues à disponerlas: y como unas cosas llaman à otras, las notas fueron creciendo tanto, que temeria pudiesen llegar à fastidiar, si no conociera que el camino mas corto es el que no se anda, y que al lector le será mas facil darlas por leidas, que à mi me ha sido el formarlas.

Tenialas ya ordenadas y aun pasadas por el juicio de algunos amigos, quendo logré ver un M. S. del Rmo. P. M. Fr. Martin Sarmiento, Benediƈtino, que trataba de la historia de la poesia castellana. Leile con aquel gusto con que suelen leer sus obras los que desean instruirse; y noté lo I. que S. Rma. habia tomado como por texto y fundamento de su obra la misma carta del Marqués, pero que no la habia puesto integra, sino los pasages que conducian para su historia. Lo 2. que las copias de que usó, estaban algo viciadas, y aun defeƈtuosas. Lo 3. que algunas noticias de mis notas parecian tomadas de su obra, aun sin haberla visto, ni saber yo que existiese: lo quel suele acontecer quendo para tratar de ciertas materias es preciso acudir à fuentes comunes y conocidas. Lo 4. que de algunos poetas nómbrados por el Marqués, de los queles yo no habia podido hallar noticias en otra parte que en su carta, tampoco las habia hallado el M. Sarmiento; antes bien yo tenia ya en mis notas descubrimientos de varios poetas castellanos antiguos mencionados por el Marqués, los queles habian sido desconocidos de S. Rma. tales son el Arcipreste de Hita, el Judio D. Santo, Alfonso Alvarez de Illescas, Ferrant Manuel de Lando, y otros. Lo 5. que no en todo estaban acordes nuestros diƈtamenes. Pero como la obra del M. Sarmiento no se habia publicado, no me pareció debia añadir dir à mis notas los fundamentos que tenia para apartarme del de S. Rma,

Publicóse esta en gran beneficio de los eruditos el año de 1775. con este tirulo: Memorias para la historia de la poesia y poetas españoles. Es un tomo en 4. tan abundante de exquisita y recondita erudicion perteneciente à la materia de que trata, y aun à otras muchas, que bastaria esta sola obra para acreditar el gran caudal de varia literatura que poseia su autor, aun quendo no le tuviese bien acreditado en toda la nacion y fuera de ella.

Publicadas estas Memorias, me pareció que no seria fuera de proposito añadir à mis notas algunas reflexiones sobre ciertos puntos en que S. Rma. opinaba diferentemente que yo, y advertir algunas equivocaciones, que sin duda habria corregido, si hubiera reconocido su obra. El M. Sarmiento no la escribió para publicarla, ni acaso le habria dado la ultima mano. El mismo original que salió de las suyas, pasó à Roma sin que en España quedase copia de él, segun se dice, ni borrador. Restiruido à España este escrito como por un cierto derecho de posliminio, no faltaron curiosos que intentasen publicarle, como obra que contenia una especie de literatura de que casi carecia la nacion. Y aunque S. Rma. habia llegado à consentir, despues de muchos ruegos, que se imprimiese, no creo que para esto le hubiese limado ni reconocido, ni su edad le permitia ya semejantes ocupaciones.

Por esta razon no deberá imputarseme à temeridad el advertir alguna equivocacion ò descuido en sus Memorias. La opinion que los Sabios han tenido de su universal literatura ha sido tan grande y tan justamente merecida que su autoridad sola daba gran peso de razon à quento afirmaba, solo con que S. Rma. lo afirmase: privilegio semejante al que gozaba Pitagoras en sus escuelas, cuyos discipulos se contentaban con solo el dicho y autoridad de su Maestro; y premio de bido à un talento sublime cultivado en todo genero de letras por espacio de una larga vida. Por lo mismo algunas veces me dilato acaso mas de lo que à alguno parecerá justo, en impugnar algunos puntos en que lei lo contrario de lo que yo tenia ya afirmado en mis notas. Entre estos ninguno excitó mas mi atencion que la opinion que S. Rma. seguia, y en que se complacia tanto, de que los primeros poetas castellanos componian sus obras en gallego, no de otra suerte que si la lengua castellana del todo se hubiese entorpecido, ô como si todavia no hubiese empezado à desplegarse. Vease el Num. 268. y siguientes de nuestras notas.

Volviendo à la carta del Marqués, que todavia puede llamarse inedita, ahora se publica entera para que sirva de norte à los que quisieren ilustrar la historia de nuestra poesia. Por ella se verá que el Marqués poseia una extension de literatura nada comun en aquellos tiempos; y que tomando el agua, como dicen, desde su origen, para descender à la poesia castellana, habla en primer lugar de los Hebreos que fueron los primeros poetas del mundo; y pasando por los Griegos, Latinos, Italianos y Franceses, hace una reseña de los mas famosos que hubo en España, y de que tuvo noticia, desde los principios de la poesia castellana hasta la entrada del siglo XV. concluyendo con Ferrant Manuel de Lando que floreció por los años de 1414.

Despues de Lando seguiase que el Marqués hablase de su amigo Juan de Mena, poeta muy famoso en el Reynado de Don Juan el II. y de otros que florecieron en aquella era; pero los pasó todos en silencio, suponiendo, como dice en su carta, que de ellos tenia el Condestable noticia y conocimiento. Mena hombre de talento, sin duda para la poesia, fixó nueva epoca à la castellana y levantó el estilo mas que quentos le habian precedido; pero la afeó con metaforas impropias, con colocaciones violentas, con palabras latinas ò inventadas, y finalmente cón un estilo hinchado y pomposo de que uso no solo en verso sino tambien en prosa. Desde los tiempos de este poeta Cordoves las noticias de nuestros poetas son mas obias, por que los tiempos han sido mas claros y mas cercanos à nosotros; pero al Marqués se debe que nos las haya dexado de los tiempos mas oscuros y remotos de que mas se necesitaban.

Por lo que toca à mis notas, ò como quiera llamarlas el leƈtor, aunque desde luego pensé ponerlas al pie de cada plana de la carta, siguiendo el estilo mas ordinario; habiendome salido mas difusas de lo que imaginé al principio; tuve despues por más conveniente colocarlas al fin de ella, para que el texto quedase mas desembarazado y pudiese leerse mas comodamente sin cortar con ellas el hilo à cada paso. Mayormente quendo el fin principal que me movió entonces à este trabajo, fue publicar la carta del Marqués que era lo que merecia estimacion en este escrito.

Algunas notas podrá acortar al tiempo de leerlas el leƈtor que esté de prisa. Yo me he extendido en ellas porque estaba despacio, y porque deseaba que hubiese en nuestro idioma ciertos puntos de literatura que no habia visto tratados en ninguno de nuestros libros castellanos. A esta clase pertenece principalmente la nota que empieza en el Num. 35. en que se procura recoger lo mas principal qué se ha escrito hasta aqui de la poesia antigua de los Hebreos: punto verdaderamente oscurisimo, y semejante por su dificultad à la quedratura del circulo: pues si algunos se han acercado à sú descubrimiento, à ninguno se le ha confesado la gloria de haberle averiguado.

Quando formé esta nota, como todas las demas, no se habia publicado la obra del M. Sarmiento, ni yo la habia visto manuscrita, en la qual vertió copiosa erudicion sobre esta materia; pero S. Rma, no pudo ver la obra mas doƈta y erudita que, en mi dictamen, se ha escrito sobre la poesia antigua de los Hebreos. Esta es la que escribió Roberto Lowth, Ingles, Catedratico de Poetica de Oxford y se publicó el año de 1753 en 4. El de 1770 se reimprimió en Alemania en dos tomos en 8. con notas muy instructivas de Juan David Michaelis; y ultimamente en Oxford el de 1775. siendo ya el autor Obispo de esta Ciudad. Y aunque muchas cosas que yo habia puesto en dicha nota, las he visto despues en la obra de S. Rma. no me ha parecido que por eso debia suprimirlas, aun quando, me recele de que algunos piensen que he tomado de dicha obra especies que son muy triviales en libros que yo poseo.

Al mismo tiempo que buscaba las noticias, de que se componen mis notas, iba recogiendo las que podian conducir para la vida del Marqués de Santillana. Ya recogidas, me pareció añadirlas à este escrito, cuya mejor parte se debe al mismo Marqués. Si algun poderoso mas interesado que yo en las glorias de este heroe gustare de imprimir una coleccion de todas sus obras, aqui hallará las principales noticias de su vida, que puestas en mejor disposicion y mas elegante estilo, deberian acompañar à la coleccion. Tambien se pone aqui una noticia individual de todas las obras del Marqués, las quales se sabe donde paran, y se podrian juntar muy facilmente.

Acaso notará el lector que en mis notas se falta algunas veces al orden cronologico de los poetas de que se trata en ellas. El Marqués que en su carta procuró guardarle, con justo motivo le quebrantó nombrando al Arcipreste de Hita y à Pero Lopez de Ayala antes que al Rey Don Alonso el Sabio que les precedió un siglo. Con este motivo se trata en las notas de los dos nombrados poetas y de los poemas Alexandrinos de que se ha tenido noticia, antes que del Rey Don Alonso el Sabio, sean anteriores ò posteriores los que los compusieron à dicho Monarca. Ya invertido este orden no he tenido embarazo en hablar de algunos poetas omitidos en la carta del Marqués, fuera del orden rigoroso de antiguedad que les correspondia; y me he contentado con aprovecharme de las coyunturas que me proporcionaban dar de ellos las noticias que habia adquirido.

Desde que empecé à formar estas notas he tenido siempre un gran deseo de publicar una coleccion de nuestras primeras poesias para que el tiempo, los incendios, la polilla, y otros enemigos que tienen los codices, no acabáran con ellos y se perdiera del todo su memoria. Siempre he creido que un gran caudal de nuestra lengua, de nuestra historia, de nuestras costumbres y literatura antigua, yacia como mudo entre las tinieblas del mas profundo olvido y abandono. Pero la dificultad de adquirir estos codices me habia hecho desconfiar de la empresa, y me habia ya reducido à estas notas y poner en ellas algunos extractos de poemas que poseia, y muestras que se me habian comunicado de otros, ò que yo habia sacado de los libros. Ahora que ya poseo una mediana coleceion de poesias anteriores al siglo XV, he concebido esperanzas de darla à luz, mediante la generosa, disposicion con que se ofrece con su prensa y expensas Don Antonio de Sancha que tiene acreditado mas su celo que su interes en otras muchas obras que ha publicado. Yo deseando contribuir à este beneficio, he cansado à los amigos solicitando codices, copiando algunos por mi mano, y costeando copias de otros que se han hecho, por la agena, y cotexandolas despues con los que han servido de originales.

Los poemas que se publicarán por ahora, y el orden que se guardará segun su antiguedad verdadera, ò verosimil, será como se sigue: El poema del Cid Campeador: las poesias de Don Gonzalo de Berceo: la vida de San Ildefonso escrita por el Beneficiado de Ubeda: las poesias de Juan Ruiz Arcipreste de Hita: las del Judio Don Santo: las de Pero Lopez de Ayala: la Historia del Conde Fernan Gonzalez: y unos versos de un tal Pero Gomez. Tambien entrarán en esta coleccion, si se descubrieren à tiempo oportuno, el poema de Alexandro, los Votos del Pavon, y las poesias de Don Juan Manuel autor del Conde Lucanor. Y finalmente qualesquier poesias que los amantes de nuestra literatura quisieren comunicar, como sean anteriores al siglo XV.

Todas estas se publicarán con algunas notas que ilustren los pasages mas oscuros, y al fin se pondrá un indice de las voces antiquadas que se hallan en ellas, de las quales muchas son desconocidas por no haber salido jamas de los manuscritos, ni estós de los archivos y rincones. Tambien se notarán algunos modos de hablar antiquados, y las etimologias de muchas voces que vienen de la baxa latinidad, por la qual empezó la formacion de nuestra lengua castellana.

Esta obra no se intitulará Parnaso por que no se compondrá de poesias escogidas entre muchas. Habiendo pocas en que escoger, tengo por mas acertado publicarlas todas, y todas son estimables siendo las primeras que se escribieron acabada de formarse nuestra lengua de la latina, y aun algunas casi al tiempo de su formacion. Llamaráse pues, Coleccion de poesias castellanas anteriores al siglo XV.

La serie de nuestros poetas conocidos a penas puede contarse sino desde la mitad del siglo XV. en que escribieron sus obras algunos poetas, cuyas poesias se imprimieron sueltas y de por si, como algunas del Marqués de Santillana, las de Juan de Mena, Jorge Manrique, y otros; ò juntas en Colecciones, como las que andan en los Cancioneros de aquel siglo. Desde este tiempo en adelante facilmente podrá qualquiera formar concepto de nuestra poesia, de su incremento, de su decadencia, de los varios generos de metros que en cada era han sido mas de moda, y de los estilos y gustos que han reynado, unos buenos y otros malos. Pero esta serie era semejante à un edificio sin cimiento, ò como fundado en el ayre, por no haberse publicado, ni apenas descubierto las poesias de los siglos antecedentes, cuya falta causaba no pequeño vacio de una buena parte de nuestra literatura. Ahora se intenta llenar para que los curiosos, amantes de la nacion y de nuestras antiguedades, vean no solo la formacion de la poesia castellana, y sus primeros incrementos, sino tambien la de nuestra lengua. Verase tambien que nuestra poesia rimada no, empezó por Juan de Mena, Boscan y Garcilaso, como por falta de instruccion algunos han afirmado.

Aunque no ha podido averiguarse la antiguedad del poema del Cid, sin embargo por parecer el mas antiguo de quantos se han descubierto, hemos creido debe ser el primero que entre en esta Coleccion. Como no consta de coplas, ni de estrofas que contengan un cierto numero de versos, ha parecido conveniente numerarle de cinco en cinco asi para el uso del indice de voces que va al fin, como para otros usos que pueden ocurrir.

Cada tomo de los que se publiquen llevará al fin su indice alfabetico de las voces que necesiten explicacion, para que al tiempo de leer las poesias que contenga, no sea necesario acudir à otro tomo. De aqui resultará forzosamente que muchas voces se repetirán en los indices no sin utilidad; pues por este medio se conocerá el uso que tuvieron en varios tiempos, y se afianzará mas la significacion de ellas. Todas estas voces se juntarán despues en un tomo aparte en forma de diccionario, al qual precederán algunas observaciones que se van haciendo por las mismas poesias, sobre la lengua castellana. Veráse como se formó de la latina, y se notarán muchas voees y frases francesas è italianas, que siendo al mismo tiempo castellanas antiguas, se cree vulgarmente que las hemos tomado de los Franceses è Italianos, pudiendo ellos haberlas tomado de nosotros.

Las noticias de la vida del Marqués de Santillana que se habian recogido para que precediesen à su Carta y Notas, quendo solo se aspiraba à publicar estas dos cosas, à los lectores delicados no parecerán ahora tan oportunas viendolas preceder à una coleccion de nuestras primeras poesias. Pero debiendo tanto al Marqués la historia de la poesia castellana, y aun la poesia misma, y habiendo dado su carta motivo y luces para esta coleccion; no deberá estrañarse que se inserte aqui como en señal de gratitud, aunque muy en compendio, la vida de tan noble y tan ilustre escritor y caballero: la quel ciertamente ocuparia mas oportuno lugar al principio de una coleccion de todas sus obras dignas de publicarse. = En las noticias para la vida del Marqués al fin del numero XXII. debe añadirse que otorgó su testamento en Guadalajara à 8. de Mayo de 1455. ante Pedro Lopez de Guadalajara, Escribano publico.


NOTA.


Los numeros que se han puesto en la Carta ò Proemio del Marqués, sirven para señalar el de las Notas en que se extiende la materia de que habló en su carta, ò las noticias de Poetas y poesias mencionadas en ella.