Cancionero, Oh tiempo, oh cielo instable, que así huyendo

Fragmento CCCLV
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Oh tiempo, oh cielo instable, que así huyendo
engañáis ciegos y pobres mortales;
oh días más que viento eventuales,
ya que os viví, cuán falsos sois entiendo;

pero os disculpo; y sólo a mí reprendo,
que os dio Naturaleza alas tales,
y ojos a mí con que admire mis males,
por que vergüenza y aflicción aprehendo.

Antes (y es ya pasada) hora sería
de volverlos a más segura parte
y terminar esta sin fin porfía;

mas de tu yugo, Amor, no el alma parte,
sino del mal (tú sabes bien qué pía);
y acaso no es virtud, sino buen arte.