Cancionero, Jamás hubo lugar donde así viese

Fragmento CCLXXX
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Jamás hubo lugar donde así viese
lo que querría ver, después de ido,
ni donde tanta libertad hubiese
para el cielo llenar con mi gemido;

ni vi valle jamás donde estuviese
tanto lugar secreto y recogido;
ni en Chipre creo que Amor de amor tuviese,
o en otra margen, más süave nido.

Habla la aura de amor, y aguas y ramas,
y peces y avecillas, flor y hierba
ruegan que siga ardiendo yo en las llamas.

Mas tú que desde el Cielo a ti me llamas
por la memoria de tu muerte acerba
ruega que olvide el mundo, si algo me amas.