Blanco marfil

Poesías de Francisco de Figueroa
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


XLII.Editar

Blanco marfil en évano entallado,
Suave voz indignamente oida,
Dulce mirar (por el que larga herida
Traigo en el corazon) mal ocupado;

Blanco pie por ageno pie guiado,
Oreja sorda á remediar mi vida,
Y atenta al son de la razon perdida,
Lado (no se por qué) junta á tal lado;

Raras, altas venturas, ¿nó me diera
La fortuna cortés gozar una hora
Del alto bien, que desde vos reparte?

¿O el sol, que quanto mira, orna y colora,
No me faltára aquí, por que no viera
Un sol mas claro en tan obscura parte?


Poesías de Francisco de Figueroa
Advertencia del editor -

Breve discurso sobre la vida del autor
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII
XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII
XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI
Sobre nevados - Crezca con el licor - Sol, si á do quier - Canción I - Canción II - Canción III
Elegía I - Elegía II - Elegía III - Elegía IV - Elegía V - Elegía VI - Thirsi pastor - En una selva
Glosas: Entre doradas flores - Alégrate Isabel - Quál idea ó colores
Epitafio - Triste de mí - Sulpicius de Lucano