A S. M. el Rey Don Alfonso XII en la muerte de S. M. La Reina Doña Mercedes

Poesías sueltas de José Zorrilla
A S. M. el Rey Don Alfonso XII en la muerte de S. M. La Reina Doña Mercedes


A S. M. el Rey Don Alfonso XII en la muerte de S. M. la Reina Doña MercedesEditar

I.Editar

Iris de paz y de virtud lumbrera,
la comprendió y la amó la hispana gente:
vos la amasteis ¡oh Rey! adolescente
y ella os amó desde la edad primera.

Mas fugitiva luz, flor pasajera,
brilló un instante, perfumó el ambiente,
doró el pasado y enlutó el presente;
y hoy la reza y la llora Europa entera.

De su faz guardan con amor los trazos
el palacio, el taller y la cabaña:
si os hizo ¡oh Rey! el corazón pedazos

de la muerte al herirla la guadaña,
pensad que une su amor, de amor con lazos,
con el pueblo español al Rey de España.

II.Editar

De la luna de miel el alborozo
durando aún y de la boda el ruido,
la muerte, de su ser con el destrozo
la hundió en la eternidad, no en el olvido.

Lloradla sin contén y sin rebozo,
llorad a la mujer que habéis perdido;
que no amenguan la prez de Rey tan mozo
las lágrimas del Rey tan buen marido.

Mientras su duelo el ánimo os destroce,
llorad con vuestro pueblo que la llora,
lloradla, Señor Rey Alfonso Doce;

perlas son vuestras lágrimas de ahora,
y el pueblo, que su precio reconoce,
para vos las recoge y atesora.