Yo vi a mi dulce Lumbre que esparcía

Yo vi a mi dulce Lumbre que esparcía de Fernando de Herrera


 Yo vi a mi dulce Lumbre que esparcía   
 sus crespas ondas de oro al manso viento,   
 y con suave y tierno movimiento   
 mi duro corazón enternecía;   
 

 mi rustiqueza y torpe rebeldía  
 perdió, vencida, el obstinado intento,   
 y en blando y regalado sentimiento   
 trocó mi alma la aspereza mía.   
 

 Nunca me vi más preso ni rendido,   
 y nunca vi en mi Luz mayor dureza, 
 ni más recio desdén mi largo olvido.   
 

 A término tan grave y estrecheza,   
 casas, mi triste suerte me ha traído,   
 que temo de mi Lumbre al belleza.