Werther a su sepultura

Werther a su sepultura de Gaspar María de Nava Álvarez


 La sombra de este tronco, yerbas, flores,   
 y cuanto el suelo da con lozanía   
 cubran aquí la sepultura mía,   
 y el recuerdo también de mis amores.   
 

 No se vean señales exteriores  
 que puedan descubrir mi tumba fría,   
 pues no merece mi cruel porfía   
 saberse por comunes amadores.   
 

 Vendrá algún día que estará temblando   
 la lágrima en los ojos de mi esposa  
 cuando la cumbre el Sol vaya dorando.   
 

 Tú me embalsamarás, gota preciosa,   
 si es que debe Carlota estar llorando   
 adonde el infeliz Werther reposa.