Volaste, alma inocente

Volaste, alma inocente
de Manuel María Barbosa de Bocage



Traducción del portugués de Marcelino Menéndez y Pelayo

 Volaste, alma inocente, alma querida,   
 Fuiste a ver otro sol de luz más pura;   
 Falsos bienes de vida que no dura   
 Truecas por bienes de la eterna vida;   

 Por Dios llamada, para Dios nacida,   
 Ya de vana ilusión vives segura;   
 Feliz te creo, pero mi ternura   
 Con puñal de tristeza queda herida.   

 ¡Desdichado el mortal, insano, insano,   
 En llorar por los hados de quien mora   
 En palacio de eterno soberano!   

 Perdona, Anarda, al triste que te adora;   
 Tal es la condición del pecho humano;   
 Si la razón se ríe, Amor te llora. 


Madrid, 10 de noviembre de 1874.