Viendo su bien tan lejos mi deseo

Viendo su bien tan lejos mi deseo
de Hernando de Acuña



 Viendo su bien tan lejos mi deseo,   
 alejóseme tanto por seguirle,   
 que tuve por difícil reducirle   
 al derecho camino sin rodeo.   
 

 Y ahora tan mal me tiene, que me veo  
 sin fuerza con que pueda resistirle,   
 tan forzado me tiene a consentirle,   
 que soy el que de mí menos poseo.   
 

 Ninguna novedad hay que me aparte   
 de tal congoja, ni que yo la crea,  
 sino para mayor inconveniente;   
 

 pues siendo yo de mí la menor parte,   
 por fuerza hace Amor que el todo sea,   
 sólo para sentir lo que él consiente.