Ves, Lauso, desalado un vulgo impío

Ves, Lauso, desalado un vulgo impío
de Juan Pablo Forner



 ¡Ves, Lauso, desalado un vulgo impío   
 correr furioso a la batalla horrenda,   
 desnudo, hambriento, y sin que el alma venda   
 a esperazas del propio poderío?   
 

 ¿Ves tolerar del fatigado estío  
 la ardiente lumbre al recoger la ofrenda   
 de las espigas con audaz contienda   
 tostada plebe en mísero atavío?   
 

 ¿Ves arados los mares al arrojo   
 de duras almas, que salvar presumen  
 vida y tesoro en frágiles maderos?   
 

 Pues si no lo has, mi Lauso, por enojo,   
 tanto afán, tantas vidas se consumen   
 para que engorden fatuos altaneros.