Verbum Supernum Prodiens

Verbum Supernum Prodiens
Himno eucarístico

de Tomás de Aquino


El Verbo que viene desde lo alto
y que no abandona la derecha del Padre,
que sale a (realizar) su obra,
ha venido al atardecer de la vida.

Quien por su discípulo a la muerte
sería entregado por sus enemigos.
Antes como comida de vida,
se entregó a los discípulos.

A ellos, bajo doble especie
dio (su) carne y sangre
para que en esta doble sustancia
se alimentara todo el hombre.

Al nacer se entregó como compañero,
al comer (se entregó) como alimento;
al morir (se entregó) cual precio;
al reinar se da como premio.

Oh, salvadora hostia
que abres la puerta del cielo,
Guerras implacables (nos) oprimen:
da(nos) fuerza, danos auxilio.

Al Señor Uno y Trino
sea gloria eterna.
Que una vida sin término
nos regale en la patria. Amén.