Abrir el menú principal

Wikisource β

Vanitas vanitatum

Vanitas vanitatum
de Clemente Althaus



En un tiempo envidié la suerte ajena,
juzgándome yo solo desdichado;
mas sé que a todos a gemir condena
la inexorable voluntad del hado:
arrastra cada cual de la cadena
que envuelve y aprisiona lo creado
un eslabón, y por diversos modos,
todos padecen y suspiran todos.
¿Quién conoció jamás un venturoso?
Es máscara la dicha solamente;
el rostro más sereno y más radioso,
tristeza esconde, regocijo miente;
como tal vez entre el rosal frondoso
se anida venenosa la serpiente,
o al lindo fruto de color lozano
le roe el corazón negro gusano.
¡Cuántos felices reputé primero,
por gloria, por riquezas y boato,
cuyo tedio profundo y dolor fiero
me descubrió después estrecho trato!
Oye, oh mortal, mi verso verdadero,
ni ajena suerte envidies insensato,
que por diverso modo desgraciado
fueras quizá, más en el mismo grado.
Es el Dolor un rey, cuyo tirano
maldecido poder menos no abarca
que cuanto rige con sangrienta mano
la universal inevitable Parca:
a entrambos cuanto el mísero aldeano
tributo paga el vencedor monarca,
y hasta hoy las duras inflexibles leyes
nadie burló de tan tremendos reyes.
Si no mintiera el rostro, o fuera el hombre
de trasparente cuerpo cristalino,
se viera que es la dicha un vano nombre,
y buscarla en la tierra es desatino:
ya no habrá desventura que me asombre;
a la coyunda del común destino
mi frente doblo, y de anhelar sin seso
terrenas dichas para siempre ceso.
Los bienes a que da tan halagüeña
bella faz la distancia engañadora,
¡Cuán distintos de cerca los enseña
la verdad que su lustre descolora!
Siempre la hastiada Posesión desdeña
lo que el Deseo y la Esperanza adora;
y cuanto más ansió mi desvarío,
lo envidio, ajeno, lo desprecio, mío.
Oh Salomón, Jehová con larga mano
te dio infusa sin par sabiduría,
riqueza, amor, poder, cuanto el humano
deseo en fin imaginar podría;
mas de que tanto don a dar es vano
la ventura, la paz y la alegría,
con esa triste voz me persüades:
Es todo vanidad de vanidades.
Y si feliz tú, Salomón, no fuiste,
y si, cercado de grandeza suma,
eternamente suspirabas triste,
¿quién hay que serlo tras de ti presuma?
Ser vanidad cuanto en la tierra existe
fue la verdad que tu doliente pluma
legó a los siglos, cual final sentencia
de tantas glorias, de tan vasta ciencia.
Tú viste que el saber sólo era viento,
carga el poder, la majestad vestido,
El amor la quimera de un momento,
las riquezas temor, la fama ruido,
llanto la risa y el placer tormento;
y que cuanto, con ansia apetecido,
de lejos nos deslumbra y nos agrada,
era de cerca dolorosa nada.

Si oro me dan, y gloria, y poderío,
si dueño me hacen de la tierra vasta,
se quedará mi corazón vacío,
que cuanto alcanza, sin llenarse, gasta;
a lo infinito del anhelo mío
Dios infinito es quien tan solo basta:
y hasta que logre su divino objeto,
suspirará mi corazón inquieto.
Gota sin él en ancho mar vertida
fueran bienes celestes y terrenos:
y a Dios es fuerza que sedienta pida
el alma que le copia, y que con menos
que con Aquel que la hizo a su medida
henchir no puede sus inmensos senos;
y a esa capacidad tan vasta y honda
es bien que un Dios entero corresponda.
¿Cuándo será, mi Dios, que, al contemplarte,
en tus inmensos piélagos, sin tasa
la sed eterna de mis ansias harte
y el amor infinito que me abrasa?
¿Cuándo será que tu rigor no aparte
del santo umbral de tu divina casa
al que, nacido para estar en ella,
el ancho mundo desdeñoso huella?


Esta poesía forma parte del libro Obras poéticas (1872)