Todo es dar en una cosa (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de Todo es dar en una cosa.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 01 de 84
Todo es dar en una cosa


Todo es dar en una cosa

Tirso de Molina


• GONZALO Pizarro
• Don ÁLVARO Durán
• Doña MARGARITA
• Doña BEATRIZ
• Francisco PIZARRO, muchacho
• Don Francisco PIZARRO, galán
• CARRIZO, pastor


• CRESPO, pastor
• BERTOL, pastor
• CEREZO, pastor
• PULIDA, pastora
• Mendo GARCÍA, viejo
• Don RODRIGO, viejo


• Don FRANCISCO Cabezas
• Don MARTÍN
• Hernando CORTÉS
• Un MAESTRO
• Un PAJE
• PIZARRO, muchacho


• Un PAGADOR
• Un CAPITÁN
• ROBLEDO, soldado
• Tres PASTORES
• QUIRÓS, soldado
• ISABEL, reina


>>>

Jornada I
Pág. 02 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



Sale doña MARGARITA, leyendo un papel


MARGARITA:

               "Dos intérpretes, señora,
               de diversa calidad,
               sirven a la voluntad
               en favor del que os adora.
               Amor, que en los ojos mora,
               tal vez con ellos anima;
               a quien secretos estima
               la lengua los manifiesta;
               con tierna claridad ésta,
               los otros con dulce enigma.
                  Hállome favorecido,
               en los vuestros cada instante,
               que su luz gozo delante,
               y juzgo que soy querido;
               pero aunque en ese sentido
               Amor su esfera eligió
               pues por los ojos entró,
               siempre en ellos advertí
               puertas que le admitan, sí,
               lenguas que le expliquen, no.
                  No usurpen ajeno oficio,
               que se quejará la lengua
               de que sufráis que en su mengua
               tiranicen su ejercicio.
               Mirad que en mi perjüicio,
               desdichas entre venturas
               buscan claridad a obscuras,
               y que siempre que ojos leo
               favores que deletreo
               estriban en conjeturas.
                  Palabras han de explicar
               el alma de un bien querer,
               que querrá la lengua ver,
               si quiere la vista hablar.
               Esta noche den lugar
               a estilos más verdaderos;
               merezca yo, si no veros,
               oíros y ahorrar de enojos,
               porque andar descifrando ojos
               es hablar entre extranjeros."
 
                  Dice don Alvaro bien;
               que por los ojos Amor
               habla, mas es por mayor.
               Con gusto los míos le ven,
                  pero nunca se ha atrevido
               a dar al recato enojos
               la lengua, que de los ojos
               el lenguaje es permitido,
                  aunque difícil y oculto,
               y el alma acostumbra hablar
               por la lengua a lo vulgar,
               mas por la vista a lo oculto.


Pág. 03 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



Sale doña BEATRIZ leyendo este papel
 

BEATRIZ:

              "Si en ausencia padecemos,
               gloria en presencia tengamos,
               que el tiempo que malogramos
               hará el tiempo que lloremos."

MARGARITA:

               (¿Qué es esto? ¿Hasta en el leer ’’’(Aparte)’’’
               papeles doña Beatriz
               quiere imitarme?)

Guarda doña MARGARITA su papel en la manga


BEATRIZ:

               (¡Feliz ’’’(Aparte)’’’
               ingenio! ¡Qué encarecer
                  tan sazonado y discreto!
               No sé apartar de los ojos
               sus letras, tiernos enojos,
               quejas de amor con respeto,
                  aunque sentido, templado.

MARGARITA:

               ¿Hermana?

BEATRIZ:

               ¡Mi Margarita!

MARGARITA:

               Tristeza que se limita
               con versos, no es decuidado.
                  ¿Cuyos son los que encareces
               y ponderativa alabas?
               No ha un hora que triste estabas;
               enfermas y convaleces
                  brevemente. No es crüel
               mal que tan presto se pasa,
               ni hará mucha costa en casa
               su cura, siendo un papel.

BEATRIZ:

               ¿Es eso reñirme?

MARGARITA:

               Es esto
               prevenir riesgos.

BEATRIZ:

               ¿De qué?

MARGARITA:

               Amor, que cerradas ve
               puertas, donde el gusto ha puesto,
                  dicen que, en lugar de llave,
               suele abrirlas con papeles,
               porque a pesar de canceles
               ¿por dónde un papel no cabe,
                  y más versificador,
               que es dos veces sospechoso?

BEATRIZ:

               Y en ti título forzoso
               jugar de hermana mayor.
                  No perderás tu derecho
               por un reino.

MARGARITA:

               Está sin madre
               esta casa, y nuestro padre
               de mí confïanza ha hecho.
                  Lloverá sobre mí el daño
               que en ti disculpado deja
               tu edad.


Pág. 04 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



BEATRIZ:

               Sí, que eres muy vieja;
               aún no me llevas un año.
                  Olvida temas prolijas,
               así Dios te guarde, ó di
               que ensayar quieres en mí
               cómo has de crïar tus hijas,
                  cuando casadas las tengas.
               Estos versos que leía
               no los hizo a instancia mía
               --por maliciosa que vengas--
                  su autor, ni a contemplación
               de cosa que le desvele
               en mí. Muchas veces suele
               ya el ocio, ya la ocasión
                  reparar en lo primero.
               que encuentra. No sé qué alhaja
               en una excusabaraja
               buscaba, y el lisonjero
                  papel--por tal desechado--
               hallé, donde envueltas vi
               de seda verde y turquí,
               tres madejas.

MARGARITA:

               En lo ajado
                  se echa de ver lo que dices,
               y más en lo que encareces
               su estilo, que esas dobleces
               --cuando no le solemnices--
                  muestran que deben de ser
               de la seda que envolvías,
               cuando, sin verme, decías
               suspensa, "¿Qué encarecer
                  tan sazonado y discreto!"

BEATRIZ:

               ¿Pues de eso tu desvarío
               podrá colegir que es mío?
               ¿0 es justo que por respeto
                  de que para mí no viene?
               ¿No alabe yo la sazón
               de su estilo y discreción?
               Anda, hermana, que te tiene
                  la envidia loca.

MARGARITA:

               Sí hará.
               "No sé apartar de los ojos
               sus letras, tiernos enojos.:
               Beatriz, acabemos ya.
                  Si intentas satisfacerme,
               con dejármele leer
               podré en sus cláusulas ver
               si amor en ti vela ó duerme.
                  No viniendo para ti,
               ¿qué te importa?


Pág. 05 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



BEATRIZ:

               El estimarme
               tú en poco. Quiero vengarme
               de tus malicias así.

Quiere rasgarle, y cójesele MARGARITA


MARGARITA:

               Eso no, no has de rasgarle
               antes que yo llegue a verle.

BEATRIZ:

               Perderé por no perderle...

MARGARITA:

               ¿Qué? Si vuelves a cobrarle.
                  Suelta, necia.

Métesele MARGARITA en la manga

BEATRIZ:

               No porfíes,
               ni a villana correspondas,
               que aunque en el alma te escondas,
               te le he de sacar. ¿Te ríes?

MARGARITA:

               Pues ¿qué he de hacer? ¿Enojarme?
               Tengo yo más sufrimiento.

BEATRIZ:

               Yo no. Con tu atrevimiento
               luego habías de dejarme
                  sin él y llevártele, ¿eh?
               ¡Qué donoso frenesí!

MARGARITA:

               Tenme respeto.

Tíra BEATRIZ del lenzuelo que cuelga de la
manga de MARGARITA, y cáesele el papel que ésta
venía leyendo, y cójele BEATRIZ

BEATRIZ:

               ¿Yo a ti?
               sé cuerda y te le tendré.
                  Cayóse y cobréle.

MARGARITA:

               (¡Ay, cielo! ’’’(Aparte)’’’
               que es el mío). Hermana, mira
               que ése que llevas...

BEATRIZ:

               Me admira
               que le deba yo a un lenzuelo
                  lo que tú tiranizabas.

MARGARITA:

               Oye, rómpele primero
               que te vayas.

BEATRIZ:

               Ya no quiero.

MARGARITA:

               ¿Pues antes no le rasgabas?

BEATRIZ:

               ¡Válgame Dios! ¿Qué te importa,
               Margarita, este papel,
               que tal inquietud por él
               tienes contigo? Reporta
                  la sospecha que te incita,
               que el dueño que le escribió
               jamás de ti se acordó.


Pág. 06 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



MARGARITA:

                ¿No, Beatriz?

BEATRIZ:

                No, Margarita.

MARGARITA:

                ¡Ay, qué engañada que estás!

BEATRIZ:

                ¿Luego de mí tienes celos?

MARGARITA:

                No son ésos mis desvelos.

BEATRIZ:

                ¿Pues?

MARGARITA:

                Ábrele y lo verás.

Lee para sí

BEATRIZ:

               ¡Ay, no es mío este papel!

MARGARITA:

               ¿Ves si se acordó su autor
               de mí?

BEATRIZ:

               ¡Bueno es tu rigor!
               Respetaréte por él;
                  repréndeme como sueles;
               vuelve a decirme muy grave
               que el Amor en vez de llave
               abre puertas con papeles.
                  Hipócrita de a dos haces,
               uno obras, y otro publicas.
               A lo fariseo predicas,
               que dices lo que no haces.

MARGARITA:

               Basta, Beatriz, que sospecho
               que has perdido...

BEATRIZ:

               "Está sin madre
               esta casas y nuestro padre
               de mí confïanza ha hecho."
                  ¡Bien lo que tiene en ti sabe!

MARGARITA:

               ¿Cuándo tú así hablarme sueles?

BEATRIZ:

               "Porque a pesar de canceles,
               ¿por dónde un papel no cabe?"
                  ¡Y qué cierto! ya lo ves;
               probaste lo que has propuesto.

MARGARITA:

               ¿Estás loca?

BEATRIZ:

               "No, que es esto
               prevenir daños."

MARGARITA:

               Ea, pues,
                  baste, hermana, el cordelejo,
               que yo me doy por vencida.
               Un modo de estado y vida,
               seguimos, pendencias dejo;
                  acábense en amistad,
               que si Amor es nuestro Dios,
               no es bien riñamos las dos
               siendo de una facultad.

BEATRIZ:

               ¡Qué de ello ha si tú quisieras
               que esto estuviera ya en paz!


Pág. 07 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



MARGARITA:

               No te juzgué tan capaz
               que amaras con tantas veras;
                  pero quien tan bien defiende
               prendas que el amor le da,
               el grado merecerá
               que en su escuela se pretende.
                  Tu tercera quiero ser,
               si tú admites serlo mía.

BEATRIZ:

               Decirte de no quería,
               mas perdonar es vencer.
                  Comunicarte deseo
               secretos que ya te fío,
               Repasa este papel mío
               mientras que yo el tuyo leo;
                  contarémonos después
               las dos nuestras aventuras.

MARGARITA:

               Así estarán más seguras.
               Va de versos.

BEATRIZ:

               Vaya, pues.

Lee doña BEATRIZ para sí un papel,
doña MARGARITA, en voz alta el otro

MARGARITA:

               "Vulgar experiencia alcanza
               quien tiene por opinion
               que es muerte la posesión
               de su madre la esperanza.
               Yo, mi bien, que la mudanza
               tengo por fallido empleo,
               cuando en posesión me veo
               vuelvo de nuevo a esperar
               lo que tengo de gozar,
               y poseyendo deseo.
                  La voluntad, que liviana,
               no es igual a la que os doy,
               no ve que lo que goza hoy
               lo ha de apetecer mañana.
               Poseí la soberana
               belleza que solicito;
               porque olvidarla es delito,
               y porque Amor, siendo dios,
               no tiene limite en vos,
               sino asomos de infinito.
                  Siendo esto así, el dilatar
               será, Beatriz, padecer;
               vuélvaos mi fe a poseer,
               porque os vuelva a desear.
               Ventura, tiempo y lugar
               donde vos sabéis tenemos.
               Si en ausencia padecemos,
               gloria en presencia tengamos,
               que el tiempo que malogramos
               hará,el tiempo que lloremos."

Acaban de leer una y otra

               ¡Posesión, Beatriz! ¿Qué es esto?


Pág. 08 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



BEATRIZ:

               Llámanse conformidades
               de gustos y voluntades
               que Amor y el cielo han dispuesto;
                  posesión, por el derecho
               que tiene el galán o dama
               en la voluntad que ama.

MARGARITA:

               No, hermana. ¡Ay, cielo! ¿Qué has hecho?

BEATRIZ:

               Entregarle las potencias
               del alma, que el cuerpo no.

MARGARITA:

               Quien tiempo y lugar halló
               para tales evidencias,
                  mal se vendrá a contentar
               con el alma al encenderse;
               que ésta para poseerse
               no necesita lugar,
                  que no le ocupa, Beatriz,
               el espíritu.

BEATRIZ:

               ¿Aún porfías?
               Yo no sé filosofías;
               esto es verdad.}}

MARGARITA:

               Más feliz
                  es tu amante que fué el mío,
               que él en mis ojos ver pudo
               mi amor sólo, honesto y mudo,
               y aun de ellos no le confío.
                  Plegue a Dios...

Sale un CRIADO

CRIADO:

               Mi señor llama.

BEATRIZ:

               ¿A quién?

CRIADO:

               A vuesa merced.

Vase el CRIADO

BEATRIZ:

               Desear, es tener sed.
               Diréte después quién me ama
                  y honestamente desea
               lazos de un amor constante,
               y tú me dirás tu amante.

MARGARITA:

               ¡Quiera el ciclo que no sea
                  perdición de nuestra casa!

BEATRIZ:

               Anda, incrédula, que amor
               cuando es padrino el valor,
               las almas, no la honra abrasa.

Vase doña BEATRIZ


Pág. 09 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



MARGARITA:

               Culpaba desenvolturas
               de solos mis ojos yo,
               cuando mi hermana logró
               palabras y coyunturas.
                  ¡Válgame Dios! ¿quién será
               este amante poseedor,
               o quien terciando en su amor
               a la ocasión se la da
                  para que se vean los dos?
               Mas ¿qué pregunto si sé
               que amor espíritu fué
               invisible, porque es dios,
                  y que cuando a un alma abrasa
               y introduce sus enojos,
               entrándose por los ojos
               mejor podrá entrarse en casa?
                  Basta, que es ya poseer
               en Beatriz, lo que hasta aquí
               fué sólo mirar en mí.
               Quiero volverle a leer.

Sale don ÁLVARO, y llégase sin ser
visto por las espaldas de MARGARITA,
que está leyendo el papel

ÁLVARO:

               (Leyendo está mi papel. (Aparte)
               Veré--pues no me ha sentido--
               si le alaba.)

MARGARITA:

               ¡Qué entendido!
               Mil sales vienen en él.

ÁLVARO:

               (¡Ay, cielos! Letra es ajena. (Aparte)
               Sospechas, ¿a los umbrales
               salís? ¡Papel con mil sales,
               y no mío?)

MARGARITA:

               Dame pena
                  esto de la posesión.

Lee el papel para sí don ÁLVARO,
detrás de doña MARGARITA


ÁLVARO:

               (Mis desdichas en él leo, (Aparte)
               y entre desengaños veo
               lo que las mujeres son.
                  Que la posesión la da
               pena, dice mi homicida,
               luego ya está poseída,
               luego aborrecióme ya.
                  ¿Qué dudo, si por escrito
               lo ve mi pasión tirana?)


Pág. 10 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



Lee

MARGARITA:

               "Poseí la soberana
               belleza que solicito."

Lee aparte

ÁLVARO:

               ("Venturá, tiempo y lugar (Aparte)
               donde vos sabéis tenemos.")

MARGARITA:

               Honra inútil, ya podremos
               vuestra pérdida llorar.

ÁLVARO:

               (Tarde el Santelmo ha llegado (Aparte)
               de vuestro conocimiento.
               No tienen merecimiento
               las lágrimas en pecado;
                  quien no supo prevenirse
               con imprudencia las vierte,
               porque después de la muerte
               no vale el arrepentirse.
                  Muerto el honor, pena es vana.
               Gente sale. Pues no he sido
               de quien me ofende sentido,
               retirarme quiero.

Éntrase, y quédase escondido.
Sale doña BEATRIZ

BEATRIZ:

               Hermana,
                  Gonzalo Pizarro está
               con mi padre. Si te agrada
               verle--pero interesada
               eres no poco, sí hará--
                  ven, porque en él consideres,
               cuando desdenes asombres
               el Aquiles de los hombres,
               el Paris de las mujeres.

MARGARITA:

               ¡Válgame Dios! No te cabe
               en la boca. ¿Qué intereso,
               cuando venga a ser todo eso,
               en verle yo?

BEATRIZ:

               Dios lo sabe.
                  No te pesa que hable en él,
               que ya yo vi, ansí te goces,
               que le alabas y conoces.

MARGARITA:

               ¿Yo?

BEATRIZ:

               Dígalo este papel.

MARGARITA:

               ¿Pues es suyo?


Pág. 11 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



BEATRIZ:

              ¡Acaba ya
               fingimientos tú conmigo!
               Si tienes ese testigo
               donde eslabonando está
                  finezas que alegre leas,
               ¿por qué fingida me engañas,
               ni por qué su nombre extrañas
               cuando en él te saboreas?

MARGARITA:

               ¿Yo en él?

BEATRIZ:

               En su estilo tierno.
               ¡Qué bueno anda nuestro honor!

MARGARITA:

               Conforme le muestra amor
               ya le sueña padre yerno.

Vanse las dos.
Sale don ÁLVARO
 

ÁLVARO:

               Fenecieron ya sospechas
               a manos de certidumbres;
               lo que dudaban vislumbres
               ven verdades satisfechas.
                  Mintieron en Margarita
               ojos, donde se asomaron
               lisonjas que me engañaron,
               porque amor mal se acredita
                  en sus niñas, que livianas,
               cuando esperanzas concierta,
               franqueando a otro la puerta
               desmienten por las ventanas.
                  Gonzalo Pizárro es yerno
               de casa. Así le llamó
               doña Beatriz; poseyó
               galán, entendido y tierno;
                  fué estudiante, graduóse
               en escuelas de discreto.
               Ya es soldado, y al respeto
               de Marte, Venus rindióse.
                  Su industria y mi negligencia
               le amparan la posesión,
               cuando sólo tengo acción
               en los ojos. Competencia
                  contra quien en ella está
               no me promete sosiego;
               pero, en fin, Amor es ciego,
               y a ciegas sentenciará.
                  ¡Vive Dios, que he de vengarme
               en él de quien me agravió!
               En sus ojos tuve yo.
               derechos para ampararme.
                  Si es valiente, mis desvelos
               desmentirán su partido,
               que nunca sale vencido
               amor que riñe con celos.

Vase don ÁLVARO.


Pág. 12 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina


Salen don Francisco CABEZAS, viejo,
y don GONZALO, soldado, muy galán

FRANCISCO:

               En fin, Gonzalo, malograstes cursos
               que en Salamanca os prometían el grado,
               con que honran estudiosos sus concursos.

GONZALO:

               Plumas gastan el sabio y el soldado;
               uno en papel, el otro en el sombrero.
               No me llamó mi estrella a ser letrado.
                  Condena a muerte un juez, en paz severo,
               y si con una pluma afrenta y mata,
               ¿cuánto es mejor fiársela al sombrero?
                  La juventud que entre las hojas trata
               de los libros que estudia, las que afila
               Toledo, siempre a las hazañas grata;
                  mientras el tiempo la vejez jubila,
               se emplea en travesuras y lecciones,
               porque en ambas sus gustos recopila.
                  Ocasionaron las oposiciones
               de dos cátedras vacas competencias,
               que hay poco de cuestiones a cuestiones.
                  Vizcaya--siempre amiga de pendencias--
               saliendo a rotular Extremadura,
               una noche propuso resistencias;
                  mas yendo con nosotros la véntura,
               si no el valor, que no soy arrogante,
               dando la muerte a tres nos asegura.
                  Murió entre éstos un célebre estudiante,
               hijo del secretario que más priva
               con nuestro Enrique cuarto, y fué bastante
                  su sentimiento a que el Consejo escriba
               despachos criminales, que comete
               a un juez pesquisidor, un peste viva.
                  Éste a fuego y a sangre a saco mete
               culpados e inocentes, porque avaro
               tenía la ocasión de oro del copete.
                  No valieron con él ruegos, no amparo.
               Destierra, echa a galeras y ajusticia
               a diestro y a siniestro sin reparo.
                  Huyeron el rigor de su avaricia
               muchos, y yo con ellos, al sagrado
               que halló la juventud en la milicia.
                  Halléme en rebeldía condenado
               a cortar la cabeza; mas ¿qué importa,
               si gozo privilegíos de soldado?
                  En fin, mientras cabezas el juez corta,
               los hábitos repudio, galas visto,
               y el parche sigo, que al valor exhorta.
                  Llego a Valladolid, y en él me alisto
               en favor de mi rey, que despojado
               de su silla, a rebeldes es mal quisto.
                  En Ávila se había coronado
               el infante, su hermano--simple mozo--
               instando sola la razón de estado.
                  La ambición e interés--mortal destrozo
               del gobierno--y la paz se disfrazaban
               en traje de lealtad. ¡Civil rebozo!
                  Dejo en silencio los que conspiraban
               contra su rey y lo que pasó en esto,
               que los nobles no injurian, sino alaban.
                  Leal seguí el partido más honesto,
               a imitación de los Mendozas todos,
               y la mayor nobleza, que hasta en esto,
                  abominando los injustos modos
               con que se vió sin reino nuestro Enrique,
               mostraron ser reliquias de los godos.
                  No queda Osorio ilustre, no Manrique,
               Arellano, Velasco y Acevedo
               que a la lealtad, la vida no dedique;
                  los Álvarez famosos de Toledo,
               los Cuevas de Alburquerque, y cuantos leales
               la batalla vencieron junto a Olmedo.
                  Halléme en ella, honrándome señales
               de alférez que adquirí, si no hazañoso
               afortunado siempre en riesgos tales.
                  Murió el intruso rey de un presuroso
               accidente mortal--Alfonso digo,
               engañado mancebo, no ambicioso--.
                  Sus cómplices temieron el castigo,
               y con Enrique, en fin, reconciliados,
               padre le aclaman, si antes enemigo.
                  Volvieron a triunfar siglos dorados,
               colgó arneses la paz, y en pretensiones
               libraron sus servicios los soldados.
                  Yo, senor don Francisco, que en lecciones
               seis años, y uno y medio en la campaña,
               ya seguí las escuelas, ya pendones,
                  mientras respira sosegando España,
               vuelvo a Trujillo, noble patria mía,
               por ver si la amistad el ocio engaña.
                  Parecióme que en ella no cumplía
               con lo que os debo no viniendo a veros,
               si bien tardanzas disculpar podría
                  con estorbos precisos.


Pág. 13 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Reprenderos
               debiera con razón, pero ha ya un año
               que esta ciudad, dichosa en poseeros,
                  otra vez os gozó. ¿Conmigo extraño?
               Mas ¿cuándo no causaron las vejeces
               la verde juventud hermoso engaño?
                  Vedme, señor Gonzalo, muchas veces,
               y acordaos más de mí, si sois servido,
               que aún tengo vivas yo vuestras niñeces.
                  El verdadero amor que os he tenido
               es de padre, esto es cierto.

GONZALO:

               El cielo os guarde,
               que yo lo estoy de lo que os he debido,
                  y haré de estos empeños fiel alarde
               siempre que de vos fuere ejecutado.
               Dadme licencia.

FRANCISCO:

               Ya parece tarde.
               Vaya con vos una hacha.

GONZALO:

               No la he usado,
               y es temprano, auque noche.

FRANCISCO:

               Con todo eso.

Llama

               ¡Hola!

GONZALO:

               No ha de ir conmigo.

FRANCISCO:

               ¿Ni un crïado?

GONZALO:

               No hay que hablar. Vuestras manos, señor, beso.

FRANCISCO:

               Hágaos, Gonzalo, Dios un gran soldado.

Vase don Francisco CABEZAS

GONZALO:

               A mi Beatriz vi al entrar
               y suspendiómede suerte,
               hermosa, que si lo advierte
               su padre, pudiera hallar
                  en los ojos de los dos
               mi amor y su agravio escrito;
               pero Amor no hace delito,
               que a hacerle no fuera dios.

Sale don ÁLVARO rebozado

                  En la mitad de la calle
               parece que un hombre está
               embozado. ¿Qué querrá
               a tal hora y en tal calle?
                  ¡Ah, caballero! ¿Podremos
               pasar?



Pág. 14 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina




Don ÁLVARO, con la espada desnuda al pecho


ÁLVARO:

               Podréis por aquí.

GONZALO:

               Jamás sin causa reñí.
               Templaos y no alborotemos
                  vecinos. ¿Sabéis quién soy?}}

ÁLVARO:

               Sé que fuisteis licenciado,
               y en licencioso habéis dado,
               después que informado estoy
                  que os atrevéis ál respeto
               del que gobierna esta casa;
               sé el incendio que la abrasa
               por vos, y sé, que indiscreto,
                  alegando posesiones
               --que las guardara mejor
               el silencio--usurpador
               sois de antiguas pretensiones
                  con más derecho adquiridas,
               y más cordura calladas,
               de quien amáis estimadas
               y hasta aquí correspondidas,
                  puesto que, como estudiante,
               de engaños os amparéis
               y mentiras blasonéis
               como soldado arrogante.
                  Porque el papel que escribisteis
               --y su dueño me entregó,
               quejosa de vos--sé yo,
               que es falso y que le fingisteis
                  para dar celos con él
               a hermosuras que engañáis.
               Si con la espada firmáis
               lo que mintió el tal papel
                  y reñís ocasionado,
               ya lo estáis, satisfaceos
               con obras, no con deseos.


Pág. 15 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



GONZALO:

               Relación falsa os ha dado.
                  La que mi papel os dió
               y en quien debéis de tener
               --si os llega a satisfacer--
               más jurisdicción que yo.
                  La antigüedad os concedo
               que alegáis en su servicio;
               porque yo soy tan novicio
               en su pretensión, que puedo
                  afirmaros que no ha un año,
               puesto que le falte poco;
               creíla, que Amor es loco,
               y la mujer nuestro engaño.
                  Si ella mi papel desmiente
               y a vos crédulo os halló,
               ¿qué perderé en eso yo?
               Sólo hay un inconveniente
                  que mal os tiene de estar,
               y es, que os haya dado aviso
               de secretos, con que quiso
               la industria disimular
                  lo que la fama atropella;
               y si fué fácil conmigo,
               no he de permitir testigo
               que viva para ofendella.
                  Soislo ya vos, y en rigor,
               puesto que mudable fué,
               así sepultar podré
               menoscabos de su honor.

Riñen y don ÁLVARO cae dentro

ÁLVARO:

               ¡Muerto soy! ¡Jesús mil veces!

GONZALO:

               Así, mudable, sepulto
               liviandades de tu insulto,
               puesto que no lo mereces.
                  Consuela, aunque no avisada,
               olvidos de aborrecida,
               desprecios de poseída,
               mas con créditos de honrada.

Vase.


Pág. 16 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina


Salen CARRIZO, CRESPO, BERTOL y PULIDA, pastores

PULIDA:

               El ha de ser escribén
               o sobre eso...

CARRIZO:

               ¡Dalle, dalle!
               Polida, vos lleváis talle
               de alguna tunda. No tien
                  de ser, si macho parís,
               escribén. Mira, Polida,
               que el crergo tien buena vida.

PULIDA:

               ¿Por qué?

CARRIZO:

               Porque está en un tris
                  de ser cura de Garcias,
               y aun de obispar en Meajadas.

PULIDA:

               Tomad para vos, si a osadas,
               no lo verán vuesos días.

Dale cuatro higas
                
                  Escribén será, ó sobre eso
               morena.

CARRIZO:

               Mirad, Polida...

PULIDA:

               O no parirlo en mi vida,
               o escribén.

CARRIZO:

               Tened más seso,
                  o yo os juro a non de Dios
               que os cueste la paridura...
               el mochacho ha de ser cura.

PULIDA:

               Malos años para vos.
                  El diabro me lleve, amén,
               por más que deis en reortir,
               que ogaño no he de parir
               en no héndole escriben.

CARRIZO:

               Mas que nunca lo paráis,
               porque no ha de ser; sí, cura,
               que con una hisopadura
               coma y cene. no me hagáis...

BERTOL:

               ¿Sobre qué estáis altercando?
               ¿Sabéis vos lo que ella tien
               en el vientre?

PULIDA:

               A un escribén.

BERTOL:

               ¿Pues de do lo váis sacando?

PULIDA:

               ¿De do? Siéntole dar vueltas
               de día y de noche.

BERTOL:

               ¿Pues bien?...


Pág. 17 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



PULIDA:

               Luego ha de ser escribén
               quien mis tripas trae revueltas.
                  Desque preñada me siento
               se me antoja levantar
               testimuños y arañar
               cuanto topo. En todo miento,
                  y en cualquiera falsedad
               si se conciertan conmigo,
               a cuantos lo dudan digo.
               Yo doy fe de que es verdad.
                  Un proceso sé esconder
               un mes por menos de un cuarto.
               Si es tramposo antes del parto,
               ¿después de él qué vendrá a ser?

CARRIZO:

               No nos andemos cansando.
               Crergo tien de ser, Polida,
               que, en fin, ganan la comida
               lo más del tiempo cantando.
                  Catá, que os dará un puñete
               que os haga...

PULIDA:

               ¿Qué me heis de hacer?

CARRIZO:

               Apenas le veo nacer
               cuando le encajo el bonete.

PULIDA:

               Pues no le pariré yo.

CRESPO:

               ¿Hay riña más extremada?

BERTOL:

               ¿Y si estáis de hija preñada?

CARRIZO:

               ¡Malos años! Eso no.
                  La primera condición
               con que nos casamos hué
               que cada que en cinta esté
               ha de parirme un garzón.

PULIDO:

               Por eso no quedará,
               que ayer el cura me dijo,
               ¡Ay, Polida! Os bulle un hijo.

CARRIZO:

               ¿Veislo? pues cura será.

PULIDA:

               Luego el escribén también
               con la mano me tentó,
               y al punto el rapaz saltó.
               Luego ha de ser escribén.

CARRIZO:

               No en mis días.

PULIDA:

               Sí en los míos.

CARRIZO:

               ¡Dalle, tijeretas, dalle,
               Polida!

PULIDA:

               ¡Carrizo

CARRIZO:

               Talle
               lleváis...

CRESPO:

               Dejad desvaríos.
                  ¿No es locura [pelear]
               por lo que está por nacer?


Pág. 18 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



PULIDA:

               Escriben tiene de ser,
               o lo tengo de abortar.

Va para ella

CARRIZO:

               No tien de ser sino cura.

BERTOL:

               Teneos.

CARRIZO:

               No puedo sofrirlo.

PULIDA:

               0 escribén, o malparirlo.

CARRIZO:

               Yo os sacaré la criatura
                  por el cogote.

PULIDA:

               Llega.

CARRIZO:

               ¿Que llegue? Verá si llego.

Dala

PULIDA:

               ¡Ay, del rey!

CARRIZO:

               ¡Mas que os despego
               la escribanura!

CRESPO:

               ¡Arre allá!
                  Teneos, Carrizo, Polida.

CARRIZO:

               Crergo ha de ser si sopiese.

PULIDA:

               Escribén, aunque os repese.

CARRIZO:

               Dejádmela dar.

PULIDA:

               Por vida
                  de esto que acá me rebulle,
               si os llegáis, que he de sacaros
               los ojos y rastrillaros
               la cara.

CARRIZO:

               Aunque más barbulle
                  el tema que loca os tien,
               he de salir con la mía.

PULIDA:

               ¡Mas nonada!

BERTOL:

               La porfía...

CARRIZO:

               Crergo dije.

PULIDA:

               Yo escribén.

Sale CEREZO, pastor

CEREZO:

              ¿Qué esto, Carrizo? ¿Estáis
               sin seso? Dejad extremos
               y ved que en casa tenemos
               al amo viejo. ¿No vais
                  a darle la bienvenida?

CARRIZO:

               ¿Quién?

CEREZO:

               Don Francisco Cabezas,
               y con él las dos bellezas
               en que remoza su vida.
                  Apeáronse de un coche
               en este instante los tres
               y hicieron sacar después
               a un mancebo, que esta noche
                  diz que hirieron en Trujillo,
               y casi a la muerte está.


Pág. 19 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



CARRIZO:

               ¿Pues a qué le traen acá?

CEREZO:

               Eso no pude advertillo;
                  mas ellos, en fin, acaban
               de apearse, y preguntó
               el viejo por vos.

CARRIZO:

               Pues vo.

BERTOL:

               ¿No pudieran, si pensaban
                  trasnochar, darnos aviso,
               y tovieran que cenar?

CEREZO.

               ¿En la Zarza han de faltar
               conejos?

CARRIZO:

               Tan de improviso
                  y casi al amanecer,
               ¿qué mucho que no los haya?

CARRIZO:

               ¿Vo a verlos?

PULIDA:

               Vaya ó no vaya,
               escribén tiene de ser.

CARRIZO:

              ¡Oh! ¡Qué pan como unas nueces
               se os apareja!

CRESPO:

               ¿Hay locura
               semejante?

PULIDA:

               Escribén.

CARRIZO:

               Cura.

PULIDA:

               Escribén quinientas veces.

Vanse todos.
Salen don Francisco CABEZAS Y Mendo GARCÍA, viejo
 

FRANCISCO:

               El crédito que de vos
               tuve siempre, Men García,
               fiándoos la hacienda mía,
               me obliga a que entre los dos,
                  quedando mi honor seguro,
               os comunique secretos
               que necesitan discretos
               consejos, y los procuro
                  de vuestra larga experiencia.

GARCÍA:

               Ya sabéis, señor, de mí
               que en vuestra casa nací
               y que en ella y la asistencia
                  de esta granja os he servido
               con limpieza y con lealtad.

FRANCISCO:

               Saquéos a esta soledad
               de noche y recién venido,
                  porque lo que he de deciros
               pide todo este recato.
               Ya os consta a vos cómo trato
               mi honor yo, podré advertiros
                  que no guarda el avariento
               tesoros de su ganancia
               Mendo, con más vigilancía.

GARCÍA:

               Si el mucho recogimiento
                  de vuestra casa, y que en ella
               de padre y madre servís,
               pues por los dos asistís,
               cuidando prudente de ella,
                  si bien no hay mucho que hacer
               en guardar las hermosuras
               de Trujillo, pues seguras
               aun nose permiten ver,
                  y está en ellas vinculada
               la honestidad extremeña.


Pág. 20 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               ¡Ay, Mendo, que la despeña
               la juventud desbocada!
                   Escuchad una desgracia,
               que si hasta aquí no entendida,
               en sabiéndose ocasiona
               o mi muerte o mis desdichas.
               Esta noche, cuando en luto
               trocaba el cielo la risa
               del alba, porque el sol muerto
               resucitaba en las Indias
               apenas mandé cerrar
               las puertas--que una visita
               les permitió a tales horas
               lo que les niego aun de día--
               cuando sentado a la mesa
               ligera cena admitía
               por sucesor suyo al sueño
               --que la vejez ya es antigua
               pensión dormirse temprano,
               si bien las aves imita,
               que madrugan con el alba
               a darle la bienvenida--
               a los primeros bocados
               centro yo de mis dos hijas,
               oigo espadas en la calle;
               mas fué tan breve la riña
               como su desgracia larga,
               porque apenas dando prisa
               a un montante jubilado
               y a una hacha mal encendida,
               salgo, cuando sin aliento,
               tropieza en su sangre misma
               un hombre que a mí se abraza
               diciendo, "¡Virgen Divina!
               ¡Confesión! ¡Jesús mil veces!"
               Y bañándome en su herida
               el ya extranjero licor,
               caímos los dos encima,
               el casi difunto joven y yo,
               en su sangre teñidas
               canas y ropa, la muerte
               pensó en mí copiar su cifra.
               Bajaron al alboroto
               mi Beatiiz y Margarita
               con dos doncellas, que solas
               son de noche la familia
               de mi casa, porque en ella
               no consiente que se admitan
               hombres el cuerdo escarmiento.
               ¿Qué queréis? costumbre es mía.
               Como me vieron bañado
               en sangre, y no prevenidas,
               ocasionaran las voces
               a que en las casas vecinas
               me dudasen agresor,
               murmurándome homicida,
               y conjeturando agravios
               de honor, ocios y malicias,
               atajé este inconveniente
               haciendo subir arriba
               el herido desmayado.
               Cerré puertas y advertílas
               ser de otras venas la sangre
               que sin razón despedida
               del dueño propio, buscaba
               hospedaje en mí, mendiga.
               Callaron, no sosegadas
               con esto, mas reducidas
               al riesgo de su alboroto.
               Domésticas medicinas
               aplicamos al paciente
               cuando el alma fugitiva
               buscaba puerta, y la hallara
               por una estocada encima
               tres dedos del corazón,
               si aceites, bálsamo e hilas
               no hicieran retrocederla
               al pecho que vivifica.
               Tomada, aunque mal la sangre,
               puesto que no permitía
               el parasismo rebelde
               que el pulso pidiese albricias,
               entró, aunque inquieta, en consejo
               la honra, a quien apadrina
               la prudencia recelosa y
               aquesta vez discursiva;
               reparó en curiosidades
               del herido, ya de día
               cursando nuestra parroquia,
               ya nuestra calle, aunque habita
               en la ciudad--bien sabéis,
               que así por costumbre antigua
               se llama la parte baja,
               y la superior la villa--.
               En esta, pues, que los nobles
               moran y apartados distan
               de la plebe, que en lo llano
               contrata, vende y fabrica,
               daba a la murmuración
               causa, y a las celosías
               de nuestra casa recelos,
               profanadas con su vista.
               Manchó mis puertas su sangre,
               y temí que pretendía
               quien tanto las paseaba
               de noche a mi infamia abrirlas.
               Hallaron estas sospechas
               indicios en Margarita,
               si no evidentes, probables,
               porque la color perdida,
               lágrimas se desmandaban
               con disfraz de compasivas,
               amantes en la sustancia;
               y aunque el temor reprimía
               suspiros que malograba
               el silencio en la oficina
               del pecho, abortó el pesar
               por los ojos su noticia.
               Lloraba también su hermana,
               pero las señales tibias
               de su piedad inocente
               me mostraron cuán distintas
               son las que el amor arroja,
               y que hay tal vez--siendo enigmas
               que sustituyen palabras--
               lágrimas ponderativas.
               Dudoso yo en este aprieto
               por ver si los averigua
               sin testigos la prudencia,
               que baje al zaguan me avisa
               la industria, y sacando el coche
               a la puerta sin abrirla,
               mando tender una cama
               en él que al enfermo sirva,
               donde al punto le traslado,
               y corriendo las cortinas
               notificado el secreto
               que el temor manda que admitan,
               mis dos hijas y crïada,
               hago que dentro le asistan.
               Con esto a la calle salgo
               y dando al cochero prisa
               --ya sabéis que vive enfrente--
               puso a un caballo la silla,
               y guarneciendo otros tres
               yo a un estribo, sin noticia
               de lo que en el coche lleva,
               cuatro horas antes del día,
               tres leguas que hay de distancia
               hasta aquí corrió, que guían
               dudas de un temor honrado,
               sospechas que martirizan.
               Volvió el herido en su acuerdo
               y aunque de verse se admira
               caminando y con nosotros,
               amistades y caricias
               le aseguran y aconsejan
               que de mi casa se sirva
               y diligencias estorbe
               forzosas en la justicia.
               Llegamos, Mendo, a la Zarza,
               donde aunque el engaño finja
               disimulos de mi ofensa,
               mientras su dueño peligra
               si muere podrá el silencio
               --haciéndole compañía
               su cómplice en mi deshonra--
               sepultar con él malicias
               que vulgarice la fama,
               y si el cielo le da vida,
               desposándose los dos
               trocar pesares en dichas.
               No puede esto dilatarse;
               porque mientras se publica
               la falta que hace en su casa
               quien quiso ofender la mía,
               no siendo mortal el golpe,
               tálamo la cama misma
               será, o túmulo si muere,
               que al llanto o al gozo sirva.
               Para cualquier cosa de éstas,
               Mendo amigo, necesita,
               la confïanza que os hago
               de vuestra ayuda; no diga
               Trujillo que en mi vejez
               se eclipsó la sangre limpia,
               siempre en los Cabezas noble,
               pero jamás ofendida.
               Prevenid, mientras dispongo
               bodas o obsequias, García,
               caballos que a Portugal
               deslumbren los que nos sigan.


Pág. 21 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



GARCÍA:

               Yo, señor, no consejero,
               sí obediente, como en dichas
               en desgracias vuestra sombra,
               no osaré que os contradigan
               razones de la lealtad.
               Cuerdas canas autorizan
               vuestros años y experiencias;
               sírvaos yo, y ellas elijan,
               que aunque no me hayáis fïado
               el nombre del que os obliga
               a tanta resolución
               --quizá porque no lastiman
               de los que no se conocen
               desgracias--por cuenta mía
               corro a ejecutar deseos
               que agradan, más no examinan.
               Voy a apercibir caballos.

FRANCISCO:

               No, Mendo, aguardad que os diga
               quien es el que...

Sale doña BEATRIZ,
cubierta con manto y chapín bajo


BEATRIZ:

               Si en los nobles
               vinculó la cortesía
               el favor de las mujeres,
               y puede con vos su estima
               que, sirviendo a las hermosas,
               honréis a las afligidas;
               oid aparte. Yo soy...

Apártase con CABEZAS
 
               quien del vuestro necesita,
               y huyendo riesgos mortales
               mas de estos montes se fía
               que de quien el ser me ha dado.
               Mi historia--si a referirla
               me dieran lugar temores
               que ligeros se avecinan--
               os asombrara, mas baste
               a advertiros que me obligan
               engaños de un hombre aleve
               a que de mi casa misma,
               desterrada en las tinieblas
               de esta noche, amparo pida
               al cielo y a vuestro valor,
               al secreto y la osadía...

Espántase de conocer a su padre,
y tápase más la cara

               ¡Jesús, mil veces!


Pág. 22 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               ¿Qué es esto?
               Sosegad, señora mía.
               ¿Qué sentís? ¿qué os da congoja?

BEATRIZ:

               Peligros que más me animan
               cuanto más cerca estoy de ellos.

FRANCISCO:

               También lo está aquí una quinta
               donde podréis...

BEATRIZ:

               Excusadla,
               que es fuerza ser conocida
               de vos, y mi afrenta temo.

FRANCISCO:

               ¿Pues en qué mandáis que os sirva?

BEATRIZ:

               En que en fe de que sois noble,
               mientras que no se os permita,
               de lo que aquí sospechéis
               a ninguno deis noticia;
               en que no sigáis mis pasos,
               porque os doy mi fe que estriba
               mi vida y honra en ir sola;
               en que entre aquesas encinas
               que margenan ese arroyo
               busquéis en la más antigua
               la concavidad que el tiempo,
               labró para su rüina,
               que con vislumbres del alba
               --que empieza a correr cortina
               al sol que le va al alcance--
               se os ofrecerá a la vista
               un hurto que os cause asombro,
               puesto que no de codicia
               para quien su precio ignora,
               tan costoso a mis desdichas
               que temo por él perderme.
               Interpreten este enigma.
               vuestras nobles diligencias,
               que a quien os le deposita
               se le volveréis despues,
               si dándoos las señas mismas
               que en él hallaréis agora
               os volviere a buscar viva.
               Vos sois noble, mujer yo,
               mi riesgo y pena precisa,
               y el ausentarme forzoso:
               adiós, que el tardar peligra.

Vase doña BEATRIZ


Pág. 23 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               ¿Hay suceso semejante?

GARCÍA:

               Señor ¿qué es esto?

FRANCISCO:

               García,
               descaminos de la noche
               que ignorancias precipitan.
               No puedo deciros más.
               Di palabra, he de cumplirla;
               esperadme aquí, que presto
               sabréis cosas peregrinas.

Vase don Francisco CABEZAS.
Salen CARRIZO, CRESPO y BERTOL

CARRIZO:

               Sacomos la empujadura
               de pendencias.

CRESPO:

               ¿Qué parió?

CARRIZO:

               No sé cómo lo llamó
               la comadre. En fin, ni cura
                  ni escribén será la cría.

BERTOL:

               ¿Pues qué ha de venir a ser?

CARRIZO:

               No siendo hombre ni mujer,
               Bertol, cesó la porfía;
                  ya no habrá sobre qué arguya.

CRESPO:

               ¿Pues es animal?

CARRIZO:

               Tampoco.

CRESPO:

               ¿Qué diablos parió?

BERTOL:

               ¿Estás loco?

CARRIZO:

               No salga ella con la suya
                  y reviente. Un burujón
               vino a empujar con su cola
               redondo, que llaman bola
               de Beatriz.

CRESPO:

               Callad, simplón.
                  Bola matriz debió ser.
               Milagro será si escapa.

CARRIZO:

               Muérese un reye y un papa,
               un conde y un mercader;
                  cuando se muera Polida
               paciencia y capuz.

GARCÍA:

               ¿Qué es eso,
               Carrizo?


Pág. 24 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



CARRIZO:

               ¡Oh, señor! le beso
               las manos. Está parida
                  nuesa compañera, y dudo
               que según a verla llego,
               tome las de Villadiego.

GARCÍA:

               ¿No os pesará de ser viudo?

CARRIZO:

               Ni tampoco al ganapán
               que del tercio se descarga,
               comiéndose mucho embarga
               --con darnos la vida--el pan.
                  Pues ¿qué hará tanta mujer
               por mañana, tarde y día?

CRESPO:

               ¿Dónde, señor Men García,
               podremos al amo ver,
                  que diz que ha poco que vino?

GARCÍA:

               Debe--como ha trasnochado--
               reposar.

BERTOL:

               Será pesado
               por ser viejo, aunque el camino
                   es corto.


Pág. 25 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



Sale don Francisco CABEZAS
y apártase con Mendo GARCÍA

FRANCISCO:

               Mendo, esta noche,
               sin duda, Mercurio y Venus,
               juntando constelaciones,
               predominan en el cielo,
               pues una influyendo amor,
               y otro eslabonando enredos
               parece que intentan ambos
               sus horas quitarle al sueño.
               Aquella mujer que visteis
               entre crepúsculos negros
               y blancos, con los de un manto
               desvelar conocimientos,
               vecina de nuestra Zarza
               --porque ¿quién dudara serlo
               la que encubierta a tal hora
               pide socorro al secreto?--
               me contó peligros suyos
               que, entre preñados misterios,
               pararon en que guardase
               a su opinión el respeto,
               y el hurto que en una encina,
               cómplice a sus desaciertos
               hállase, depositando
               en mí su estima y silencio.
               Admitílo cortesano,
               y ausentándose con esto
               sin consentír compañía,
               promesas puse en efecto.
               Registré troncos vecinos
               de ese arroyo casi seco,
               y halléle--escuchad milagros--
               cuna de un niño risueño,
               a quien, amorosa madre,
               una cabra daba el pecho.
               Asombróme su piedad,
               trayéndome el alma ejemplos
               de Semíramis, de Abides,
               de Ciro, Rómulo y Remo;
               y pronosticando en él
               las felicidades de ellos,
               compasivo le di abrazos,
               cariñoso le di besos.
               Aquí le traigo, García,

Descubre un niño recién nacido

               casi olvidado--os prometo--
               de agravios que temí propios,
               y agora socorro ajenos;
               quizá porque ordena Dios,
               cuando venganzas prevengo,
               que en estas que son mayores
               temple el rigor sus aceros.
               Mirad qué hermoso póstumo
               de un tronco estéril y viejo,
               y advertid que le amo
               más que si le feriara nieto.


Pág. 26 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



GARCÍA:

               ¡Válgame Dios! ¡Qué de cosas
               en la brevedad del tiempo
               que ha que el sol se fué al ocaso
               niegan la fe a sus sucesos!
               El inocente es un ángel.
               Como en el alma, en el cuerpo
               en sus faciones firmaron
               que eran ilustres sus dueños.
               Dichosos con vos han sido,
               y más en que os dé el cielo
               ama, que es nuestra crïada
               recién parida en el pueblo.

FRANCISCO:

               ¿Quién es, que lo estimo en mucho?

GARCÍA:

               Pulida, la del rentero
               de vuestra heredad.

FRANCISCO:

               ¿Carrizo?

CARRIZO:

               ¿Qué manda? que como vemos
               que se aparta de nosotros,
               la cortedad y el respleito
               mos turba el llegar a dalle
               los prácemes que debemos.
               Su merced sea bien venido.

FRANCISCO:

               Carrizo, feriaros quiero
               un tesoro, que es mi hallazgo.

Dale el niño

               Esta joya os encomiendo;
               que la traiga en nombre
               mío colgada Pulida al pecho,
               por ser de coral y plata.

CARRIZO:

               Si hué su mercé el platero,
               lindamente labra brincos.
               Debió el molde de ser nuevo,
               que diz que en joyas vaciadas
               suelen acertar los viejos.
               Polida--que no lo ha sido
               en el parto--arrojó al suelo
               un bollo matriz de carne,
               y llora su mal einpleo,
               mas éste la alegrará.


Pág. 27 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Vamos, pues.
               Pero ¿qué es esto?
               Señor don Rodrigo, ¿vos
               en la Zarza?

Sale don RODRIGO, viejo

RODRIGO:

               Y con recelos
               de que vuestros disimulos,
               señor don Francisco, han hecho,
               desheredando mi casa,
               tragedia mi fin postrero.
               A don Álvaro Durán,
               casi a vuestras puertas muerto,
               trasladásteis esta noche
               desde TrujilIo a este pueblo.
               Quien curioso vió desdichas,
               disimulándolas cuerdo,
               por no despertar testigos
               que injuriasen el secreto,
               aviso me dió de todo;
               y como os conozco, temo
               que libráis en la venganza
               partida de un desacierto.
               Verdad es que ha sido amante
               don Álvaro, pero honesto,
               de vuestra hija mayor,
               y que instándome los ruegos
               que oficioso me intimaba,
               mañana tenía propuesto
               de pedirosla, y trocar
               amistad en parentesco.
               Si porque tal vez le visteis
               a deshora lisonjero
               con las puertas que adoraba
               ponderarlas sus afectos,
               juzgáis, su sangre vertida,
               manchas hoy del honor vuestro,
               le traéis por sacarlas
               donde el jabón es de acero,
               sosegaos, que si está vivo
               --¡oh, permítanlo los cielos!--
               yo quedaré consolado
               cuando muera vuestro yerno.


Pág. 28 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Don Rodrigo, adivinásteis.
               La opinión, que como espejo,
               puesto que al honor retrata,
               le quiebra o turba el aliento,
               satisfacción me pedía;
               mas, con tan sabio remedio,
               ella cobrará su lustre,
               y yo viviré contento.
               También lo está vuestro hijo.

Salen doña MARGARITA y doña BEATRIZ

MARGARITA:

               Beatriz, hele satisfecho
               de modo que ya está sano,
               que su mal más fué de celos
               que de la inclemente herida.

BEATRIZ:

               Señor, a pedirte vengo
               albricias de las mejoras
               que alientan a nuestro enfermo.

MARGARITA:

               El insta en que a verle vayas.

FRANCISCO:

               Más instarán los deseos
               que en vos, hija, culpé anoche,
               y ya más piadoso apruebo.
               Beatriz, vuestra hermana tiene
               a mi satisfacción dueño.
               No habéis vos de estar ociosa;
               fïaros este ángel quiero.
               Sedlo vos suyo de guarda,
               como a madre os le encomiendo.

Ella toma al niño


Pág. 29 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina


CARRIZO:

               ¿Madre y virgen en Castilla?

BEATRIZ:

               ¡Qué hermoso es!

FRANCISCO:

               Como mi afecto.

BEATRIZ:

               No será el primer milagro,
               si a travesuras creemos
               que mi madre nos contaba,
               y aun no las marchita el hielo.
               Pero decidnos su hallazgo.

FRANCISCO:

               Pide espacio ese suceso.
               Su nutriz será Pulida
               y su aya vos.

BEATRIZ:

               Yo lo acepto.

Doña BEATRIZ habla aparte a doña MARGARITA

               ¡Ay hermana de mis ojos
               Este niño...

MARGARITA:

               ¿Sí?

BEATRIZ:

               ¿Dirélo?

MARGARITA:

               Acaba ya.

BEATRIZ:

               Es fruto mío.

MARGARITA:

               ¿Estás loca?

BEATRIZ:

               De contento.

MARGARITA:

               ¿Cómo ó cuándo?

BEATRIZ:

               No ha dos horas.

MARGARITA:

               ¿Dónde?

BEATRIZ:

               En el campo.

MARGARITA:

               Sospecho
               que me burlas.

BEATRIZ:

               Posesiones
               del papel--si enigmas fueron--
               ya son verdades con alma.

CARRIZO:

               ¡A jó, niño, ajó cordero!
 
FIN DE LA JORNADA PRIMERA


Jornada II
Pág. 30 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



Salen doña BEATRIZ, doña MARGARITA,
don MARTÍN, don ÁLVARO y don FRANCISCO


MARTÍN:

               La fe de aquel amante,
               a pesar de desvelos, tan constante,
               Beatriz, que se promete
               esperar, tras siete años, otros siete,
               que, al fin de tanto día,
               mejoren en Raquel burlas de Lía,
               mi dicha reconoce,
               pues si catorce no, pretendí doce
               conquistar resistencias
               que premios logran ya, si antes paciencias;
               puesto que me aventajo
               al hebreo amador, pues su trabajo
               mejoró de partido,
               que él, en fin, esperó correspondido;
               pero en vuestra belleza
               leyendo ingratitudes mi firmeza,
               tejía entre esperanzas
               rigores y Amor--fiel de estas balanzas--
               me muestra hoy generoso
               que medra al paso que es dificultoso.

FRANCISCO:

               Don Martín, ya sois dueño
               de vuestra pretensión. Tiempo es pequeño,
               por largo que parece,
               el que consigue aquello que apetece.
               Beatriz, cuerda, hace alarde
               de que el moral porque produce tarde
               sus frutos asegura,
               no como el loco almendro en la hermosura
               de su ambición tirana,
               que madrugando necio, apenas grana.
               Ya vos sois, hijo mío,
               de don Álvaro primo, en quien confío
               sucesión venturosa,
               pues una sangre os honra generosa
               que propague infinita
               sucesión en Beatriz y Margarita.


Pág. 31 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



ÁLVARO:

               Mi primo y yo mostramos
               que en gustos como en deudos conformamos;
               pues si amor nos abrasa
               nos conduce a su yugo en una casa
               y a una misma nobleza
               enlazados los dos con la belleza
               que en posesión tenemos
               de hijos vuestros el nombre merecemos,
               con que a trocar venimos
               en vínculo de hermanos el de primos.

FRANCISCO:

               Don Martín ¿cuándo se trata
               ausentarse de aquí?

MARTÍN:

               Mi amor dilata
               lo mismo que apresura.
               Falta a mis padres hago, la hermosura
               de mi Beatriz parece
               que en hablándola en esto se entristece;
               pero perdiendo tanto
               y ausente de tal padre, no me espanto.
               Ella el término elija
               cuando fuere su gusto.

FRANCISCO:

               Ya estáis, hija,
               sujeta a nuevo empleo,
               digno de las virtudes que en vos veo.
               El natural derecho
               que hasta aquí tuve en vos, puesto que estrecho,
               transfiere poderoso
               Amor, que es rey y es dios, en vuestro esposo.
               Ya estáis emancipada
               de padres y de deudos, y obligada
               sólo a los lazos justos
               de un tálamo, recíproco en dos gustos.
               El vuestro ya no es vuestro;
               rendilde al dueño, mi Beatriz, que os muestro,
               y pues os quiere tanto,
               no entibien llamas suyas vuestro llanto.


Pág. 32 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



Llorando

BEATRIZ:

               Conozco, señor mío,
               dichas que medro, y aunque más porfío
               refrenar mis enojos,
               sin consultar la voluntad los ojos,
               dieran con poco acuerdo,
               el bien que gano por el bien que pierdo.

FRANCISCO:

               Beatriz, ya yo adivino
               la causa que ocasiona el desatino
               de esas lágrimas leves;
               no las imputes lo que no las debes,
               que no por ausentarte
               de tu hermana y de mí, pueden ser parte
               a tan rebeldes quejas.
               Lloras el ver que a Francisquito dejas;
               que como le has crïado,
               el nombre en ti de madre ha granjeado,
               y tú con él contenta,
               ni de tomar estado has hecho cuenta,
               ni cuando le parieras
               amor al que le tienes añadieras.
               No me espanto yo de esto,
               que el rapaz tiene hechizos, y habías puesto
               en él todo tu gusto;
               mas ya pasa tu llanto de lo justo.
               En doce años no ha sido
               posible que cúyo es se haya sabido.
               Su madre que afligida
               puso a riesgo, por no ser conocida,
               su poca edad, sospecho
               que debió de morirse, pues no ha hecho
               por él las diligencias
               que ofreció al ausentarse; ¿a qué inclemencias
               no están las hermosuras
               sujetas que se creen de travesuras?
               Francisco es ya medio hombre
               y casi hijo de casa, que hasta el nombre
               en vida me ha heredado;
               amor le tengo, deja ese cuidado
               a mi cuenta, y olvida
               adoptiva afición, pues reducida
               al que obediencia debes,
               no será bien que en la memoria lleves
               ocupación que incierta
               de servirle y amarle le divierta,
               y dispón tu partida
               que ha de ser luego.


Pág. 33 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



MARGARITA:

               Toda despedida
               es penosa, y mi hermana,
               puesto que reconoce lo que gana,
               lo que se deja siente,
               que es padre, hermana y patria juntamente.

MARTÍN:

               Ea, mi bien, yo espero
               serviros tan amante que primero
               que entréis en nuestra casa,
               si amor en gustos descontentos pasa,
               halléis en mí cifrado
               el bien que aquí lloráis por malogrado.

ÁLVARO:

               Vamos y prevendremos
               vuestra jornada.

Vanse don ÁLVARO, don MARTÍN y don FRANCISCO.
Doña MARGARITA habla aparte a doña BEATRIZ

MARGARITA:

               Hermana, esos extremos
               si hasta aquí ocasionaban
               lágrimas que remedios esperaban,
               ya de hoy más serán necios.
               Castiga con olvidos menosprecios,
               y estima el que esté oculto
               de tu amor mal pagado el ciego insulto;
               que Francisquito queda
               a mi cargo, y en mí tu amor hereda,
               porque desde este día
               si pierde madre, quedo madre y tía.

Vase doña MARGARITA

BEATRIZ:

               No es la pena tan precisa
               en los que el remedio ignoran,
               cuando las desdichas lloran
               lágrimas que esperan risa;
               pero si el dolor avisa
               que es su cura irremediable,
               ¿qué pretende el miserable
               que llorando desespera?
               Más valiera
               por no hacer su mal eterno
               morirse, pues malogradas
               lágrimas desesperadas,
               sólo las llora el infierno.
                  Doce años lloré de olvidos
               a eternizarse bastantes.
               ¿Quien vio en mudanzas amantes
               tanto asistir los sentidos?
               ¡Ay, don Gonzalo! fallidos
               los hombres quedan por ti.
               Penélope ausente fui;
               si tú a Ulises imitaras,
               ya tornaras.
               Mas ¿ya para qué? Detente,
               que tanto imposible en medio
               lo que antes fuera remedio,
               de hoy más será inconveniente.


Pág. 34 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



Sale don GONZALO, de camino


GONZALO:

               Celos, mi Beatriz--no mía,
               ajena sí--celos fueron
               los que de ti me ausentaron.
               Celoso amor desvaría;
               mentiras los persuadía,
               pesares los engañaron.
               Ellos y el amor trocaron
               los sentidos,
               pues ambos desvanecidos
               dan crédito a sus antojos,
               amor viviendo a los ojos,
               y celos en los oídos.
                  Mientras mi amor no te veía
               pero los celos, mi bien,
               oyeron de tu desdén
               agravios en apariencia,
               difícil me persuadía.
               ¿Cuándo hicieron buena ausencia
               agravios de competencia?
               En alabanza
               de su dicha y tu mudanza
               apretaron los cordeles;
               verdugos fueron papeles,
               murió en ellos mi esperanza.
                  Don Álvaro me engañó
               engañándose a sí mismo,
               propia pasión de los celos.
               Heríle porque me hirió
               en el alma, y un abismo
               de golfos y de recelos
               conquistaron mis desvelos,
               que bastaran
               a olvidar, si se olvidaran
               celos que amor desatina,
               ponzoñosa anacardina
               que da la muerte al que amparan.
                  Vióme Italia acometer
               imposibles de atrevido
               --mejor de desesperado--.
               Su rey Alfonso vencer
               mis sospechas ofendido
               como su reino soldado.
               Supe que se había casado
               con tu hermana,
               don Álvaro, y que fué vana
               su sospecha y mi temor,
               crüel con los cuatro amor
               y nuestra ocasión liviana.
                  Quise remediar ausencias
               que en doce años sepultadas
               muertas en ti malicié;
               partí, culpando impaciencias,
               volé--no corrí--jornadas;
               pero ¿qué importa si hallé
               enagenada tu fe,
               perdido el bien que intereso,
               mi agravio en mayor exceso,
               desperdicios de doce años,
               mortales mis desengaños,
               tú casada y yo sin seso?


Pág. 35 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



BEATRIZ:

               A doce años de delito
               no sé yo que sea bastante
               la disculpa de un instante
               que se opone a lo infinito.
                  Vos, Gonzalo, al fin soís hombre,
               tarde disculpas escucho.
               Gonzalo, estimad en mucho
               que se me acuerde este nombre,
                  que ha tanto que estoy sin veros
               y mi paciencia ha gastado
               tanto, que aun no me han quedado
               palabras que responderos.

Quiérese doña BEATRIZ ir, y sale PIZARRO
muchacho (que le hará una mujer) ni en
traje total de noble, ni de villano

PIZARRO:

               ¿En fin, madre, se nos va
               y no me lleva consigo?

BEATRIZ:

               No será el primer castigo
               que sin culpa sentirá
                  quien cual hijo os ha crïado.
               Darle esas quejas podéis
               al que presente tenéis,
               que él, Francisco, ha ocasionado
                  el apartarnos los dos;
               pues si memorias pagara
               sola la muerte bastara
               a dividirme de vos.
                  Conocelde, que os importa
               más de lo que vos pensais,
               que de él, Francisco heredáis
               larga injuria y dicha corta;
                  que aunque de poco provecho
               no hallaréis--cáuseos espanto--
               hombre a quien le debáis tanto,
               ni que más daño os haya hecho.

Vase doña BEATRIZ


Pág. 36 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



PIZARRO:

               (¡Hombre a quien yo tanto deba (Aparte)
               y que me haya hecho más daño!
               A mí, ¿en qué? ¡Misterio extraño!
               ¡Válgame Dios! ¡Cosa nueva!)
                  Hidalgo a quien nunca vi;
               puesto que la vez primera
               que os veo a que bien os quiera
               me obligáis ¿tenéis de mí
                  noticia alguna? ¿sabréis
               declararme estas razones?
               Agravios y obligaciones
               dicen que os debo, y ya veis
                  cuán mal conformarse pueden
               deudas de ofensas y amor.
               Quisiéraos yo mi acreedor,
               y aunque los años me veden
                  que de vos me satisfaga,
               yo sé de mi poca edad
               que empeños de voluntad,
               si amor con amor se paga,
                  os pidieran finiquito.
               Porque a fe de hombre de bien
               que os quiero bien, y también
               que cualquier deuda desquito
                  que en esta parte me obligue.
               Pero ya habéis escuchado
               que estoy por vos agraviado;
               de donde también se sigue
                  que os pida satisfacción
               --si bien ignoro de que--
               fidedigno el fiscal fué
               que os puso la acusación.
                  Si es verdad, como sospecho,
               que no hay, puesto que me espanto,
               hombre a quien yo deba tanto,
               ni que más mal me haya hecho,
                  en lo primero me fundo
               cual vuestro deudor pagar,
               mas también he de intentar
               vengarme de lo segundo.
                  Ejecutad acreedor,
               y pagad ejecutado,
               que yo ofendido obligado
               si me confieso deudor,
                  pues dicen que me ofendisteis,
               a procuraros me atrevo
               bien, por lo mucho que os debo,
               mal, por el mal que me hicisteis.


Pág. 37 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



GONZALO:

               Por cierto, niño discreto,
               que en vuestra proposicion
               vos igualáis la razón
               al donaire, y yo os prometo,
                  a fe de hidalgo, si bien
               no sé la causa hasta agora
               que tiene mi acusadora
               para que con su desdén
                  crezca vuestro sentimiento,
               que estoy, por el bien que dice
               que me debéis y yo os hice,
               en tanto extremo contento
                  cuanto del mal pesaroso
               que me imputa contra vos.
               Averigüemos los dos
               su enigma dificultoso
                  por conjeturas. Decid,
               ¿es acaso madre vuestra
               esta dama?

PIZARRO:

                  Amor me muestra
               de madre, pero advertid...

Sale un PAJE

PAJE:

               Francisco, señor os llama,
               que os quiere ver dar lición.

PIZARRO:

               Demás importancia son
               licciones en que la fama
                  averigua obscuridades.
               Dile que no me has hallado.

PAJE:

               Está con vos enojado.

PIZARRO:

               ¿De qué?

PAJE:

               De las libertades
                  que usáis con vuestro maestro,
               y sabe que estáis aquí.
               Mirad que sale.

Vase el PAJE

PIZARRO:

               Si en mí
               merece el amor que os muestro
                  hidalga correspondencia,
               caballero, dar lugar
               a que volviéndoos a hablar
               cumpla hoy yo con mi obediencia.
                  Débole yo a mi señor
               más que podré exageraros;
               presto acudiré a buscaros.
               Hacedme tanto favor
                  que me esperéis en la plaza.
               ¿Prometéismelo?


Pág. 38 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



GONZALO:

               Intereso,
               mancebo, tanto yo en eso
               que, a no dar vos esa traza,
                  os fuera agora prolijo.

PIZARRO:

               Dadme esa mano.

Dásela

GONZALO:

               En su palma
               parece que sale el alma
               a abrazaros.

PIZARRO:

               Ved que dijo
                  la que saber deseáis
               si como madre me exhorta,
               "Conocedle, que os importa
               más de lo que vos pensais."

GONZALO:

               ¡Ay, cielos! ¿Y es vuestra madre?

PIZARRO:

               No y sí.

GONZALO:

               Por el "no" perdí
               un hijo que por el "sí"
               me llamaba vuestro padre.

PIZARRO:

               ¿Qué decís?

GONZALO:

               Lo que deseaba,
               aunque sospecho, por Dios,
               que tengo más parte en vos
               de lo que yo imaginaba.

Vase don GONZALO
 

PIZARRO:

               ¿Más parte en mí? Confusiones,
               ¿qué es esto? ¿qué intentáis hoy?

Sale don FRANCISCO

FRANCISCO:

               ¿Francisquito?

PIZARRO:

              (En medio estoy (Aparte)
               de un mar de contradicciones.)

FRANCISCO:

               ¿No respondes?

PIZARRO:

               ¡Oh, señor!
               Sí respondo. No adverti
               que me hablabas.

FRANCISCO:

               ¿Cómo ansí?

PIZARRO:

               Echo menos el amor
                  de quien presente tenía
               por madre, y ya se me va.

FRANCISCO:

               ¿Pues yo no me quedo acá?

PIZARRO:

               Y en tí la esperanza mia.
                  Pero quien dos brazos tiene
               y sabe lo que le importan,
               si acaso el uno le cortan,
               aunque a consolarle viene
                  el otro, dado que pueda
               suplir en algo su falta
               ¿no sentirá el que le falta
               por el brazo que le queda?


Pág. 39 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



FRANCISCO:

               No, que el hortelano astuto
               en fe de hacer bien su oficio
               corta las ramas al vicio
               para que el árbol dé fruto.
                  Las alas que siempre hallaste
               en Beatriz te han hecho mal.
               Sin ellas el natural
               conocerá que heredaste;
                  porque si hasta aquí niñeces
               travesuras disculparon,
               ya, Francisco, esas pasaron.
               Doce años tienes; pues creces
                  en edad, crece en acciones
               de virtud y de experiencia.
               Tu habilidad es tu herencia,
               no tienes más posesiones.
                  Quejas llueven sobre ti
               de cuantos la Zarza habitan,
               que indignarme solicitan.
               Celebrélas hasta aquí
                  por donaires de rapaz,
               pagándolas en palabras.
               Sus hijos les descalabras,
               con ninguno tienes paz.
                  Dos años ha que te enseña
               el maestro que te he dado,
               a leer, y en ti ha labrado
               lo que el viento en una peña.
                  Aun no sabes deletrear.
               En materia de escribir
               no hay esperanzas. Decir
               que contigo han de bastar
                  castigos y reprensiones
               es por demás. Si pretende
               azotarte, te defiende
               Beatriz; sus intercesiones
                  echado te han a perder,
               conoces lo que te adora,
               ampáraste de ella y llora.
               Con esto ¿qué hemos de hacer?
                  Ella se ausenta, en efeto.
               Doce años tienes; de hoy más,
               libro nuevo o perderás
               el favor que te prometo.
                  La edad que te disculpaba
               ya pasó.

PIZARRO:

              (¡Válgame Dios! (Aparte)
               "Que tengo más parte en vos
               de lo que yo imaginaba."
                  ¿Si fuese mi padre este hombre?


Pág. 40 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Francisco, mientras siguieres
               mi consejo, haz cuenta que eres
               hijo de casa. Mi nombre
                  te dí; si este no te inclina
               a imitarme, ni por padre
               me tengas, ni llames madre,
               sino al tronco de una encina.
                  Allí te hallé en conclusión,
               y allí te puedes volver.

Sale un MAESTRO con una cartilla

MAESTRO:

               Francisco, desde antiayer
               no hay hacerte dar lición.
                  A este andar no es maravilla
               que luzca lo que te muestro.

FRANCISCO:

               Tiene razón el maestro.
               Afréntete esa cartilla
                  que en dos años no has pasado.
               Llega y da lición, acaba.

Al MAESTRO

               Ya quien por él os rogaba
               se ausenta; tened cuidado
                  desde hoy con él, enseñadle
               con el rigor que requiere,
               y el día que no supiere
               bien la lición, azotadle.

Vase don FRANCISCO

MAESTRO:

               Ea, que esperando estoy.

PIZARRO:

               Yo tengo un poco que hacer.
               Hágame tanto placer
               que se quede esto por hoy,
                  pues no hay mucho hasta mañana.

MAESTRO:

               ¿Qué modo de hablar es ése?
               Daréis lición, aunque os pese;
               llegad.

PIZARRO:

               Tengo poca gana.
                  Váyase con Dios maeso.

MAESTRO:

               En azotándoos, sí haré.
               Daos prisa.

PIZARRO:

               ¿Azotes o qué?
               Soy ya grande para eso.

MAESTRO:

               ¿Pues por qué no seréis grande
               para afrentaros de ver
               que no aprendéis a leer?


Pág. 41 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



PIZARRO:

               ¡Qué donosa afrenta! ¡Ande!
                  ¿No habrá habido muchos nobles
               que sin leer y escribir
               sepan vencer y lucir?

MAESTRO:

               Sí, entre encinas o entre robles.

PIZARRO:

               Eso de encinas es cosa
               con que muchos presumidos
               me dan en cara nacidos,
               no de sangre generosa,
                  pero de villana sí,
               y aun de tan poca opinión...

MAESTRO:

               Dejáos de eso, y dad lición.

PIZARRO:

               Y si lo dice por mí,
                  quiero advertirle al maeso
               que por mejor he tenido
               ser en duda bien nacido
               que en certidumbre confeso.

MAESTRO:

               Yo soy tan...

PIZARRO:

               ¿De esto se siente?

MAESTRO:

               ...honrado...

PIZARRO:

               ¡Válgame Dios!
               Sosiégese.

MAESTRO:

               ...como vos,
               que en fin sois un bastar...

PIZARRO:

               ¡Miente!
                  Y antes que pronuncie el "do,"
               tome y sea bien crïado.

Saca la daga y dale

MAESTRO:

               ¡Muerto estoy!

PIZARRO:

               ¡Y yo vengado!

Vase PIZARRO

MAESTRO:

               ¡Ay, cielos!


Pág. 42 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



Salen don FRANCISCO y doña BEATRIZ

FRANCISCO:

               ¿Qué es esto?

MAESTRO:

               Dió
                  muestras ése que arrojaron
               sus padres mal satisfechos,
               como sobras y desechos
               del ser que en él despreciaron,
                  de cuán necio determina
               domesticar una fiera
               quien del modo que en la cera
               quiere labrar en la encina.
                  Hirióme tras no querer,
               como suele, dar lición.

A BEATRIZ

FRANCISCO:

               Las alas de tu afición
               por fuerza habían de tener,
                  Beatriz, tan torpe suceso.
               ¡Vive Dios! que he de matarle
               a azotes. Id a buscarle.

BEATRIZ:

               ¡Señor!...

FRANCISCO:

               Si fuera travieso
                  con otros como lo ha sido,
               disculpárale la edad;
               mas tanta temeridad
               que a su maestro haya herido,
                  ya de atrevimiento pasa.
               Yo mismo le he de buscar.

BEATRIZ:

               Oye, espera.

FRANCISCO:

               Esto es crïar
               hijos ajenos en casa.

Vanse don FRANCISCO y el MAESTRO.
Sale don MARTÍN

BEATRIZ:

               ¡Ay, prenda del alma mía!
               Ya pronostico tu daño.
               Mi padre airado...¡Es extraño
               tantos males en un día!
                  Don Martín, templad enojos
               si verme viva queréis.
               A mi padre conocéis.
               Son terribles sus enojos.
                  Si no le vais a la mano
               alguna desgracia espero.
               Mirad que a Francisco quiero
               más que a mí, y que será en vano
                  vivir sin él.


Pág. 43 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



MARTÍN:

               Yo sin vos,
               imposible. Voy tras él.

Vase don MARTÍN

BEATRIZ:

               ¿Qué es esto, estrella crüel?
               ¿Pérdidas de dos en dos?
                  Por mejor la muerte elijo.
               O ejecutadla hoy en mí,
               o ya que al padre perdí,
               no pierda también al hijo.

Vase doña BEATRIZ.
Salen don GONZALO y Hernando CORTÉS, mancebo

GONZALO:

               ¿Hernando Cortés? ¿Sobrino?
               ¿Vos en la Zarza? ¿A qué fin?
               Juzgábaos yo en Medellín.

CORTÉS:

               Tras sí me lleva el camino
                  que Fernando e Isabel,
               reyes nuevos de Castilla,
               hacen a la maravilla
               de Guadalupe, Y en él
                  busco galas cortesanas.

GONZALO:

               Siempre vos os inclináis
               a cosas grandes. ¿Dejáis
               buenos vuestros padres?

CORTÉS:

               Canas
                  y años son enfermedades.
               Mi padre Martín Cortés
               anda achacoso después
               de sesenta Navidades.

GONZALO:

               ¿Tiene doña Catalina
               Pizarro salud?

CORTÉS:

               Y muestra
               dicha en ser hermana vuestra
               con que a imitaros me inclina.

GONZALO:

               Ya estáis grande.

CORTÉS:

               Y pesaroso
               de que, estándolo, no haya hecho
               cosa hasta aquí de provecho.

GONZALO:

               Sois extremeño animoso.
                  Heredáis de vuestra tierra
               y sangre el noble verdor
               que enciende vuestro valor.
               Pronósticos hay de guerra
                  con Portugal; brevemente
               se os cumplirá ese deseo.


Pág. 44 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



CORTÉS:

               Esa ocasión, según creo,
               trae los reyes con su gente
                  a presidiar sus fronteras;
               porque Alfonso portugués,
               pide a Castilla después
               que, fundándose en quimeras
                  del cuarto Enrique, se casa
               con doña Juana su hija.

GONZALO:

               Ese nombre la prohija
               quien por la opinión no pasa
                  que Enrique en Castilla deja;
               pero desinteresados
               contra los apasionados
               la llaman la Beltraneja.

CORTÉS:

               No sé en eso lo que os diga;
               siempre he guardado respeto
               a mis reyes.

GONZALO:

               En efeto,
               cada cual su parte siga;
                  que si hay guerra, no tan malo
               para los que no tenemos
               otra herencia.

CORTÉS:

               Ya que os vemos
               aquí, señor don Gonzalo,
                  --digo en España--después
               que en Nápoles habéis dado
               muestras de tan gran soldado,
               desbaratando al francés,
                  ¿qué hacéis en pueblo tan corto?

GONZALO:

               Experimentar engaños
               de amor, después de doce años
               de ausencias. Penas reporto
                  que me causa una hermosura
               de quien me juzgaba dueño.

CORTÉS:

               ¿Hermosura en tan pequeño
               lugar, y no está segura?
                  Si es noble ¿quién puede aquí
               usurpárosla?

GONZALO:

               Mudanzas
               que ofenden mis esperanzas.
               Palabra de buscar di
                  a un mancebo, y os prometo
               que me importa el sosegar
               mil sospechas. Dad lugar
               a que averigüe un secreto,
                  y volvámonos a ver.
               Iremos a Guadalupe
               juntos.

CORTÉS:

               Nunca de amor supe.
               Gran cosa debe de ser,
                  pues tanto os desasosiega.
               Si queréis que os acompañe.


Pág. 45 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



GONZALO:

               Cuando dudas desengañe
               os diré hasta dónde llega
                  el rigor que me amenaza;
               pero conviéneme agora
               ir solo; dentro de una hora
               podréis buscarme en la plaza
                  y haremos nuestro camino.

CORTÉS:

               Será apacible con vos;
               yo os buscaré luego.

GONZALO:

               Adiós.

Vase don GONZALO

CORTÉS:

               ¡Qué poco al amor me inclino!

Salen CARRIZO y PULIDA

CARRIZO:

               Sí, escondedle, que es la pieza
               digna de guardar.

PULIDA:

               ¡Pues no!

CARRIZO:

               El diabro acá mos le echó.
               Verá qué temprano empieza.

PULIDA:

               Todo mochacho travieso
               viene, cuando grande, a ser
               hombre de pró y de valer.

CARRIZO:

               ¡Descalabrar su maeso!
                  Pardiez, que no hiciera más
               Roberto el Diabro. Crïalde,
               morios por él, regalalde.

PULIDA:

               Carrizo, pesado estás;
                  ¿si el otro agravio le hacía
               y le llamó desechado?

CARRIZO:

               ¿Vos.. en fin, no le heis criado?
               Cual el ama, tal la cría.
                  Pues yo os juro si le coge
               el viejo, que tras él anda,
               que ha de llevar una tanda
               cual digan dueñas.

PULIDA:

               Se enoje
                  o no, yo le tengo acá,
               y aunque venga la justicia
               no le he de dar.

CARRIZO:

               ¡De codicia
               es el niño!

PULIDA:

               Sí, será.

CARRIZO:

               Pardiós que no tién más miedo
               que Gaiferos a Sansón.

PULIDA:

               Es de bravo corazón.


Pág. 46 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



CARRIZO:

               ¿Pues decir que se está quedo?
                  Apenas los bolos vió
               y a los zagales jugando,
               cuando la bola agarrando
               todos nueve los birló.

PULIDA:

               Sabe mucho, y es pracer
               ver que de doce años solos
               venza a todos.

CARRIZO:

               Sí, a los bolos,
               es verdad, mas no a leer.

Salen CRESPO, BERTOL y otros PASTORES contra
PIZARRO, y él con una bola de bolos tras ellos


PIZARRO:

               Nadie se me descomida,
               si no es que tiene pesar
               de vivir.

CRESPO:

               ¡Descalabrar
               a su maeso!

PIZARRO:

               ¡Por vida
                  de don Francisco Cabezas,
               mi señor!

A los PASTORES

CORTÉS:

               Tened. ¿Qué es esto?

PIZARRO:

               Que al que llegue descompuesto...

CORTÉS:

               Jamás consentí bajezas.
                  Apartáos allá, villanos.
               ¿Contra uno tantos?

PIZARRO:

               Ya digo
               que no se metan conmigo
               o se guarden de mis manos.

CARRIZO:

               ¡Tomáos con el rapacito!
               Polida, ved el zagal
               que criáis.

PULIDA:

               No le hagan mal,
               y él no le hará. Francisquito,
                  buena Pascua te dé Dios;
               al que te la hiciere, dale.

BERTOL:

               ¡A fe que si el viejo sale!...

PIZARRO:

               ¡A fe si os llegáis los dos!...

CORTÉS:

               Bárbaros, quitácis allá!
               ¿Cómo no tenéis empacho
               de venir contra un muchacho
               tantos juntos?

CRESPO:

               Porque está
                  endimuñado.

BERTOL:

               Hijo, en fin
               de una encina.


Pág. 47 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina


PIZARRO:

               Madre es mía;
               mas no hay encina judía
               como quizás algún ruín
                  de los presentes.

CRESPO:

               Por vos
               lo dijo, Carrizo.

CARRIZO:

               Apelo.

PIZARRO:

               Yo tengo por padre al cielo,
               una encina debo a Dios
                  por amparo, que de cuna
               me sirvió. Si infame fuera
               quien me parió, no sintiera
               desgracias de la Fortuna,
                  ni al desierto me arrojara,
               luego noble debió ser.
               Quien no tiene que perder,
               poco en hazañas repara.
                  ¿Qué me perseguís, villanos?
               ¿Rómulo y Remo no fueron
               reyes? ¿Principio no dieron
               a los Césares romanos?
                  ¿Qué importa que los deseche
               la Fortuna, al noble esquiva,
               si contra ella, compasiva
               una loba les dió leche?
                  ¡Vive Dios! Que el que otra vez
               encinas me ose nombrar
               que le tengo de ahorrar
               de achaques de la vejez.

CORTÉS:

               ¿No sabremos lo que ha hecho
               este muchacho?

CARRIZO:

               Es muy luenga
               esa historia. No habrá lengua
               que dejándoos satisfecho
                  os cuente sus travesuras.

BERTOL:

               Hará aquí, si se le encaja,
               por quítame allá esa paja,
               treinta descalabraduras.
                  No se puede averiguar
               todo este puebro con él.

CARRIZO:

               ¡Malos años! Es la piel
               del diabro.


Pág. 48 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina


CRESPO:

               Quísole dar
                  lición agora el maeso,
               y sobre darla o no darla
               le metió por atajarla
               todo un cochillo hasta el hueso.
                  Huyó a casa de Polida,
               que es ésta que le dió el pecho,
               y como si no hubiera hecho
               cosa nenguna en su vida,
                  con mucha frema se puso
               a birlar bolos. El amo,
               ansí a un caballero llamo
               que le ha crïado, confuso
                  de tan grande atrevimiento,
               mos ha envïado a buscarle
               porque quiere castigarle;
               mas él, que no está contento
                  con lo hecho mos la jura.

CORTÉS:

               ¿Que a quien le enseñaba hirió?
               Eso no lo apruebo yo.

CARRIZO:

               No tién respeto ni al cura.

CORTÉS:

               Azotarle.

A PIZARRO

BERTOL:

               ¡Llegaos, hola!...

PIZARRO, amenazando con la bola

PIZARRO:

               Ténganse que estoy resuelto.

CARRIZO:

               Llegad.

PIZARRO:

               ¿Mas que si la suelto
               que me llevo tres de bola?

Llega Hernando CORTÉS a quitarle la bola,
y porfían los dos con ella


CORTÉS:

               Suelta, rapaz.

PIZARRO:

               Hola, hidalgo,
               no os metáis, que no os conviene,
               en lo que no os va ni viene.

CORTÉS:

               ¡Acaba!

PIZARRO:

               ¿Apostemos algo
               que os he de birlar los cascos?

CORTÉS:

               ¿Hay atrevimiento igual?
               ¡Vive Dios!


Pág. 49 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina


PIZARRO:

               Soy natural
               de encinas y de carrascos.
                  Pegóseme su dureza.
               Si por fuerza la queréis,
               guardad que no la llevéis
               encajada en la cabeza.

CORTÉS:

               No sufro locuras yo.

PIZARRO:

               ¿Oh? Pues yo soy muy sufrido.
               Tomadla.

Tiran de la bola cada uno para sí, y
quédase cada uno con la mitad de la bola

CORTÉS:

               ¡Suelta, atrevido!
               ¿Qué es esto?

PIZARRO:

               En dos se partió.

CARRIZO:

               ¿Hay cosa igual?

CRESPO:

               Pues no estaba
               hendida y de encina se hizo.

BERTOL:

               ¿Qué decís de esto, Carrizo?

CARRIZO:

               ¡Brava cosa!

BERTOL:

               ¡Y como brava!

CORTÉS:

               ¿Quién eres, rapaz valiente,
               que tanta fuerza has tenido?

PIZARRO:

               Mas ¿quién sois vos, que habéis sido
               para tanto?

CARRIZO:

               ¡Hola! ¿Qué gente
               es ésta que va llegando?

Sale un PAJE

PAJE:

               Los reyes en el lugar.
               Venid, veréislos pasar.

CORTÉS:

               ¿Quién?

PAJE:

               Isabel y Fernando,
                  que han de entrar hoy en Trujillo.

CORTÉS:

               No puedo dejar de vellos,
               si bien voy por los cabellos.
               Confuso me maravillo;
                  misterio debe esconder
               suceso tan raro y nuevo.
               ¿Queréis, gallardo mancebo,
               que nos volvamos a ver?

PIZARRO:

               ¿Yo, por qué no?

CORTÉS:

               Pues, adiós,
               que ya os miro con respeto,
               y hemos de ser, os prometo,
               grandes amigos los dos.

Vanse todos sino es PIZARRO


Pág. 50 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina


PIZARRO:

              ¡Válgame Dios! ¿Daré fe
               a presagios contingentes?
               No, que, en fin, son accidentes
               sin que causa se les dé;
               pero también de otros sé,
               si he de creer lo que oí,
               que sucedieron ansí
               verificando apariencias.
               Para Dios no hay contingencias,
               mas para los hombres sí.
                  Ninguno en el mundo ha habido
               de principios prodigiosos
               que con hechos hazañosos
               no se haya opuesto al olvido.
               Contar de Abidis he oído,
               rey de España celebrado,
               que a las fieras arrojado
               por su abuelo, al viento,
               al mar, después, viniendo
               a reinar, fué como Dios adorado.
                  Que crïaron las palomas
               a Semíramis sabemos.
               Muchos Rómulos y Remos
               nos fundaron muchas Romas.
               Si ejemplos en éstos tomas,
               valor coronas te labra;
               la Fortuna dió palabra
               de ayudar a la osadía.
               Si una loba reyes cría,
               leche me dió a mí una cabra.
                  Un globo, bola o esfera
               es la insignia en que sucinta
               su figura el mundo pinta;
               en su mano la venera
               el César. ¿Será quimera
               el creer que la mitad
               del mundo, felicidad
               a mi esfuerzo prometió?
               Esta bola se partió
               por medio; alma, adivinad.
                  Aquel mancebo se lleva
               la una parte, y me ha dejado
               con la otra nuevo cuidado
               y en él esperanza nueva.
               Quien dificultades prueba,
               felicidades conoce.
               Conquiste Alejandro y goce
               el mundo, venciendo extraños,
               que si empezó en doce anos,
               yo le imito de otros doce.
                  Seré Alejandro segundo.
               ¿Fué más de un hombre? Hombre soy;
               con el medio mundo estoy,
               conquistaré un medio mundo.
               Fortuna, en esto me fundo;
               vida espero prodigiosa;
               favoréceme amorosa,
               que en los pechos invencibles
               para acabar imposibles
               todo es dar en una cosa.


Pág. 51 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina


Sale doña BEATRIZ

BEATRIZ:

               Gracias a Dios que los reyes
               el enojo han divertido
               de mi padre, que intentaba
               con mi llanto tu castigo.
               Su venida a nuestra aldea
               me permite darte aviso
               de misterios que no sabes,
               mientras a verlos ha ido.
               Aquel hombre, si merece
               este título, Francisco,
               quien por no guardar palabras,
               perderme y perderte quiso.
               Aquél con quien te dejé,
               cuando mi pena te dijo
               que injurioso bienhechor
               juntó a agravios beneficios,
               es tu padre, y ¡ojalá
               que juntando al apellido
               de tu madre el de su esposa
               disculpara el desatino!
               No fui digna de este nombre,
               puesto que sí el ser principio
               de tu vida y mis desgracias,
               de tu agravio y sus olvidos.
               Lograba yo verdes años,
               que autorizaban floridos
               el recato siempre honesto
               de las damas de Trujillo,
               aunque sin madre, segura
               entre los cuerdos retiros
               de una casa, cuyo alcaide
               fue el honor, cuyo presidio
               fueron honrados respetos
               por herencia bien nacidos,
               por ignorancia engañados,
               por confïanzas perdidos,
               cuando--¡ay, rigurosos cielos!--
               Gonzalo Pizarro vino
               a mi patria--de esta suerte
               se llama quien causa ha sido
               de desdichas incurables--
               con galas ostentativo,
               dadivoso con los pobres,
               cortesano con los ricos.
               Visitónos una vez,
               doméstico por vecino,
               discreto por estudiante,
               conversable por amigo
               y, puesto que en Salamanca,
               repudió escuelas y libros
               por plumas y espadas nobles,
               engaños trujo consigo,
               profesión de sus escuelas,
               que, sirviéndole de hechizos,
               vencieron descuidos castos,
               desdichados por sencillos.
               Vióle el alma por los ojos,
               y éstos--como son ministros
               de Amor--pintándole en ellos
               hicieron tan bien su oficio,
               que admitiendo los cohechos
               de su talle--¡ay, Dios, mi hechizo!--
               vendieron mi libertad,
               ella simple, ellos Bellidos.
               Conformidad de deseos,
               correspondencia de signos,
               igualdad florida de años,
               comunicación de niños,
               juntándose la ocasión
               y añadiéndose artificios,
               ¿qué murallas combatieran
               que les negasen portillos?
               Obligáronme asistencias,
               engañáronme suspiros,
               inclináronme papeles
               y dispusiéronme olvidos
               de mi padre en darme estado,
               que muchas veces ha sido
               la tardanza en el remedio
               de los descuidos castigo.
               Solicitó a doña Juana
               de Añasco, de quien es primo
               y de quien sobrina soy,
               bien que por grados distintos,
               a que pidiese a mi padre
               que al celebrar un bautismo
               de quien madrina la hicieron,
               gozase ratos festivos.
               Concediólo, fui a su casa,
               y en ella escondió al peligro
               para asaltar inocencias
               el interés persuasivo.
               Halléme sola con él,
               resistiéndose al principio
               respetos de honor honestos,
               pero venciéronse tibios
               a hechiceras diligencias
               y a juramentos fallidos
               de honestar con yugo santo
               amorosos descaminos.
               Creíle--que no debiera--
               y rendi a este engaño antiguo
               prendas que por confïables
               lloran después desperdicios.
               Volví al paso que injuriada
               amante, y llevé conmigo,
               si no el arrepentimiento,
               la pena de mi delito,
               pues como el caballo griego
               admitieron riesgos vivos
               de mi vida mis entrañas
               tiranizando su hospicio.
               Creció el tumor con el tiempo,
               y si bien el artificio
               palió publicidades,
               se acercara ejecutivo
               el plazo de mis afrentas,
               si el cielo, a un tiempo benigno
               y riguroso, no fuera
               cuando fiscal mi padrino.
               Una noche que a mi hermana
               rondaban intentos limpios
               de quien agora es su dueño,
               y entonces su amante digno
               de recíprocos cuidados,
               tu padre, que con indicios
               celosos, mas no con causa
               dió crédito a desvaríos,
               y alentando desconciertos
               le imaginó amante mío,
               equivocando papeles
               las desdichas con que lidio,
               a mis puertas, en efecto,
               sosegados sus vecinos,
               añadió a palabras obras
               que le dejaron herido,
               y achacándome mudanzas
               tomó de Italia el camino
               fïando hazañoso en Marte
               remedios contra Cupido.
               Cenaba mi padre entonces,
               y alborotado a los gritos
               quedaban a sus umbrales,
               si no el temor, los peligros,
               abrió las puertas, y en ellas
               riguroso y compasivo
               conjeturaba la muerte
               disfrazada en parasismos.
               La vejez--que toda es honra,
               y está toda discursivos
               recelos--imaginó
               si le hallaba en aquel sitio
               la malicia de la plebe
               riesgos de fama--que el vidrio
               en manos del vulgo loco
               amenaza precipicios--.
               Mandó aderecer caballos
               a un coche, y dentro de él hizo
               que el casi cadáver metan,
               y antes que el sol diese aviso
               de nocturnos desaciertos,
               sin permitir prevenirnos,
               a esta aldea nos traslada,
               sacando yo por indicios
               del caso y su condición
               que intentaba vengativo,
               por no oír deshonras muertas
               sepultar temores vivos.
               Buscaba para este efecto
               cómplice que siendo amigo
               secretos no profanase,
               y mientras que toda arbitrios
               discurría la venganza
               el cómo, cercado vino
               de riesgos y de dolores
               el plazo, si antes temido,
               ya en mi pena ejecutado,
               amenazando castigos,
               cunas que túmulos fuesen
               mortal fin, vital principio.
               Cobró la necesidad
               esfuerzo--¡qué mal que dijo
               quien llamó al temor cobarde!
               Mejor dijera atrevido--.
               Mi padre fuera de casa,
               y yo en riesgo tan preciso
               salí, ahogando en el silencio
               mil pregoneros gemidos,
               al desierto por la huerta.
               Abriórne el cielo un postigo.
               La casa estaba en el campo,
               como el sueño en el dominio
               de las tinieblas piadosas.
               Siendo esta noche propicios
               montes, tinieblas, secretos
               a desgracias sin registros;
               naciste, en fin, en los brazos
               de la Fortuna, y convino
               fïarte de sus mudanzas,
               permitiéndote a su arbitrio,
               por no fïarte a tu abuelo,
               y, envuelto entre los armiños
               de un rebozo, que la noche
               más que el discurso previno,
               el cóncavo y duro tronco
               de una encina fué, Francisco,
               sucesor de mis entrañas,
               puesto que áspero, benigno.
               Dejéte crüel piadosa,
               llorando tus desabrigos,
               y apresurando los pasos
               diligencias solicito
               a que mi ausencia reparen;
               y apenas de ti divido
               los ojos--pero no el alma--
               cuando en mitad del camino
               dos hombres hallo. Fiéme
               en su piedad--¿qué prodigios
               en tu extraño nacimiento
               no vencen los inauditos?--
               Con el socorro de un manto
               cubierta al más viejo pido
               que te ampare, disfrazando
               verdades con dos sentidos.
               Prosiguiéndolas estaba
               cuando--escucha otro peligro--
               conozco, casi mortal,
               que es mi padre a quien las digo.
               Turbóme el riesgo impensado
               de suerte, que compasivo,
               casa y amparo me ofrece
               que yo agradezco y no admito.
               Roguéle que me guardase
               el tesoro que escondido
               confïaba a su nobleza;
               dile las señas del sitio,
               y ausentándome animosa
               hallé en casa regocijos
               sucesores de mi llanto
               que encubrieron mi retiro.
               A don Alvaro en su acuerdo;
               a su padre dando alivio
               con su vida a sus pesares,
               y a tu abuelo que contigo
               en los brazos admirado,
               tu hallazgo--nunca otro visto--
               contaba tan amorosa
               como si hubiera sabido
               que sin riesgo de su fama
               eras su nieto y mi hijo.
               ¡Disposición de los cielos,
               que así eslabona prodigios!
               Afirmónos que una cabra
               te daba leche, y previno
               pronósticos tal milagro
               que en tí asombren este siglo.
               Profetizaba ignorante
               lo que fuiste, pues me dijo
               que cual madre te crïase.
               Ya tú ves si lo he cumplido.
               Doce años las esperanzas
               de tu desagradecido
               padre, que legitimarte
               siendo mi esposo, no quiso,
               entretuvieron deseos
               que consolados contigo,
               resistieron persuasiones
               de quien con ruegos continuos,
               con preceptos y obediencias,
               siendo mi esposo, han podido
               obligarme a nuevo imperio
               por no ocasionar castigos.
               Caséme, y volvió tu padre
               cuando te imposibilita
               a legitimar tu fama.
               Mira si con razón digo
               que a don Gonzalo le debes
               más que a otro hombre, siendo su hijo,
               y si hay a quien debes menos,
               pues pudiendo, no ha querido
               darte el blasón que te falta,
               que yo a segundo dominio
               sujeta, es fuerza olvidarte,
               si en tanto amor cabe olvido.
               Padre tienes generoso;
               tu abuelo por mal sufrido
               y travieso te aborrece;
               acostumbrado a peligros
               estás, no sabrás temerlos;
               de portentosos principios
               naciste, sigue su estrella,
               y si los consejos míos
               apruebas, pues que tu padre
               fué tan severo contigo,
               herédale en las hazañas,
               serás hijo de ti mismo.

Vase doña BEATRIZ


Pág. 52 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina


PIZARRO:

               Madre, yo lo cumpliré
               si el valor a que me inclino,
               los presagios que me amparan,
               las esperanzas que animo
               no me salen mentirosas.
               Yo, que repudiado he sido
               de ti, cuyo honor no quiere
               que me intitule tu hijo;
               yo, que del ser que me han dado
               los empeños desobligo,
               pues avariento mi padre
               ha injuriado este apellido,
               hijo de ninguno soy;
               no tengo padres, no admito
               ascendientes que me agravien;
               en mis obras legitimo
               el nuevo ser que restauro,
               las hazañas a que aspiro.
               Deudor de mí mismo soy,
               hijo seré de mí mismo.
               Yo malograré mis años
               --¡viven los cielos propicios!--
               si a pesar de inconvenientes
               medio mundo no conquisto.
               No tendré nombre hasta entonces;
               no sabrán de qué principios
               procedo, no temeré
               ejercitos de enemigos,
               montes de dificultades,
               naufragios jamás creídos,
               desiertos nunca pisados,
               arduos hasta el cielo riscos.
               La media esfera que gozo
               es medio mundo; así explico
               el pronóstico, que en ella
               todo un orbe ha dividido.
               Yo he de dar desde hoy en esto,
               o morir o conseguirlo.
               Todo es dar en una cosa,
               donde hay valor no hay peligro.

FIN DE LA JORNADA SEGUNDA


Jornada III
Pág. 53 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Salen un PAGADOR y un CAPITÁN

PAGADOR:

               ¡Plegue al cielo que estas paces
               sean sin fin

CAPITÁN:

               ¿Para qué?
               Nunca cosas deseé
               de nuestra vida incapaces.
                  Déles Dios paz a las monjas,
               tenga paz el labrador,
               paz pida un adulador,
               --que en la guerra no hay lisonjas--
                  paz el avaro, que encierra
               usuras, paz el letrado,
               paz el cura, y el soldado
               tras una guerra otra guerra.
                  ¿Tenemos otro caudal?
               Bien comeremos por vos,
               Pagador, si os oye Dios.

PAGADOR:

               Son Castilla y Portugal
                  en la nobleza y hazañas
               --puesto que competidoras
               y de sus armas señoras--
               honra de las dos Españas.
                  Mientras ellas entre sí
               se destruyen, triunfa y crece
               el moro y se ensoberbece
               viéndonos andar así.
                  Quitemos a esta Granada
               la corona que Ismael
               la puso; doña Isabel
               y Fernando--sosegada
                  Castilla--pisen sus granos
               y gocen de sus tesoros.
               Conquistemos reinos moros
               viviendo en paz los cristianos;
                  que es afrenta que un rincón
               que sólo al alarbe queda
               en tantos años no pueda
               limpiarle nuestra nación.
                  Barramos esta basura
               que por setecientos años
               a costa de tantos daños
               y tantos peligros dura.


Pág. 54 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


CAPITÁN:

               Escobas tienen de fuego
               nuestra Isabel y Fernando,
               que ya el moro está temblando,
               y a ver en su vega llego
                  malograrles su cosecha.

PAGADOR:

               Escoba es la Inquisición
               --de estos reyes fundación--
               que llamas toda, aprovecha
                  tanto contra la cizaña
               que sembró la pravedad
               blasfema.

CAPITÁN:

               Con la Hermandad
               e Inquisición vive España;
                  pero mientras que Fernando
               tala al morisco su Vega
               y el tiempo dichoso llega
               que está el bautismo esperando
                  en que a pesar de andaluces
               infieles su Alhambra vea,
               si con lunas se platea,
               que la eclipsan nuestras luces,
                  decidme, pues lo sabéis,
               de estas paces los contratos.


Pág. 55 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PAGADOR:

               Para nosotros baratos
               si sus condiciones veis.
               Después que aquel gran Girón,
               Maestre de Santiago,
               venció la del Albufera
               contra portugueses tantos
               y las quiebras restauró,
               celebradas por milagro,
               que llaman de Aljubarrota
               por romper los castellanos;
               la infanta doña Beatriz,
               que viva nestoreos años
               y es tía de nuestra reina,
               duquesa del noble estado
               que se intitula Viseo,
               suegra de don Juan el Sabio,
               Príncipe de Portugal
               y del mundo espejo raro;
               deseosa de que vuelva
               a España el siglo dorado
               que Marte convirtió en hierro,
               las puertas abriendo a Jano,
               para atajar competencias
               tomó prudente la mano
               en apaciguar naciones
               de dos reinos casi hermanos,
               y convidando a los nuestros
               el Católico Fernando
               que del solio aragonés
               iba, a pesar del navarro
               a tomar la posesión
               por muerte de aquel anciano,
               asombro de la milicia
               que dió laurel a sus años
               --el segundo rey don Juan
               de Aragón, digo--el cuidado
               de estas paces remitió
               a nuestra Isabel, espanto
               de los vivos, sol hermoso
               cuyos generosos rayos,
               como dan luz a los buenos,
               ciegan y abrasan los malos.
               Concertáronse, pues, vistas
               sobre la Puente de Tajo
               en Alcántara, que es linde
               de los dos reinos contrarios,
               que dichosas concluyeron
               a los postreros del marzo
               presente, que es el de mil
               cuatrocientos y ochenta años,
               y fueron las condiciones
               principales, que quitando
               el rey don Alfonso el quinto
               los leones cuarteados
               y castillos de su escudo
               no se llame el lusitano
               rey, desde hoy, de Castilla,
               como por el mismo caso
               ni los nuestros se intitulen
               de Portugal reyes, dando
               por ningunos los derechos.
               Ítem, que ofrezca la mano
               doña Juana, la pretensa
               princesa, la que llamaron
               Beltraneja maliciosos,
               y de don Enrique el cuarto
               heredera, confidentes
               al nieto del rey, llamado
               Alfonso, como el abuelo,
               hijo de don Juan, quedando
               de Portugal sucesores
               despues que falten entrambos.
               Pero que si no quisiere
               pasar por estos contratos
               el niño infante después
               que llegue a perfectos años,
               la portuguesa corona
               dé luego cien mil cruzados
               a doña Juana, la cual
               pueda, si gusta, entretanto
               en un monasterio ilustre
               dar al mundo desengaños,
               envidia a sus enemigos
               y a sus pesares descanso.
               Que a rebeldes de Castilla
               se les cierre puerta y paso
               para ampararse en su reino
               contra el nuestro conspirando;
               y que toda la conquista
               que margena el Oceano
               por las africanas costas
               quede eternamente a cargo
               de las quinas portuguesas,
               sin que por sucesos varios
               que intente el tiempo, Castilla
               tenga derecho a estorbarlo.
               Que queden como en rehenes
               hasta cumplirse estos tratos
               en poder de la duquesa
               de Visco, por un año,
               en el castillo de Mora
               el niño Alfonso, al regalo
               fïándole de su tía
               y el clavel del mejor mayo
               que vió la naturaleza
               --la Infanta digo, retrato
               en la hermosura y el nombre
               de nuestra reina--con tanto
               que el portugués deje libres
               los pueblos que en los asaltos
               de esta guerra nos usurpa,
               y nos entregue otros cuatro
               de los suyos por seis meses.
               Uno ha que se publicaron
               en las dos cortes, haciendo
               universalmente aplauso
               lo plebeyo y generoso
               de ambas coronas, trocando
               en regocijos y fiestas,
               muertes, peligros y agravios.
               Ya a sus reyes reducida
               la condesa, aquel gallardo
               espíritu belicoso,
               digno de inmortales lauros,
               de doña Beatriz Pacheco,
               que en Medellín sus vasallos
               por Semíramis pretenden
               dedicarla simulacros,
               olvidadas competencias,
               besa pies y la honran brazos;
               y el Clavero, don Alonso,
               de Alcántara, ya del bando
               donde la lealtad le alista,
               muestra que si fue Alejandro
               en hazañas, ya es Monroy,
               blasón generoso y claro.
               Ya el gran marqués de Villena
               con el valiente Primado,
               Pacheco uno, otro Carrillo
               enojos reales templaron.
               Todo es paz, todo sosiego.
               Permitan los cielos santos
               que lo que las discusiones
               hasta este tiempo turbaron
               lo restaure la concordia
               y que contra el africano,
               reliquias del vil profeta,
               esfuerzo y armas juntando,
               a nuestra ley reducida
               trueque Granada los granos
               en diamantes por rubíes
               que Isabel goce y Fernando.


Pág. 56 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Sale ROBLEDO, soldado

ROBLEDO:

               Ya puede vuestra venganza
               gozar, señor pagador,
               si es el vengarse valor,
               esta noche su venganza.
                  El capitán don Gonzalo
               Pizarro asiste en Trujillo.
               Alcaide es de su castillo,
               las armas son su regalo;
                  mas como este reino goza
               de paz, amor más humano
               quiere que le dé la mano
               doña Beatriz de Mendoza
                  y en ella el logro mayor
               que el dios desnudo reparte,
               que lo que no premia Marte
               toma por su cuenta Amor.
                  En fin, se casa con ella,
               y esta noche son las bodas;
               júntanse las damas todas
               trujillanas, y es tan bella
                  la novia, que se recrea
               Amor de verse español,
               y la que en ausencia es sol
               parece a su lado fea.
                  Descuidado de enemigos
               y todo festivo está;
               si pena al agravio os da,
               la noche ofrece castigos.
                  Aprovechadlos agora
               y vengad a vuestro hermano.


Pág. 57 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PAGADOR:

               Antes que la dé la mano,
               contra mi sangre agresora,
                  se la he de colgar al cuello.
               En esta ocasión mostrad,
               capitán, vuestra amistad,
               que el fugitivo cabello
                  nos ofrece la Ocasión
               quince años ha deseada,
               y sola esta noche hallada.
               En Salamanca, en razón
                  de una cátedra que había
               llevado un deudo, salió
               con otros y me mató
               un hermano que tenía,
                  el más lucido letrado
               que aquel concurso estimaba.
               Yo era entonces quien privaba
               con Enrique, que vengado
                  quiso verme, en tanto extremo,
               que, despachando contra él
               un juez severo y crüel,
               dió los cómplices al remo;
                  pero huyendo el agresor
               por excusar la justicia,
               se valió de la milicia
               que a perdidos da favor.
                  En ella, en efecto, ha sido
               tan dichoso que alcanzara
               si yo no se lo estorbara,
               premios que otros han tenido
                  con menos méritos que él;
               porque como sucedí
               en el favor que adquirí
               con Fernando e Isabel,
                  persiguiéndole hasta agora
               no le he dejado medrar;
               si bien no pude estorbar
               que cuando venció en Zamora
                  nuestro campo al portugués
               sus hazañas no alcanzasen
               que capitán le nombrasen
               los reyes, y que después
                  trocase la compañía
               de infantes en hombres de armas.
               Vence la envidia a las armas.
               Creció en su valor la mía.
                  Diversas veces coheché
               soldados que le matasen,
               delitos que le imputasen,
               y con el rey procuré
                  desacreditar su fama,
               mas sacóle vencedor
               mi desdicha y su valor,
               que en las tinieblas la llama
                  luce más, y los engaños
               si aprietan, no prevalecen.
               Beber su sangre apetecen
               mis agravios ya ha quince años;
                  si esta vez no lo consiguen
               morirán desesperados.


Pág. 58 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


CAPITÁN:

               Aconsejar agraviados
               que más sus pasiones siguen
                  que la razón, es gastar
               persuasiones sin provecho.
               De mi amistad satisfecho
               podéis, pagador, estar,
                  pues la guerra concluída
               y fiándoos el caudal
               el rey de su hacienda real,
               depende de vos mi vida,
                  como de quien socorrerme
               puede en mis necesidades.

PAGADOR:

               Conformemos voluntades.
               Si Alejandro queréis verme
                  vengadme vos y seréis
               dueño de cuanto poseo.
               Segura la ocasión veo;
               si ejecutarla queréis
                  dos leguas dista de aquí
               Trujillo y el sol se ausenta.
               Mi enemigo sólo intenta,
               descuidándose de mí,
                  trocar el acero en galas.
               En llanto sus bodas trueque,
               porque su esperanza seque
               el pésame de dos balas.
                  Sabremos cual es la casa
               donde se ha de desposar;
               enviarémosle a llamar,
               y entre la gente que pasa
                  a tener parte en la fiesta
               encubriéndonos mejor,
               sin saberse el agresor
               podrán llorarla funesta.
                  ¿Qué decís?


Pág. 59 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


CAPITÁN:

               Que hay paces digo
               y que con ellas no hay paga;
               que vuestro gusto se haga,
               porque vuestra mesa sigo.
                  Trazad, y pondré en efecto
               cualquiera orden que me deis.

PAGADOR:

               Como a mi hermano venguéis
               mil escudos os prometo.

Vanse el PAGADOR y el CAPITÁN.
Salen CARRIZO y PULIDA

CARRIZO:

               Ya por hoy no iré al molino.

PULIDA:

               Hannos en la Zarza echado
               tanto del roto soldado,
               que el diabro con ellos vino.
                  ¿Mas que nos queda el corral
               con el gallo soldemente?

CARRIZO:

               Por bien se lleva esta gente,
               Polida, que no por mal.
                  Un día es, y éste se pasa
               como quiera. ¿Tenéis olla?

PULIDA:

               De macho con su cebolla;
               tocino y pan hay en casa;
                  ¿Mas vino y las gollorías
               que piden?

CARRIZO:

               Pan y manteles
               nos obrigan.

PULIDA:

               Son crüeles,
               y más los de aquestos días,
                  que vienen mal avezados
               de la guerra que han tuvido
               en Portugal.

CARRIZO:

               Despedido
               los han, y ya van pagados.
                  El soldado que os copiere
               recebidle con amor,
               que por mal es lo peor.


Pág. 60 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



PULIDA:

               Mientras aquí no estoviere
                  don Álvaro, que a Trujillo
               a unas bodas se hué ayer,
               ansí lo habemos de her,
               que si no pan y cochillo
                  --y aun eso de mala gana--
               les diera.

CARRIZO:

               Llevóse ya
               Dios al viejo.

PULIDA:

               A estar acá,
               la Zarza quedara sana
                  de estos lobos que el pellejo
               nos quitan. ¡Malditas piezas!

CARRIZO:

               Sí, don Francisco Cabezas
               hué bravo hombre.

PULIDA:

               ¡Lindo viejo!

CARRIZO:

               Mas don Álvaro Durán
               no le va, aunque mozo, en zaga.

PULIDA:

               Carrizo, no sé que me haga.
               Habrar quiero al capitán,
                  y dolereráse de mí
               quizaves.

CARRIZO:

               ¡Bonicos son!
               Dadlos a la maldición,
               que en viéndoos, Polida, ansí,
                  con aquesa catadura,
               temo...

PULIDA:

               ¿Qué teméis?

CARRIZO:

               ¡Pardiós!
               que vais una y volvéis dos.
               Yo os digo la verdad pura;
                  dad al huésped buen despacho,
               que más vale, si se atreve,
               que doce pollos nos lleve
               que no que os deje un mochacho.
                  Mas el alcalde es mi amigo;
               yo le vo al concejo a habrar,
               que si se deja rogar
               y mi pobreza le digo,
                  por ocho o por doce reales
               de este trabajo saldremos.


Pág. 61 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



PULIDA:

               Carrizo ¿y do los tenemos?

CARRIZO:

               Vendo un buey y excuso males;
                  que hay soldado--si le cuadra
               la posada que le dan--
               que convida al capitán
               y con él toda una escuadra,
                  y por heros más merced,
               mostrando que es dadivoso,
               dando tras roso y velloso
               no deja estaca en pared.
                  Porque esto no nos suceda
               voilo a concertar, Polida.

Vase CARRIZO

PULIDA:

               Pues venga y vino me pida,
               que a fe--si en mi casa queda
                  y no es comedido el mozo--
               porque cene con regalo,
               que le he de dar pan de palo
               y a beber agua del pozo.

Sale QUIRÓS, soldado, muy roto, y con
frascos y cuerda en la cinta
 

QUIRÓS:

               Me racomando, patrona.

PULIDA:

               No entiendo latín, soldado.

QUIRÓS:

               Esta boleta me han dado
               para aquí.

PULIDA:

               De su presona
                  cuidaremos.

QUIRÓS:

               ¿Qué hay de cena?

PULIDA:

               macho, cecina, y tocino
               tién la olla.

QUIRÓS:

               ¿No hay gallina?

PULIDA:

               Para soldados no es buena,
                  que engendra sangre cobarde.


Pág. 62 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


QUIRÓS:

               Aves come el que es guerrero,
               y las plumas del sombrero
               harán de mi esfuerzo alarde.
                  Yo de noche no como olla,
               que el soldado no es gañán.
               ¿Hay pollas?

PULIDA:

               No faltarán.

QUIRÓS:

               Jugaremos a la polla.
                  ¿Qué principio y postre espero?

PULIDA:

               Principios, señor soldado,
               son acá el primer bocado.

QUIRÓS:

               ¿Y los postres?

PULIDA:

               El postrero.

QUIRÓS:

               Pues yo empiezo en ensalada,
               y remato en aceitunas.

PULIDA:

               De encina mos traen algunas,
               que es comida regalada.

QUIRÓS:

               ¡Pesar de quien la parió!
               ¿Bellotas ha de comer
               un soldado?

PULIDA:

               ¿Pues qué ha de her?

QUIRÓS:

               ¿Soy hijo pródigo yo?

PULIDA:

               Parécelo en los retazos.

QUIRÓS:

               Poquito a poco, monsiura.
               ¿qué cama habrá?

PULIDA:

               Algo dura.

QUIRÓS:

               Pues yo vengo hecho pedazos.

PULIDA:

               Ya lo veo. Hay cabezales,
               en somo de aquel escaño.

QUIRÓS:

               ¿Sin sábanas?

PULIDA:

               Hacen daño.

QUIRÓS:

               ¿Y qué mantas?

PULIDA:

               Dos costales.


Pág. 63 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


QUIRÓS:

               ¡Cuerpo de Cristo con ella!

PULIDA:

               Quien da lo que tién, ¿qué debe?

QUIRÓS:

               ¿Y aquí qué vino se bebe?

PULIDA:

               Del pozo.

QUIRÓS:

               Bébalo ella
                  y reviente, porque yo
               esta noche he de cenar
               borrajas al empezar.

PULIDA:

               Borrachas cuidaba yo.

QUIRÓS:

               Y tras ellas su jigote.

PULIDA:

               ¿Mi gi... qué? ¿qué es si lo sabe?

QUIRÓS:

               De ternera, si no es de ave.

PULIDA:

               ¿Gigorro?

QUIRÓS:

               0 pastel en bote.

PULIDA:

               Ni yo girrote sé her,
               ni pastel he visto en bota.

QUIRÓS:

               De lo caro una candiota.

PULIDA:

               Candi... hay que empieza a arder.

QUIRÓS:

               Y levantada la mesa.
               en cama mullida y blanda
               colcha y sábanas de Holanda.

PULIDA:

               Ya tomara estopa gruesa.

QUIRÓS:

               Y por si me hiciere mal,
               con esas dos manos tiernas
               ha de traerme las piernas.

PULIDA:

               Si las deja en el corral.

QUIRÓS:

               Podrá ser que así me obligue
               a que soplando el candil
               la dé mi cuerpo gentil
               con lo demás que se sigue.


Pág. 64 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



PULIDA:

               Pues si con lo que le dan
               en casa no se contenta,
               y sin naranja y pimienta
               no come cecina y pan,
                  antes que salte las bardas,
               que no están bajas a fe
               porque duerma le traeré
               las piernas con unas cardas;
                  y si en su tema prosigue,
               le mediremos dos trancas,
               desde el cogote a las ancas,
               con lo demás que se sigue.

QUIRÓS:

               Pues yo la voto...

PULIDA:

               No bote.

QUIRÓS:

               A Cristo, que ha de llevar
               esta noche que rascar
               la pápara a puro azote.
                  Ponga las manos en cruz.

Quiere atarla con la cuerda

PULIDA:

               ¿Para?

QUIRÓS:

               Cruce los dos brazos,
               sabrá qué son latigazos
               de una mecha de arcabuz.

Grita

PULIDA:

               ¡Aquí de Dios y del reye!
               ¿No hay josticia?

Dala una coz

QUIRÓS:

               Menos voces.

PULIDA:

               ¡Despinfarrado! ¿De coces
               vos a m ? ¿No hay Dios? ¿No hay leye?


Pág. 65 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Salen dos SOLDADOS y CARRIZO

SOLDADO 1:

               O rescatar la posada
               con cien reales, o pasar
               crujía, y sin replicar.

CARRIZO:

               ¿Con cien reales? ¡Mas nonada!

SOLDADO 2:

               Cabales.

CARRIZO:

               Menos los ceros.
               Diez les iba yo juntando.

PULIDA:

               ¡Ay Carrizo! Aquí andan dando.

SOLDADO 1:

               ¡Ea, ponédmele en cueros,
                  veréis la tunda que lleva.

QUIRÓS:

               Desnúdese ella también.

CARRIZO:

               ¿Ambos desnudos? ¿No ven
               que ya pasó Adán y Esgueva?

Sale PIZARRO, muy galán, con mucha pluma y
un venablo


PIZARRO:

               ¿Qué esto?

PULIDA:

               ¡Ay, Francisco mío!
               ¿Tú en la Zarza y yo en trabajos?
               Este muladar de andrajos
               con mujeres tiene brío;
                  que a nacerme aqui unas pocas
               yo les juro a non de Dios...

CARRIZO:

               Francisco, doleos de nos.

PIZARRO:

               ¿Soldados contra unaS tocas
                  en vez de darlas socorro,
               y hombres os osáis llamar?

CARRIZO:

               Me quieren desatacar.

PULIDA:

               Me piden carne en gigorro.

PIZARRO:

               Quitáos las torpes espadas,
               quitáoslas, o ¡vive Dios!...

SOLDADO 1:

               Señor alférez, los dos
               somos...

PIZARRO:

               ¿Qué dos o qué nadas?
                  Acabemos, desceñidlas,
               y en su lugar os poned
               dos ruecas.

SOLDADO:

               Vuesa merced
               nos trate bien.


Pág. 66 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PIZARRO:

               Redimidlas
                  la vejación en que están
               corridas a vuestros lados.
               Pícaros sois, no soldados.
               Bien los campos labrarán
                  los míseros labradores
               si las manos les tenéis
               atadas. ¿Pretenderéis
               por esta hazaña favores
                  en el consejo de guerra?
               Presentad esos cordeles
               cuando aleguéis por papeles
               que defendisteis la tierra.
                  ¿Adónde está el capitán?

QUIRÓS:

               A Trujillo fué esta tarde.

PIZARRO:

               Quitá la espada, cobarde,
               que pues sus veces me dan
                  y soy su alférez, agora
               sabré si conforme a ley...

SOLDADO 1:

               Mire...

PIZARRO:

               ¡Por vida del rey
               y la reina, mi señora,
                  infames, que la bandera
               me fió, si no os quitáis
               las espadas que afrentáis
               --mejor una caña fuera--
                  que os cosa con el venablo!

CARRIZO:

               Polida, ¿qué decís de esto?.

PULIDA:

               Es un dimuño.

CARRIZO:

               Es un diabro.

PIZARRO:

               Llamadme a los labradores.

Vase CARRIZO


Pág. 67 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



SOLDADO 2:

               Vuesa merced considere
               que es muy mozo, y que si quiere
               con desprecios y rigores
                  poner su enojo en efeto,
               aunque nuestro alférez sea,
               tiene poca barba, y crea
               que a no guardarle el respeto
                  que pide el cargo...

PIZARRO:

               ¡Cobarde!
               Mi bandera y preeminencia
               no la adquirí por herencia,
               ni las barbas son alarde
                  del valor que al noble anima,
               sino el espíritu honrado
               que en el alma vinculado
               los peligros desestima;
                  que a ser ansí, aunque parezca
               que en ellas le puso Dios,
               barbas os sobran a vos
               para una guarda tudesca.
                  La reina, nuestra señora,
               me dió el cargo que consigo,
               siendo ella misma testigo
               en el cerco de Zamora,
                  que mi capitán rendido
               y perdida su bandera,
               paje de gineta era,
               pero aunque paje, atrevido,
                  no con mujeres, cual vos,
               pues fïado en la Fortuna
               volví, si perdimos una,
               a su presencia con dos.
                  Alférez entonces me hizo
               sin suplicárselo yo;
               la bandera que me dió
               de trece años la autorizo.
                  Y porque sepáis si en mí
               las barbas son menosprecio,
               agora veréis cuán necio
               fuisteis en hablarme ansí.
                  Desceñíos esa espada
               antes que enojos provoque
               y fruta de un alcornoque
               os haga mal sazonada.
                  ¡Presto!


Pág. 68 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



SOLDADO 1:

               Por mi superior
               os obedezco.
Quítanselas

PIZARRO:

               ¿Qué aguardan
               los dos?

SOLDADO 2:

               Ya vamos.

PIZARRO:

               Ya tardan.
               ¡Hola, Carrizo!
Salen CARRIZO y otros

CARRIZO:

                  Señor,
                  aquí todo el puebro está.
Pizarro señalando a QUIRÓS

PIZARRO:

               Éste, con vuestra mujer
               valiente, en vuestro poder
               para ejemplo quedará
                  de infame, con condición
               que esté en la plaza colgado
               hasta mañana.

QUIRÓS:

               ¿Yo ahorcado?

PIZARRO:

               No, que os tengo compasión.
                  De los hombros solamente,
               mas sin que os quiten la vida,
               con una rueca ceñida
               regocijaréis la gente.

CARRIZO:

               ¿Y estotros dos?


Pág. 69 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PIZARRO:

               Castigadlos.
               Déles cada labrador
               catorce azotes.

SOLDADO 1:

               Señor,
               mira que somos...

PIZARRO:

               Llevadlos.

SOLDADO 2:

               No faltará quien dé cuenta
               a los reyes de este agravio.

PIZARRO:

               Ella es santa y él es sabio.
               Yo les diré vuestra afrenta,
                  podrá ser que se mitigue.

PULIDA:

               Venga a la plaza el modorro,
               porque le demos gigorro
               con lo demás que se sigue.

CRESPO:

               ¡Burlaos con el Francisquillo!

CARRIZO:

               Azotaina ha de haber hoy.

PIZARRO:

               A ver a la reina voy,
               que entra esta noche en Trujillo.
Vase PIZARRO

PULIDA:

               Soldado, esas piernas bellas,
               después que colgado esté,
               --¿oye?--no se las traeré,
               pero tiraréle de ellas.

SOLDADO 1:

               ¡Que a esto un rapaz nos obligue!

PULIDA:

               Y a esotros dos marquesotes
               a cada catorce azotes,
               con lo demás que se sigue.
Vanse todos.


Pág. 70 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Sale el PAGADOR, el CAPITÁN,
con un arcabuz y ROBLEDO
PAGADOR:

               Mejor lo habemos trazado
               de esta suerte.

CAPITÁN:

               En la ciudad
               nos pusieran en cuidado;
               que en tanta publicidad
               y con tanto deudo lado,
                  aunque es de noche, no fuera
               posible no conocernos.
               Aguardándole aquí fuera
               si él viene antes de ofendernos
               la justicia cuando muera,
                  es fácil el retirarnos
               sin que se sepa el autor
               de su muerte.

PAGADOR:

               Por vengarnos
               menospreciaré el favor
               de los reyes.

CAPITÁN:

               Ocultarnos
                  con las tinieblas podemos,
               después que muerte le demos,
               quedando en pie tu privanza.

PAGADOR:

               Cumpla yo con mi venganza,
               que después nos libraremos.
                  En fin, ¿dijo que saldría
               a este sitio?


Pág. 71 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


ROBLEDO:

               Prometiólo,
               y con mucha cortesía;
               puesto que no estaba solo,
               y que entonces le asistía
                  de Trujillo la nobleza,
               por asegurarlos dijo,
               "Trátame con aspereza
               esta dama, y es prolijo
               amor si temoso empieza.
                  Yo acabo de desposarme,
               y es bien desembarazarme
               de cosas que la han de dar
               a doña Beatriz pesar.
               Pero, pues, envía a llamarme,
                  dígala, hidalgo, que luego
               voy al sitio señalado;
               que le apreste mientras llego,
               y tome por el cuidado
               esta sortija."

PAGADOR:

               ¡Sosiego
                  notable!

CAPITÁN:

               ¿No se turbó?

ROBLEDO:

               ¿Turbar? antes se rió
               mientras el papel leía.

PAGADOR:

               Más de su esfuerzo se fía
               que de mi venganza yo.
                  Pero cumpla él su promesa
               verá presto el desengaño.
Salen don GONZALO, como de noche

GONZALO:

               A algún celoso le pesa
               de mis bodas, y en su daño
               quiere turbarme esta empresa.
                  Sin firma vino el papel,
               como yo sin compañía.
               Amor celoso es cruel.


Pág. 72 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Sale PIZARRO
PIZARRO:

               Tarde, diligencia mía,
               venís; honra, no sois fiel
                  si os perdéis por perezosa
               y mi padre se desposa
               sin impedírselo yo.

CAPITÁN:

               Éste es, ¿tiraréle?

PAGADOR:

               No;
               tened, que en acción dudosa
                  me pesará que matemos
               otro en vez del que buscamos,
               pues si esta ocasión perdemos,
               sin esperanza quedamos
               de que después nos venguemos.
                  Sepamos quién es primero.

CAPITÁN:

               Llegad, que yo aguardo aquí,
A PIZARRO

PAGADOR:

               Si sois don Gonzalo espero
               saber.

GONZALO:

               Pronunciar oí
               mi nombre; acercarme quiero.

PIZARRO:

               (¿Don Gonzalo? Ansi se llama (Aparte)
               quien me ha dado el ser que tengo.
               Si alguno que le desama
               le intenta ofender, yo vengo
               a acreditar más su fama.)
                  Mi nombre es Gonzalo.

GONZALO:

               (¿Cómo?) (Aparte)

PAGADOR:

               ¿Gonzalo Pizarro?

PIZARRO:

               Pues,
               con ese apellido domo
               cobardes.
Al CAPITÁN

PAGADOR:

               Amigo, él es;
               vengue mi agravio tu plomo.
                  Dispárale.

CAPITÁN:

               No dió fuego.

GONZALO:

               ¡Oh, villanos! la traición
               que en vosotros a ver llego;
               con noble satisfacción
               dará a mi enojo sosiego.
                  Yo soy Gonzalo Pizarro.
               ¡A ellos, joven gallardo!


Pág. 73 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PAGADOR:

               Tres somos, mueran los dos.
Riñen

PIZARRO:

               ¡Ojalá os hiciera Dios
               tres mil

ROBLEDO:

               Esta cuesta aguardo.
                  Vida, bajaos a los pies,
               y ellos os libren de mal.
Huye ROBLEDO

GONZALO:

               ¿Contra uno, y salís tres?

PAGADOR:

               Al pagador general
               matáis. Sosegáos.

GONZALO:

               Después,
                  que agora es razón--si ha sido
               pagador--que las traiciones
               pagues que me han perseguido.

PIZARRO:

               ¡Cuchilladas, no razones!
               ¡Cuerpo de Dios! Ya he tendido
                  al uno. Esotro que queda
               porque escaparse no pueda
               desjarretarle es mejor.
Huye el CAPITÁN

GONZALO:

               A traidores, pagador,
               se paga de esta manera.
                  ¿Huís? no me maravillo.

PAGADOR:

               ¡Muerto soy! ¡Favor al rey!
               Alguaciles de Trujillo,
               ¡justicia! ¿no hay Dios? ¿no hay ley?
Huye el PAGADOR

GONZALO:

               Hay valor, que es tu cuchillo.

PIZARRO:

               No los sigáis caballero,
               que tengo que hablar con vos.

GONZALO:

               Obligado a vuestro acero
               confieso que os trujo Dios
               en mi socorro; no quiero
                  más dicha ya que saber
               quién sois y luego serviros.


Pág. 74 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PIZARRO:

               Admitiéralo, a no ser
               ingrato vos a suspiros
               de alguna ilustre mujer,
                  que perdió por olvidada
               lo que os fió por querida,
               y en mí dejó vinculada
               la venganza de ofendida,
               si no de menospreciada

GONZALO:

               No os entiendo.

PIZARRO:

               Yo lo creo;
               que el no entender ya es en vos
               mal viejo, común empleo
               de quien sin mirar que hay Dios
               se sujeta a su deseo.
                  ¿Habéis dado ya la mano
               al nuevo dueño que amáis,
               o queréis que llore en vano
               palabras que la empeñáis
               en fe de un amor liviano?
                  ¿Iréisos a Italia ya
               para que no legitime
               la sucesión que os dará,
               y burlada se lastime,
               pues por vos sin honra está?

GONZALO:

               Encubierto defensor,
               que enigmas multiplicando,
               me injuriáis y dais favor,
               a un tiempo estáis engendrando
               ira en mi pecho y amor.
                  Si a darme ayuda venís,
               ¿por qué agraviar me queréis?
               ¿Con la noche os encubrís?
               ¿Injuriador socorréis
               y amigable perseguís?

PIZARRO:

               Porque a imitaros me atrevo,
               enemigo bienhechor,
               ejecutando a quien debo
               el bien y el daño mayor
               que tiene el mundo.

GONZALO:

               Mancebo;
                  según el modo de hablar,
               si no sois el que colijo,
               sin seso debéis de estar.
               ¿Sois vos hijo...?

PIZARRO:

               Yo soy hijo,
               sin padres, de un encinar.

GONZALO:

               ¡Ay, cielos! ¿Doña Beatriz
               Cabezas es vuestra madre?


Pág. 75 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PIZARRO:

               Fuéralo, a ser tan feliz,
               que a su tálamo mi padre
               sujetara la cerviz.
                  Mas no lo soy--agraviadas
               prendas por vos infelices--
               viéndoos, pues quedan burladas,
               dichoso con las Beatrices,
               y ellas con vos desdichadas.

GONZALO:

               Hijo, a quien el alma adora,
               cesen enojos, que llora
               de contento el alma.

PIZARRO:

               ¿Está
               con vos desposada ya
               esotra Beatriz?

GONZALO:

               No ha una hora
                  que por dueño la admití,
               pues teniéndole tu madre
               ya su esperanza perdí.

PIZARRO:

               Pues, padre, no sois mi padre.
               Teneos allá.

GONZALO:

               Vuelve en tí.


Pág. 76 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



PIZARRO:

               Volviérades por mí vos,
               cuando de una encina fruto,
               ingrato a mi madre, a Dios,
               y alimentándome un bruto
               les debo más que a los dos.
                  Volviérades por mi fama;
               pues el más tosco pastor
               padre legítimo llama
               al suyo, y vuestro rigor
               cuando me engendra, me infama.
                  Tendréis hijos que posean
               el título que no aguardo,
               y menores que yo sean,
               porque me llamen bastardo
               cuando su hermano me vean.
                  ¡Ah, cielos! y quién pudiera
               dispensar obligaciones,
               y la mayor no os tuviera,
               porque a vuestras sin razones
               fin con mis desdichas diera.
                  Juntó amor en un sujeto
               dos contrarios sin ser sabio.
               ¡Triste de mí! Que en efecto
               si intento vengar mi agravio,
               pierdo a mi padre el respeto.
                  Extrañas contradicciones
               mezclándose me persiguen.
               ¡Posibles persecuciones
               que a un mismo tiempo me obliguen
               agravios y obligaciones!
                  ¡Vive Dios que no ha de verme
               más la luz de aqueste mundo,
               ni España en él conocerme,
               mientras que en otro segundo
               de vos pudiere esconderme!
                  Ya hay quien ofrece a Fernando
               de otro Orbe el descubrimiento,
               que en mí esperanza crïando
               mejore mi nacimiento,
               mi suerte lejitimando.
                  Yo, ingrato padre, a pesar
               de vuestro poco cuidado,
               tanta agua pienso pasar
               que en ella mi honor manchado
               pueda mi esfuerzo lavar.
                  Yo malograré mis años,
               y huyendo vuestros engaños
               vencedor de un medio mundo,
               lince del polo segundo
               pisaré climas extraños.
                  Yo, si llegare a tener
               hermanos, con más valor
               que ellos he de pretender
               que me veneren señor,
               llegándome a obedecer.
                  Suplirá la fortaleza
               faltas de naturaleza
               y de vos desobligado
               seré, por mí reengendrado,
               el fénix de mi nobleza.
                  Juzgaréisme, claro está,
               por loco, mas mi animosa
               inclinación mostrará;
               que en dando yo en una cosa
               salgo con ella.


Pág. 77 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


VOZ:

               Tendrá (Dentro)
                  el castigo que merece
               quien dió muerte al pagador.

OTRO:

               Aquí están los dos.

PIZARRO:

               Parece
               que se convoca al furor
               popular, y que apetece
                  prendernos.

GONZALO:

               El retirarnos
               juzgo ahora por cordura.

PIZARRO:

               El valor baste a animarnos;
               no hay valiente sin locura,
               vileza es dejar cercarnos.
                  ¡A ellos cuerpo de Dios!
               Pues vamos juntos los dos.

GONZALO:

               ¡Oh, hijo, César segundo!

PIZARRO:

               Mientras no gano otro mundo
               no os tengo por padre a vos.
Vanse los dos.
Suenan cajas y salen SOLDADOS.
Detrás la REINA Isabel,
y sale también Hernando CORTÉS

REINA:

               Vuélvase a alistar la gente
               que de la guerra pasada
               se despidió. Esta Granada
               nuestra armas acreciente.
                  El rey, mi senor, su empresa
               pretende, y sobre ella está.
               Sirva esta Granada ya
               para postres de mi mesa.
                  Contra el hereje fundé
               la divina Inquisición,
               la Hermandad contra el ladrón,
               los judíos desterré.
                  Vuelva la fe a su decoro,
               y en tan sagrada conquista
               quien desterró al Talmudista
               destierre también al moro.
                  La fe del bautismo dé
               a España su integridad;
               fundaréla una ciudad
               que se llame Santa Fe.
                  No quede en Extramadura
               quien no logre allí su fama,
               ganó mi esposo al Alhama,
               a Baza cercar procura.
                  Yo he de asistir en persona
               hasta ver esta Granada
               que de cruces coronada
               es timbre de mi corona.
                  ¡Al arma, pues, extremeños!


Pág. 78 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


CORTÉS:

               Si tal valor nos anima,
               si a sus reyes dan estima
               virtudes de tales dueños,
                  ¿qué mucho, vos su caudillo,
               que muestre el valor que cobra?
               Animándonos vos, sobra
               para Granada Trujillo.
                  Presto os llamarán monarca
               sus blasfemos aduares.

SOLDADO 1:

               Alegres cuantos lugares
               abarca nuestra comarca,
                  señora, con celo fiel
               os salen a festejar
               venturosos por gozar
               siglos de tal Isabel.
Salen CRESPO, BERTOL, CARRIZO, PULIDA y LABRADORES,

cantando


                  "Por esta calle que voy,
               por estotra doy la vuelta,
               no hay zagala que tenga la cara
               tan hermosa como la reina.

UNO:

               En ella vive un Abril
               con todas sus zarandajas,
               no es cara a lumbre de pajas,
               sino del Mayo gentil;
               sus ojos son torongil,
               sus pechos blancas cebollas,
               sus manos bollos o bollas,
               nieve y manteca revuelta
               en darme muerte resuelta
               cuando enamorado estoy.

TODOS:

               Por esta calle que voy,
               por estotra doy la vuelta,
               no hay zagala que tenga la cara
               tan hermosa como la reina.
 

PULIDA:

               A fe de Dios que no hay natas
               que igualen su catadura.
               Bendiga Dios su hermosura
               y déme a besar las patas.


Pág. 79 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


REINA:

               Seáis, serrana, bien venida
               por lo pulido que habláis.

PULIDA:

               ¡Oh! si el nombre me acertáis
               ya sabréis que só Polida.
                  Escúcheme su aspereza.
A PULIDA

CARRIZO:

               Su Alteza, necia, la di.

PULIDA:

               Su Alteza necia, que aquí,
               digo en la Zarza.

CARRIZO:

               (¡Ya empieza!) (Aparte)

PULIDA:

               Vino...en lo que toca al vino
               que el soldado mos pidió
               rape el diabro el que quedó;
               pero sobrando el tocino.
                  ¿No bondaba? Dígalo ella.
               Salga esta vez todo el corro,
               y como pidió gigorro,
               ansí yo huera doncella
                  pasara, mas con marido
               ¿no es pecado que pidiese
               que las piernas le trojese?
               Aun si se le hubieran ido,
                  ¡vaya! Mas, señora mía,
               ansí nos alumbre Dios,
               que una y otra, ambas a dos
               consigo se las traía.

REINA:

               Yo lo creo. (¿Hay tal simpleza?) (Aparte)


Pág. 80 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


PULIDA:

               Como no pude sofrillo,
               ¿conoce ella a Francisquillo,
               aquél que hizo su torpeza
                  alfiler ell otro día?
               Tamaño se echó de ver
               que alfiler había de ser,
               porque tuvo alferecía.
                  Daba en que me había de atar
               las manos, y bien ¿y qué hizo?
               ansí, también a Carrizo
               mandaron desatacar.
                  Pues Francisco en mi socorro
               los espetos les quitó,
               por los sobacos colgó
               en la praza al de gigorro,
                  y a los dos de los bigotes,
               porque cenasen mijor
               mandó a cada labrador
               pegarles catorce azotes.
                  Quedaron hechos tasajos,
               y al colgado--aunque eran tiernas--
               héndole a traer las piernas
               le tiré de los zancajos.
                  Dicen agora malas lenguas
               que al mi Francisquillo vienen
               a acusar. La culpa tienen
               ellos; pásense sus menguas
                  y esta gente se castigue,
               que en labradoras se envicia.
               Pido costas y justicia,
               con lo demás que se sigue.

REINA:

               Al que a vos mal os hiciere
               tendré yo por enemigo.
               Muy justo fué ese castigo.

PULIDA:

               Sí, señora, que no quiere
                  si quitarmos esta gente
               los pellejos.

REINA:

               Yo lo creo.

PULIDA:

               ¿Mos perdona?

REINA:

               Sí.

PULIDA.

               Deseo
               por el servicio presente
                  ella mercé.

REINA:

               Guárdeos Dios.
               Gusto me ha dado infinito.

PULIDA:

               ¿Y perdona a Francisquito?

REINA:

               Yo le perdono por vos.


Pág. 81 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Sale ROBLEDO
ROBLEDO:

               Al pagador general,
               señora, han muerto a traición.

REINA:

               ¿Qué decís?

ROBLEDO:

               Sin ocasión
               a tanto delito igual,
                  el capitán don Gonzalo
               Pizarro a matarle vino
               de noche y en el camino
               de esta ciudad.

CARRIZO:

               ¡Malo!

PULIDA:

               ¡Malo!

REINA:

               ¿Don Gonzalo? Dudo yo
               que sin causa se atreviese
               a cosa que desdijese
               de la sangre que heredó,
                  que es tan fiel como animoso.

ROBLEDO:

               Los testigos lo dirán.
               Dió muerte a su capitán
               un alférez revoltoso
                  que con don Gonzalo fué,
               a quien vuestra alteza ha honrado
               sin haber sido soldado,
               ni aun tener barbas.

REINA.

               ¿Quién fué?

ROBLEDO:

               El que porque a un labrador
               cama y posada pedía,
               que por suerte le cabía,
               un soldado de valor
                  le hizo colgar en la plaza,
               y a otros mandó azotar.

CARRIZO:

               Quísomos desacatar.
               Mire su merced que traza
                  de honrados,

REINA.

               ¿Tenéislos presos?

ROBLEDO:

               Hanse los dos resistido
               a la justicia.

REINA:

               Venido
               he yo a castigar excesos.
                  Vaya mi guarda por ellos.

CARRIZO:

               Peor, Pulida.

PULIDA:

               Peor.

REINA:

               Si los hizo mi favor,
               también sabré deshacellos.


Pág. 82 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina


Suenan cajas, y sale PIZARRO con una bandera al hombro;
a su lado don GONZALO. Tiende en llegando la bandera a
los pies de la REINA, e hincan las rodillas
PIZARRO:

               Leal postro a vuestros pies
               esta bandera, señora,
               con que me honró vuestra alteza,
               liberal con mi edad corta.
               Quince años son los que tengo,
               pero testigo es Zamora
               de que muriendo mi alférez,
               con una gineta sola,
               insignia de quien serví,
               entró nuestra escuadra rota,
               por el campo portugués,
               que cantaba la victoria,
               volviendo con dos banderas,
               sin que me sacasen gota
               de sangre, que ésta se guarda
               para hazañas más heroicas.
               Castigué las demasías
               de cobardes, que sin honra,
               fugitivos en la guerra,
               son presa de sus escoltas.
               Ya os constarán sus insultos
               y si no, esta labradora,
               pues aqui la trajo el cielo,
               los diga, que en esta historia
               es la más interesada
               por simple, no mentirosa.
               Llegué de noche a Trujillo
               a referir estas cosas
               a vuestra alteza, y ya cerca
               salen de entre peñas toscas
               tres hombres a preguntarme
               --adviértase el sitio y hora--
               si don Gonzalo Pizarro
               me llamo, que les importa.
               Yo, que oigo nombrar mi padre,
               receloso que alevosas
               diligencias le persiguen,
               mando al amor que responda
               que sí; y apenas lo escuchan,
               cuando con una pistola,
               cómplice vil de su infamia,
               venganzas torpes provocan.
               No dió fuego el polvorín,
               ni la sangre generosa
               de mi padre, que allí estaba,
               lugar a que se le acojan
               los salteadores aleves,
               pues quedaron por memoria
               y escarmiento de la envidia
               medrada con sus lisonjas.
               El pagador general
               es el uno, y vos, señora,
               testigo de estratagemas
               e invenciones cavilosas
               con que persiguió a mi padre,
               impidiéndole las glorias
               de tanta hazaña sin premio.
               ¿La malicia qué no estorba?
               El otro es mi capitán,
               que escribió con tinta roja
               la sentencia de su muerte
               bien dada, aunque lastimosa.
               Si por volver por mi padre
               y castigar afrentosas
               travesuras de perdidos,
               vuestra majestad se enoja
               y contra los dos se indigna,
               sus plantas invictas ponga
               sobre estas cabezas fieles,
               premiaralas si las postra.


Pág. 83 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



REINA:

               Tiene, alférez, la verdad
               tanta fuerza, vencedora
               de retóricas mentiras
               con que invenciones adorna,
               que fácil me persuadís;
               y por lo que se aficiona
               a vuestro valor el mío,
               por vos la piedad abona.
               Ya yo os tengo perdonado
               el rigor con que me informan
               que traviesos castigasteis
               que su profesión desdoran.
               La muerte del pagador
               y el capitán insta agora,
               por haber parte que pida
               informacion más copiosa.
               Averigue yo haber sido
               como decís, que patrona
               vuestra, saldréis capitán,
               puesto que de edad tan poca.
               De la prisión que os señalo
               a los dos, no os dé congoja,
               que vuestras guardas serán
               mis monteros de Espinosa.
               Iréis sin armas con ellos,
               y cerca de mi persona haré,
               guardándoos justicia,
               más alarde de piadosa.
               El rey mi señor pretende,
               eclipsando lunas moras,
               presentarme una Granada
               que blasfemos arrincona.
               Allí veré de la suerte
               que sirviendo, a mi corona
               pagáis cargos con que os premio
               y triunfáis de envidias locas.


Pág. 84 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada III Tirso de Molina



GONZALO:

               Viva más que tiene granos
               esa Granada, señora,
               siglos tanta discreción.

PIZARRO:

               Semíramis española
               os llame desde hoy Castilla
               tanto mejor que la otra,
               cuanto ejemplo de pureza
               y virtud la fama os nombra.
               Si otro orbe Colón descubre
               en vuestras minas hermosas
               os hago pleito homenaje
               de no volver a las costas
               de España mientras no os diere
               más oro y plata, más joyas
               que cuando dueño del mundo,
               triunfó de sus partes Roma.
               Cumplid, Hernando Cortés
               presagios con que os pregonan
               los cielos por igual mío;
               haced vuestra fama heroica,
               que si parece imposible
               a la envidia que proponga
               locuras en la apariencia
               y de escucharlas se asombra,
               en la comedia segunda
               saldrá la verdad piadosa
               que donde hay valor y dicha,
               todo es dar en una cosa.
 
FIN DE LA JORNADA TERCERA

Fin01.jpg